Estrategia y erradicación, el fin de la poliomielitis se acerca

Dia-Mundial-Poliomielitis.jpg

La poliomielitis es una infección causada por un poliovirus de transmisión orofecal. No causa síntomas en el 90-95% de los casos y en un 5-10% es como una gripe, que remite en una o dos semanas, con fiebre, dolor de cabeza, diarrea, vómitos y dolores articulares y musculares. En el porcentaje restante, el virus afecta al sistema nervioso a nivel de la médula espinal y destruye las neuronas, irrumpiendo de esta forma la comunicación entre los centros motores y los músculos y ocasionando atrofia y parálisis. Afectando sobre todo a los menores de cinco años, si la enfermedad alcanza la cabeza, el cuello y el tórax, provoca dificultades para tragar y para respirar y la muerte en el 2-5% de los niños y el 15-30% de los adultos. Los síntomas iniciales son fiebre, cansancio, cefalea, vómitos, rigidez del cuello y dolores en los miembros. Una de cada 200 infecciones produce una parálisis irreversible. La poliomielitis no tiene cura, pero es prevenible.

Una historia datada desde el antiguo Egipto

La historia de la poliomielitis va ligada a la evolución de la higiene en el mundo moderno. Antes del siglo XX, la enfermedad no se solía manifestar antes de los cuatro años. Esto se puede explicar con el hecho de que todavía no existía la sanidad pública y, además, los niños estaban continuamente expuestos a agua contaminada, así que se inmunizaban o por anticuerpos maternos o cursando infecciones sin síntomas.

A finales del siglo XIX y principios del siglo siguiente, se introdujo el sistema de alcantarillado, con la finalidad de alejar las aguas fecales de la población después de que se descubriera que estas eran transmisoras de múltiples enfermedades. El agua potable fue controlada, aumentando la esperanza de vida de la población, pero con el saneamiento de las aguas los niños no se inmunizaban de la poliomielitis, así que al no ser contagiada en la fase infantil, la enfermedad quedó expuesta.

Egipto poliomelitisAun así, la historia egipcia ya menciona la enfermedad en jeroglíficos (imagen derecha: estela funeraria egipcia que muestra a un trabajador del palacio mostrando los efectos secundarios de la enfermedad) de hace más de 3.000 años y la primera descripción clínica se realizó en 1789. A partir de esta fecha comienza a estudiarse la enfermedad a la par que se inicia el saneamiento de aguas. La enfermedad empieza a expandirse, pasa a ser una pandemia y cada vez hay más niños contagiados. Las pandemias coinciden con el fin de la Segunda Guerra Mundial y el conocido fenómeno llamado “baby boom”, llegándose a triplicar los casos. En la actualidad, la OMS calcula que hay entre 10 y 20 millones de supervivientes de la infección por poliomielitis en el planeta. En España serían unos 42.000 enfermos con secuelas de poliomielitis.

No hay una cura para esta enfermedad, solamente una vacuna, que es muy eficaz, pero necesita ser bien financiada y planificada por la sanidad pública de las diferentes naciones del mundo. Han funcionado muy bien las campañas de vacunación, cayendo el número de casos desde 350.000 estimados hasta 37 en 2016. Se considera erradicada en América, Europa, el Sudeste de Asia y en casi todo el resto del mundo, pero pueden darse casos en países del Primer Mundo debido al creciente movimiento antivacunas.

Jonas Salk descubrió la primera vacuna existente contra la poliomielitis con una inmunidad del 99% tras las tres dosis y más adelante Albert Sabin propuso otra vacuna atenuada. La segunda, al ser de suministración oral, se convirtió rápidamente en la vacuna más usada mundialmente. En España, la vacunación gratuita mediante el sistema sanitario tuvo cierto retraso debido a que la anterior vacuna no era gratuita, causando este retraso 11.429 niños afectados y 1.301 fallecidos.

14 céntimos de dólar

La inexistencia de poliomielitis se certificó en la Región de las Américas de la OMS en 1994, en la Región del Pacífico Occidental en 2000, y en la Región de Europa en junio de 2002. El 27 de marzo de 2014 se certificó que la Región de Asia Sudoriental de la OMS estaba exenta de poliomielitis, lo que significa que la transmisión del poliovirus salvaje se ha interrumpido en ese conjunto de 11 países que se extiende desde Indonesia hasta la India. Sin embargo, si las estrategias no se aplican, el virus se seguirá transmitiendo. La transmisión continúa siendo endémica en Afganistán, Nigeria y el Pakistán. Si no se detiene la transmisión en estos últimos reductos restantes, se podrían producir hasta 200.000 nuevos casos anuales en 10 años en todo el mundo.

Si se erradica la poliomielitis, no solamente podrán países del Tercer Mundo crecer económicamente, sino que nadie más sufrirá sus efectos secundarios. Hay un 99% de la enfermedad erradicada, solo quedan tres países donde detener la infección y una dosis de la vacuna cuesta 14 céntimos de dólar. Con el compromiso de todos, no solamente de políticos y funcionarios, podremos con la enfermedad.