Día Mundial del Paludismo (malaria): es hora de que cerremos la brecha

dia_mundial.jpg

En 2015, el paludismo afectó a 214 millones de personas en el mundo y provocó 438 mil muertes; el África subsahariana soporta una parte desproporcionada de la carga mundial de paludismo, el 90% de los casos y el 92% de los fallecimientos por la enfermedad se produjeron en esta región.

El paludismo o malaria es una enfermedad potencialmente mortal causada por cinco tipos de parásitos del género plasmodium, entre los cuales destacan como los más peligrosos para el ser humano el plasmodium falciparum y el plasmodium vivax, que se transmiten por la picadura de un vector, el mosquito hembra del género Anopheles.

El periodo de incubación del parasito oscila entre 8 días (falciparum) y 30 días (malariae) dependiendo del agente etiológico, al inicio puede manifestarse con síntomas inespecíficos pero predomina una hipertermia que puede llegar a 41°C, seguido de diaforesis, en ocasiones mialgias y artralgias, luego el paciente entra en una fase de falsa recuperación, hasta la aparición del nuevo paroxismo que eventualmente puede ser entre las 36 y 72 horas; entre las complicaciones con un mal pronóstico que pueden presentarse son: el paludismo cerebral producido casi exclusivamente por P. falciparum, la fiebre del agua negra que lleva al paciente a una insuficiencia renal grave como consecuencia de la necrosis tubular aguda por hemolisis acentuada, la hiperpirexia palúdica que se produce como consecuencia de un daño en los centros de control de la temperatura en el hipotálamo.

El elemento más importante en el diagnóstico clínico del paludismo es el alto grado de sospecha en las zonas tanto endémicas y no endémicas, la distribución del paludismo es irregular por lo cual es importante realizar una buena anamnesis.

Es imperativo realizar oportunamente las pruebas de diagnóstico rápido de la malaria PDR,  el examen microscópico de gota gruesa y extendido, para su posterior tratamiento que actualmente se fundamenta en la terapia combinada con artemisina TCA.

Gracias a las permanentes intervenciones realizadas por la Organización Mundial de la Salud OMS, a esta enfermedad se la cataloga como curable y fundamentalmente prevenible,  por lo que se ha establecido el Programa mundial sobre el Paludismo y sus proyecciones de acción que se estipulan en la  Estrategia Técnica Mundial contra la Malaria 2016-2030. En la cual, establece objetivos ambiciosos pero alcanzables para el año 2030, incluyendo una reducción de por lo menos del 90% en la incidencia y mortalidad por malaria a nivel mundial.

Cerremos las brechas

El día Africano del Paludismo se celebra el 25 de abril de cada año desde su instauración en la Asamblea de la Salud de 2007 por los estados miembros de la OMS. Fecha desde la cual se adopta un tema en común, el de este año es “cerremos las brechas”. Donde recomienda a los países que cierren la brecha referente a la deficiencia en el acceso a las medidas de prevención de eficacia comprobada como el uso de mosquiteros, la fumigación periódica y la eliminación de aguas residuales estancadas donde generalmente prolifera el vector; y reafirmar a la  prevención en un primer plano, puesto que se trata de una estrategia fundamental para reducir la carga de la enfermedad y alcanzar los objetivos mundiales; al mismo tiempo la Organización solicita que se invierta más en la preparación y el despliegue de nuevos instrumentos de control contra el paludismo.

Para más información sobre esta campaña ingresa aquí.

FUENTE:

  • Organización Mundial de la Salud.
  • PEREIRA, Á., & PÉREZ, M. (2002). Epidemiología y Tratamiento del Paludismo. OFFARM, Volumen 21(6), 110-116. Recuperado el 24 de Abril de 2017.

Autor: Patricio Javier Pilco Paguay, Vicepresidente de Asuntos Internos AEMPPI – UNACH 2017.

Share
Tweet
Share
Share