Día Mundial del Libro 2019: el valor del contenido científico

78281f56-6517-11e9-98e1-42e99d3f159e.jpg

Tal día como hoy, en 1616, fallecían dos iconos de la literatura universal: Miguel de Cervantes y William Shakespeare. Este hecho convirtió en algo natural la elección del 23 de abril por parte de la UNESCO (París, 1995) como el Día Mundial del Libro. Esta conmemoración sirve para rendir homenaje a los autores, títulos y editores que han contribuido al impulso del progreso social y cultural de la humanidad.

Hoy queremos hacer una mención especial al compromiso de Elsevier como editor de contenido científico en salud; entendido como un contenido contrastado y basado en la evidencia, un recurso que contribuye a investigaciones más exitosas, diagnósticos más certeros y medicamentos más efectivos. Este compromiso cuenta, además, con el apoyo de los millones de librerías repartidas a lo largo y ancho de todo el mundo; un esfuerzo diario por mantener vivo el libro.

La necesidad del contenido revisado y contrastado

En un mundo en el que la producción científica se duplica cada nueve años, el contenido revisado por expertos de prestigio y contrastado por la realidad de la práctica y la formación clínica, cobra un valor indiscutible.

En la actualidad “un libro tiene que cubrir la materia de una asignatura de una manera completa y didáctica, incorporando los conocimientos médicos contrastados y más actuales; así como tendencias docentes modernas. Pero más allá de estos fundamentos, el libro en Ciencias de la Salud tiene que ofrecerle al estudiante y al profesional buenas herramientas de estudio para agilizarle su trabajo”, asegura David Hough, Education Director Local Language Markets de Elsevier. Carlos de Paladella, director de Clinical Solutions de Elsevier para el Sur de Europa y Latinoamérica, constata que los profesionales sanitarios de hoy, además de ese contenido actual y revisado que señala David Hough, demandan productos cada vez más enfocados a la práctica diaria, “dependiendo de la especialidad y también del momento en el que se encuentren dentro de su trayectoria profesional”.

En lo que a contenido científico de calidad se refiere, Elsevier es uno de los decanos del panorama mundial. Esta editorial trabaja desde hace más de 130 años en ofrecer títulos actualizados que recogen las últimas recomendaciones clínicas, novedades terapéuticas y de procedimientos: “Atendemos la necesidad del profesional de la salud, que busca contenidos que le ayuden en su práctica clínica diaria, es decir, contenido actual que les permita mejorar el proceso de toma de decisiones, obtener diagnósticos más acertados y, por consiguiente, mejorar la calidad de vida del paciente”, señala Carlos de Paladella. En un día como hoy, debemos recordar el aporte en este sentido de grandes tratados y obras de referencia como: Atlas de anatomía humana de Netter; Goldman-Cecil Farreras-Rozman en Medicina Interna; Miller en anestesiaMandell en infectologíaNelson en pediatríaBraunwald en cardiologíaSabiston en CirugíaKanski en Oftalmología Williams en Endocrinología, con la“solidez científica, la actualidad y la aplicabilidad como valores clave”, subraya Alicia Pérez, Head of Content Education Spanish Language Markets de Elsevier.

Papel, con el complemento digital

El Día del Libro convive con los formatos digitales, dos mundos que tras una necesaria fase de adaptación, hoy se complementan bien. El contenido científico habita en ambos ecosistemas, de hecho es una respuesta a una demanda, tal y como afirma Carlos de Paladella: “En algunas especialidades, sobre todo las quirúrgicas, se da mucha importancia a la presencia de contenido multimedia que explique, paso a paso, cómo llevar a cabo determinados procedimientos”. En general, “el profesional de la salud tenderá cada vez más a complementar y combinar la información de los libros profesionales con otros contenidos científicos de valor que no pueden estar en formato impreso, accesorios del mundo digital, como vídeos, imágenes, elementos de autoevaluación, etc”. Una tendencia a la que Elsevier lleva años respondiendo desde muchos frentes, como con StudentConsult o ExpertConsult, “plataformas online con herramientas de estudio interactivos como vídeos, imágenes adicionales y herramientas de autoevaluación”, apunta David Hough.

El contenido científico es un activo -editorial y digital- de gran valor. En un mundo en el que hasta un 97% de los profesionales sanitarios acude a internet para obtener información médica (‘Hábitos digitales del médico general y de familia española, realizada por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia), un entorno en el que hasta el 59% de la información carece de validación (‘I Estudio sobre Bulos en Salud’), un libro contrastado y revisado marca la diferencia entre un aporte más o una evidencia científica. ¡Feliz Día del Libro 2019!

Aproveche los descuentos especiales de Elsevier: 10% de descuento en todos nuestros eBooks y libros:

-Tienda América

-Tienda España

Share
Tweet
Share
Share