Depresión y suicidio en estudiantes de Medicina: ¿Una verdad a voces?

Suicidio-estudiantes-Medicina.jpg

En un mundo de pastillas e inyecciones, historias clínicas y recetas, pacientes y familiares, y de constante lucha entre la vida y la muerte, resulta muy difícil -incluso casi imposible- recordar la fragilidad humana de los médicos, y saber que muchas veces aquel encargado de cuidar y velar por la salud de las personas puede invertir su rol y enfermarse. Más aún pasa desapercibido el hecho de que gran parte de la morbilidad asociada al profesional de la salud viene de su propia labor, es decir, que una parte considerable de enfermedades que el médico presenta se asocia al estrés, responsabilidad, falta de sueño, falta de alimentación saludable y otras situaciones que vienen de la mano con el ejercicio de la profesión. Considerando esto, no es raro pensar que los estudiantes de Medicina, quienes están sometidos a una presión y a un grado de exigencia muchas veces equiparables ya al del médico tratante, sufran las consecuencias de la profesión. No es poco común encontrar en facultades de Medicina de todo el mundo estudiantes que cumplen los criterios para depresión, y en quienes el suicidio resulta una idea atractiva para aliviar sus penas (Estudiar Medicina: factor de riesgo para el suicidio). Sin embargo, ¿qué tan prevalente es la depresión y el suicidio en estudiantes de medicina?

Depresión, suicidio y estudiantes de Medicina: los datos

La prestigiosa revista científica JAMA, a través de un metaanálisis -recurso de investigación con los niveles más altos de evidencia- que estudió a 122.356 alumnos de la carrera médica de 43 países, señala que la depresión está presente en el 27,2% de estudiantes de Medicina del mundo, y que la ideación suicida prevalece en el 11,1%. Según cálculos de la OMS, estas cifras están muy por encima del valor de 8% de prevalencia promedio de depresión en personas jóvenes. Sin embargo, y a pesar de la alta prevalencia de depresión en estudiantes de medicina, sólo el 15,7% deaquellos que dieron positivo para los criterios de depresión buscó tratamiento psiquiátrico.

Es importante destacar que un estudio de la Universidad de Michigan encontró que la prevalencia de depresión moderada a severa, que es aquella con graves implicaciones para mantener una calidad de vida normal, entre sus estudiantes de Medicina fue de 15%. Las mujeres tuvieron el doble de riesgo de tener depresión que los hombres. Además, los estudiantes de años mayores son los que más frecuentemente presentan ideaciones suicidas.

Existen muchas explicaciones para argumentar la alta prevalencia de depresión e ideas suicidas en estudiantes de medicina. Entre ellas se destacan:

  • La pesada carga académica.
  • Las largas jornadas de trabajo.
  • Las escasas horas de sueño.
  • La falta de tiempo para las relaciones familiares.
  • El maltrato intrahospitalario por parte de personas con mayor autoridad.
  • La exposición constante a las enfermedades, padecimientos, sufrimientos y hasta a la muerte de los pacientes.
  • La vida social muy limitada.
  • Los exámenes constantes, y las notas que no siempre reflejan el esfuerzo académico.
  • Las relaciones amorosas infructuosas por escases de tiempo.

Uno de los principales problemas asociados con la depresión en estudiantes de Medicina es la escasa búsqueda de ayuda. El mismo estudió de la Universidad de Michigan encontró que los estudiantes deprimidos no buscan ayuda pues sienten que sus compañeros tomarían menos en serio sus opiniones profesionales, y que sus profesores los considerarían menos hábiles de manejar las responsabilidades de la profesión. Adicionalmente, los estudiantes deprimidos señalan que, por su propia condición, sienten que el bienestar de sus pacientes está en riesgo, por lo que su culpabilidad es alta y su autoestima baja. Muchos señalan sentirse menos inteligentes que el resto. Por tanto, el estigma asociado a depresión es alto, lo que resulta irónico considerando que los estudiantes de Medicina conocen la importancia de pedir ayuda a un profesional.

La depresión

Sentirse bajoneado un día, de forma aislada, no es depresión. Es importante señalar que, aunque es un término usado muy comúnmente, la depresión es un diagnóstico psicológico-psiquiátrico, y como tal, tiene unos criterios muy específicos que cumplir antes de diagnosticarse. El DSM-V (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders), editado por la Asociación Americana de Psiquiatría y utilizado como un referente mundial para el diagnóstico de enfermedades y trastornos mentales, señala que, entre otras cosas, la depresión se presenta como un conjunto de síntomas de predominio afectivo, es decir, apatía, anhedonia (pérdida de interés/placer por las cosas), tristeza patológica, desesperanza, decaimiento, irritabilidad, sensación subjetiva de malestar e impotencia frente a las exigencias de la vida. Otros síntomas, como pérdida de peso, falta de concentración e ideas suicidas recurrentes, también están asociados.  Lo crucial de esta definición es que los síntomas deben presentarse de forma seguida por al menos 2 semanas, con una pérdida de la funcionalidad en las actividades del día a día; la persona deprimida deja de desempeñarse en el ámbito familiar, laboral y social como lo hacía antes.

Depresión e ideas suicidas: 9 tips para manejarlos

Para quienes se sientan deprimidos, y con ideas suicidas recurrentes, los siguientes consejos pueden ser útiles:

  • Acude a un profesional cuando sientas que la depresión afecta tu vida; pedir ayuda no debe generar vergüenza sino, orgullo.
  • Realiza actividades nuevas y motivadoras; haz esa actividad que siempre quisiste hacer pero nunca te atreviste (curso de canto, clases de cocina, paseos familiares…)
  • Dedica tiempo semanal para tus amigos y familia.
  • Dedica tiempo todos los días para actividades que te gustan.
  • Mejora tus hábitos alimenticios.
  • Realiza ejercicio con frecuencia, al menos 5 veces por semana.
  • Exprésate. Encontrar una persona de confianza y que quiera escuchar tus problemas es muy útil.
  • Mantén un calendario diario de actividades. Tener tu vida en orden puede ayudar mucho para los síntomas depresivos.
  • Libera la culpa. Estar deprimido no es culpa tuya. Sin embargo, sí es responsabilidad tuya el decidir cómo lidiar con ella.

Estos consejos pueden aplicarse también a estudiantes universitarios en general (Ver estudio: 'Factores de suicidio en adolescentes'), pues la depresión en ellos también es destacable, independientemente de la carrera. La depresión no es solo enemiga de los estudiantes de Medicina, sino de muchas otros estudiantes y personas en general a nivel mundial. Identificarla a tiempo, y pedir ayuda, son los dos mejores recursos que hoy por hoy se tienen para disminuir las cifras tan preocupantes de este mal.+

Autor: Jorge Estrella Porter, AEM-USFQ, Miembro de AEMPPI-Ecuador.

Referencias

-Guía de Práctica Clínica sobre el Manejo de la Depresión en el Adulto. Disponible en: http://www.guiasalud.es/egpc/depresion/completa/apartado04/definicion_diagnostico.html
-Rotenstein, L. S. et al. Prevalence of Depression, Depressive Symptoms, and Suicidal Ideation Among Medical Students: A Systematic Review and Meta-Analysis. https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2589340 JAMA 316, 2214–2236 (2016).
-RODAS, J. A. G. et al. Depresión en estudiantes universitarios y su asociación con el estrés académico. 12 (2010).
-Schwenk, T. L., Davis, L. & Wimsatt, L. A. Depression, Stigma, and Suicidal Ideation in Medical Students. 10
Share
Tweet
Share
Share