Debate: el futuro de la biblioteca

Futuro-bibliotecas.jpg

@Feria del Libro Fráncfort 2016 - un diálogo con los bibliotecarios acerca de las nuevas tendencias de las bibliotecas futuras en Alemania y los Países Bajos.

Durante la Feria del Libro de 2015, los bibliotecarios y otros expertos del sector iniciaron un debate sobre el futuro de la biblioteca. Aunque este tema no es nuevo y ha sido tratado ampliamente (por ejemplo, por Rafael Ball) en Internet, en las redes sociales (#futurelib) y en la literatura, todavía quedan muchas preguntas sin respuesta y nuevos retos que abordar. En Fráncfort en 2015, los miembros del panel ¿El bibliotecario de datos es el futuro de la ciencia bibliotecaria? discutieron los nuevos requisitos que debe cumplir el bibliotecario en su empleo, así como el papel que el mismo jugará en el futuro en el procesamiento de datos.

En el debate participaron Kurt de Belder (Universidad de Leiden) y Mathias Bornschein (Agencia Alemana de Protección Medioambiental (UBA) y presentamos algunas conclusiones principales de ambos debates:

  • Ser bibliotecario de datos sólo será una de las numerosas facetas del bibliotecario del futuro.
  • Los bibliotecarios deben disponer de aptitudes comunicativas y de liderazgo, así como experiencia en la formación, marketing y venta de sus conocimientos a los usuarios finales.
  • Aptitudes como la gestión y análisis de big data, mejorarán las oportunidades de empleo de los bibliotecarios.
  • Los bibliotecarios del futuro tendrán una naturaleza más virtual.
  • Se convertirán en centros de conexión sociales (es decir, puntos de encuentro).
  • Puede que el libro físico siga siendo una parte esencial de la biblioteca.

Mathis Bornshein, un bibliotecario de recursos electrónicos, afirmó:

“Pude observar muchas diferencias entre una biblioteca de ciencia, tecnología y medicina y una biblioteca de una universidad de humanidades. Creo que el futuro de una biblioteca científica ya no gira en torno a los libros. Mi empleo actual en la biblioteca medioambiental de la Agencia alemana de protección medioambiental (UBA) ya no se caracteriza por los libros o las revistas impresas. El libro físico y la colección de revistas sólo forma una pequeña parte de mi trabajo diario. Como es lógico, aún puedo deambular por las grandes bibliotecas en Dessau, Berlín o Bad Elster y coger un libro o buscar por los estantes llenos de materiales impresos sobre medioambiente. Pero la mayor parte de mi tiempo lo dedico a enseñar herramientas nuevas, a negociar licencias o a ayudar a científicos a obtener información lo antes posible y en la manera deseada. Y creo que este será exactamente el futuro de las bibliotecas en el sector de la ciencia, la tecnología y la medicina. Muchas personas tienen miedo de que las colecciones impresas de nuestras bibliotecas desaparezcan un día de nuestros edificios y que la biblioteca tal como la conocemos hoy deje de existir. Pero, en mi opinión, la biblioteca del futuro todavía será el lugar en el que las personas puedan trabajar, así como el lugar en el que obtengan respuesta a sus preguntas. Quizás no sean preguntas sobre la ubicación de un libro específico, sino preguntas sobre derechos de autor, sobre las bases de datos o sobre la mejora de su investigación sobre contenido. Creo que esto debe suceder, porque el mundo de la ciencia, la tecnología y la medicina ha cambiado mucho en los últimos años y cambiará aún más en los próximos años. Los libros impresos o el contenido impreso ya no son tan importantes como antes. Los usuarios y científicos quieren un contenido en un formato nuevo, uno electrónico. Necesitan acceso 24 horas al día, 7 días a la semana y 365 días al año, quieren exportar la información a Mendeley, EndNote o Zotero y, por supuesto, quieren copiar y pegar. Y debido a este cambio, creo que la biblioteca también tiene que cambiar. En una época marcada por Google, ya no somos los guardianes de los conocimientos, pero podemos ser guías para nuestros usuarios. Necesitamos un guía sobre el contenido correcto, en el momento correcto y en el lugar correcto. Y por eso tengo confianza en el futuro, ya que eso es lo que era una biblioteca y lo que una biblioteca puede ser en el futuro. Un lugar en el que las personas pueden ponerse en contacto y quedar para trabajar juntas en un lugar en el que pueden disponer de toda la información necesaria, en todos los formatos y maneras.”

Información adicional sobre los miembros del panel de 2016:

Kurt de Belder es Director de las bibliotecas de la Universidad de Leiden. Tiene amplia experiencia bibliotecaria internacional en un número de universidades de renombre, tales como la Universidad de Stanford , la Universidad de California en Berkeley, la Universidad de Nueva York, la Universidad de Ámsterdam y la Universidad de Leiden. Ha adquirido amplia experiencia con respecto a la introducción, mejora e innovación de los procesos laborales en las bibliotecas de investigación. Sus principales áreas de experiencia son la comunicación académica, las bibliotecas digitales y la publicación y aprendizaje electrónicos.

Mathias Bornschein trabaja en la Agencia Alemana de Protección Medioambiental (UBA) como bibliotecario de recursos electrónicos. Es licenciado en gestión bibliotecaria. Su principal ámbito de especialización son los servicios de comunicación e información.

Este debate tuvo lugar en Fráncfort entre bibliotecarios alemanes y holandeses. Si hubiera tenido lugar en España, ¿cómo habría sido? ¿Muy diferente, muy parecido o un punto medio? ¿Tal vez habría tenido las mismas tendencias con adaptaciones regionales? ¡No dude en hacernos saber qué opina!

Share
Tweet
Share
Share