Cáncer infantil: el ‘monstruo’ más cruel y desalmado

Cancer-Infant.jpg

¿Cuántos de nosotros no hemos deseado que los padecimientos humanos no limiten la felicidad, hilaridad e inocencia de los niños; que los sufrimientos e injusticias sean “efímeras efemérides”  que se lleve al olvido? ¿Cuánto no hemos anhelado porque ellos  se conviertan por derecho natural en ángeles terrenales, inmunes al dolor, temor y sufrimiento, pero sobre todo a la muerte? Sin embargo, la  realidad nos debilita al escuchar las cifras por defunciones de este padecimiento, y es que el cáncer infantil es la primera causa de muerte por enfermedad hasta los 14 años.

Desde 2001, cada 15 de febrero se celebra en todo el mundo el día internacional del cáncer infantil. En España, la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer junto con el Ministerio de Sanidad, acordaron la declaración como Día del Niño contra el Cáncer el 21 de diciembre; con el objetivo de sensibilizar y concienciar a la sociedad de la problemática del cáncer infantil, y de la necesidad de investigar nuevos tratamientos. Todos ellos deben tener las mismas oportunidades de curación, independientemente de su raza, sexo, ideología y condición social.

Más de 90.000 muertes prematuras

El cáncer infantil o pediátrico hace referencia a cualquier tipo de tumor que afecte a un niño o adolescente. Esta patología es poco frecuente, pues según datos estadísticos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), éste representa entre un 0,5% y un 4,6% de la carga total de morbilidad. Las tasas mundiales de incidencia oscilan entre 50 y 200 por cada millón de niños en las distintas partes del planeta, es decir, que anualmente se diagnostican más de 250.000 casos de cáncer infantil, de los cuales unos 90.000 fallecen. En España se diagnostican cada año aproximadamente 1.300 casos de cáncer en menores de 18 años. Son cifras aterradoras, si tenemos en cuenta que más del 70% de cánceres pediátricos son curables, si se dispone de los medios adecuados para tratarlo.

La SIOP (Sociedad Internacional de Oncología Pediátrica), fundada en 1969, es la principal organización sanitaria en la lucha contra el cáncer infantil en todo el mundo. Tiene su sede en Ginebra (Suiza), y su lema es ‘No child should die of cancer’ (Ningún niño debería morir de cáncer). La SIOP justifica entre sus primeras líneas en su plataforma virtual, la necesidad abrumadora de que los países adopten e implementen acciones de control del cáncer; ya que solo 1 de cada 5 países de ingresos bajos y medios tiene los medios necesarios para impulsar políticas y reducir la carga y el sufrimiento debido a esta afección.

Signos y síntomas inespecíficos

Los  signos y síntomas en la mayoría de los cánceres infantiles son inespecíficos, lo que conlleva a que el diagnóstico se realice en fases ya avanzadas. En los países desarrollados, donde los niños llevan un control y vigilancia  médica y parental, las posibilidades del diagnóstico precoz son mucho más elevadas que en los países de escasos recursos,  donde existen impedimentos, como la falta de acceso a los servicios de salud y la carencia de medios de diagnóstico.

Leucemia, el cáncer más frecuente en niños

Las características de la enfermedad en la niñez difieren considerablemente de las observadas en enfermos pertenecientes a otros grupos de edad. En general, la leucemia representa alrededor de una tercera parte de todos los cánceres infantiles; los otros tumores malignos más comunes son los linfomas y los tumores del sistema nervioso central. Existen varios tipos tumorales que se dan casi exclusivamente en los niños, como los neuroblastomas, los nefroblastomas, los meduloblastomas y los retinoblastomas.

Sin lugar a duda, una de las experiencias más lacerantes y desconcertantes para los padres es el sentarse en el consultorio del pediatra y escuchar la palabra “cáncer”; sin embargo una de las reacciones frecuentes junto al miedo, la aflicción y la incertidumbre, es querer saber más, conocer de la enfermedad, sus causas, sus tratamientos, pero sobre todo, cómo poder ayudar al niño a enfrentarse a los tratamientos que serán necesarios para combatir la enfermedad. Por ello, y en virtud a su tenaz y perseverante lucha contra esta enfermedad, hoy, 21 de diciembre, es meritorio hacer un reconocimiento a los “PADRES”, los guerreros constantes que enfrentan esta enfermedad junto a nuestros pequeños niños, porque como decía Gabriel García Márquez: “Cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre”.

Autora: Yiara García, miembro de AEMPPI Ecuador

Bibliografía:

Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC). Desarrollo de Registros de Cáncer (GICR http://gicr.iarc.fr/).
Organización Mundial de la Salud (http://www.who.int/cancer/media/news/Childhood_cancer_day/es/
IARC/GICR Course: Descriptive Epidemiology Research and Analytical Approach Using Population-Based Cancer Registry.
Share
Tweet
Share
Share