Estandarizar procesos para la atención a un “nuevo” perfil de paciente

ID23_18_iStock_000012225375_Medium.jpg

Envejecimiento y cronicidad. Estas son las dos características que ya están definiendo el perfil de los pacientes españoles y que, sin duda, marcarán la hoja de ruta del Sistema Sanitario en un futuro inmediato. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), actualmente en España el 18,2% de la población tiene más de 65 años, pero está previsto que en el año 2029 este porcentaje llegue casi al 25%, y se estima que la cifra ascenderá al 38,7% en 2064. A ello hay que unir otra evidencia: el 46% de la población padece al menos un proceso crónico y el 22% dos procesos o más, cifras que se incrementan notablemente con la edad.

Esta realidad hace inevitable y necesario adoptar modificaciones e innovaciones en el desarrollo de todos los procedimientos y cuidados médicos. En los últimos tiempos, expertos, sociedades científicas y entidades del sector han coincidido en destacar la importancia de poner en marcha estrategias que permitan compartir la información clínica favoreciendo así la interacción entre los diferentes profesionales sanitarios para ofrecer una atención multidisciplinar al paciente que garantice su mejor cuidado de una manera personalizada. Además de este principal objetivo, numerosos estudios han demostrado el coste-efectividad de establecer sinergias, interacciones y complementariedades en los procedimientos médicos.

Por otro lado, es una realidad que el paciente necesita desempeñar un papel más activo en el cuidado de su salud y dichas estrategias deben incluir información destinada a la educación del mismo.

En este contexto, la introducción de soluciones tecnológicas que permitan la homogeneización y estandarización de la práctica clínica se ha revelado como una herramienta clave para llevar a cabo este reajuste que exige el nuevo modelo asistencial. La implantación de las TICs en el área de la salud en general y el desarrollo de la Historia Clínica Electrónica en particular han demostrado que este es el camino a seguir a la hora de gestionar los procesos médicos.

De esta forma, la utilización de plataformas que permiten compartir información y documentación, estandarizar protocolos y procesos, facilitar el abordaje multidisciplinar y, en definitiva, optimizar la atención al paciente se está convirtiendo en un elemento habitual e imprescindible en la práctica diaria tanto de los profesionales sanitarios como de los gestores en el ámbito de la salud.

Share
Tweet
Share
Share