Endometriosis y su papel y causas en la infertilidad femenina

female-fertility.jpg

Hoy publicamos el tercer capítulo de la serie sobre la endometriosis firmada por nuestra embajadora, Denisse Labastida. En anteriores entregas, Labastida presentaba la enfermedad: Es momento de que conozcas la endometriosis: la enfermedad del s.XXIy profundizaba en el Tratamiento y diagnóstico de una enfermedad en busca de cura. Hoy toca el turno de hablar sobre esterilidad.

¿Por qué hablar sobre endometriosis en infertilidad? La endometriosis es una de las afecciones ginecológicas y principales causas de infertilidad femenina a nivel mundial con una tasa de 8-10% en mujeres en edad reproductiva.  Se define como la presencia de tejido endometrial fuera de la cavidad uterina, principalmente en los ovarios (endometrioams), trompas de Falopio, y pared pélvica o peritoneo, pero también en el tracto intestinal, tracto urinario, vagina, o incluso pulmón o tórax.

Las posibles causas que pueden originar esterilidad son las siguientes:

  1. Factor mecánico (distorsión tubo-ovárica).
  2. Alteraciones de los patrones hormonales (séricos y líquido folicular).
  3. Alteraciones del ambiente peritoneal y endometrial.
  4. Alteraciones del desarrollo folicular.
  5. Alteración de la función de las células de la granulosa.
  6. Disminución de la calidad ovocitaria.
  7. Aceleración del transporte ovocitario.

Todo esto hace plantearse la relación entre endometriosis y calidad embrionaria, llegando a pensar que todas estas alteraciones dan lugar a un desarrollo embrionario anormal y una disminución de las tasas de fecundación, debido a la posible mala calidad ovocitaria o embrionaria, a una alteración del entorno intrafolicular, a una capacidad de implantación embrionaria menor o a una disminución de la expresión del gen VEGF en las células de la granulosa que da lugar al mal desarrollo y mala maduración del ovocito. Siendo un entorno intrafolicular alterado la explicación de la mala calidad ovocitaria y la dificultad de los embriones para implantar. Si estos cambios son secundarios a alteraciones genómicas manifestadas por diferencias bioquímicas y cromosómicas es una cuestión sin resolver; si se trata de un defecto genómico no se dispone aún de terapias génicas para su uso.

Se considera que las tasas de embarazo en los casos de infertilidad asociada a endometriosis podrían mejorar mediante cirugía laparoscópica en casos de enfermedad moderada o grave (estadios III y IV), aunque no en la enfermedad mínima o ligera (estadios I y II), y que la hiperestimulación ovárica controlada (HOC) con inseminación intrauterina (IUI) es el tratamiento de elección para la endometriosis mínima o leve que haya sido corregida quirúrgicamente. La endometriosis grave es indicación directa de fecundación in vitro, porque el embarazo mejora claramente la enfermedad, a no ser que la enfermedad sea tan grave que se necesite cirugía inmediata.

  • Estadios I y II: HOC (hiperestimulación ovárica controlada) + IAC (inseminación artificial con semen del cónyuge) à nos quedamos con que ¡Se puede hacer diseminación!
  • Estadios III y IV: FIV (fecundación in vitro). En estos dos estadios operamos si hay mucho dolor.

Si se decide operar, después de la cirugía hay que derivar a fecundación in vitro, sin esperar a que se quede embaraza espontáneamente.

La endometriosis sigue representando un desafío para la medicina reproductiva hasta el punto de que aún no existe un consenso mundial sobre su abordaje. Sin embargo, los avances tecnológicos y científicos, están cada vez más cerca de encontrar la terapéutica individualizada a cada paciente más óptima para el abordaje clínico, y las consecuencias como infertilidad que esta enfermedad trae consigo.

Share
Tweet
Share
Share