Cuidado con la pubalgia

Pubalgia.jpg

¡Hola de nuevo artistas! Hoy os he traído una lesión muy común entre jugadores de fútbol, rugby, esquiadores, fondistas, entre otros. Dado que la estoy viviendo en estos momentos, os hablaré tanto desde una perspectiva más clínica, de cuáles son sus características, limitaciones, etcétera, como desde un enfoque más personal.

En primer lugar, qué es una pubalgia?

El término pubalgia, ostepatía dinámica de púbis o entesitis pubiana hace referencia al síndrome doloroso de la encrucijada pubiana (dolor referido en la zona del pubis). Se trata de un dolor difuso que se instala durante semanas o meses, primero al realizar actividades deportivas y después en la realización de las actividades de la vida diaria.

A menudo lo que provoca el dolor es una hipermovilidad de la sínfisis púbica debida a:

. Laxitud en los ligamentos pubianos.
. Desequilibrio muscular entre Adductores y Recto Anterior del Abdomen.
. Déficit de movilidad en la articulación coxo-femoral y en la sacro-iliaca.
. Aumento de las fuerzas de cizallamiento en la sínfisis púbica.
. Anteversión pélvica (hiperlordosis lumbar, etc.)

La pubalgia puede clasificarse según en aguda o crónica. En este artículo me voy a centrar en la aguda.

Una pubalgia aguda suele ser debida o bien a una caída sobre los pies, en un terreno desigual o que un pie reciba más carga que el otro, provocando un cizallamiento del pubis con estiramiento de los ligamentos púbicos, asociado o no con una subluxación de la rama pubiana en la parte superior. También una pérdida de apoyo en el suelo o un movimiento de oposición sobre la extremidad inferior (típico cuando resbalamos al correr) provocará una tensión súbita de los aductores

Sus manifestaciones clínicas se manifiestan en forma de dolor en la cara interna del muslo y en la ingle, que puede irradiarse a la cara anterior del muslo. Se ve agravado por la multitud de gestos que se dan en la práctica deportiva, pero generalmente bajo dos circunstancias, o bien al golpear con el interior del pie, o bien en la carrera con aceleración, como al hacer un cambio de ritmo interno, o una salida explosiva.

Cómo se dignostica la pubalgia aguda?

La anamnesis ira dirigida a preguntar sobre cómo y cuando apareció el dolor, normalmente en un partido o entrenamiento.

En mi caso, durante la exploración física el médico me indicó que me pusiera en una posición de sedestación, en la postura de “mariposa”, muy común en los estiramientos de todo tipo de deportes. Aplicó suavemente una fuerza descendente a nivel de la cara interna de la rodilla y
apareció un dolor muscular a nivel del pubis. De este modo se puede orientar hacía el foco de la patología.

Para acabar de completar el diagnóstico es importante determinar si la lesión se encuentra a nivel de la inserción muscular o proximal, es decir, por un ligero desgarramiento óseo o bien se trata de una lesión distal o a nivel de las fibras musculares. En este último caso, puede ir asociado a la presencia de hematomas. Por ello las pruebas complementarias de elección en mi caso fueron un Radiografía anteroposterior de pelvis y una ecografía a nivel inguinal. La Rx permite observar el desgarro óseo y la ecografía permite observar un desgarro muscular.

Y el tratamiento? En principio tanto si es proximal como distal se recomienda el reposo hasta que desaparezca el dolor y a partir de ahí, reincorporar la actividad física gradualmente.

A nivel personal, percibo esta lesión como una limitación física importante, dado que no te permite correr, hacer abdominales, flexiones, andar de forma prolongada sin sentir un ligero dolor… Si algo me enseña una cosita así es que ser dueños sin limitaciones de nuestro cuerpo es un lujo increíble. Por lo que si estáis entrenando, ¡aprovechad cada segundo al máximo!
¡Un abrazo!

Bibliografía de interés:

http://www.youtube.com/watch?v=xUDXtJw0xXE . Cómo se ve una pubalgia en una Rx.
http://www.youtube.com/watch?v=wtWZO8VRIZ0 . Explicación amena de la pubalgia.
http://www.youtube.com/watch?v=8wTkzbU9FhM .Dedicado a mis compañeros de rugby. Recuperación de la pubalgia por etapas.

Share
Tweet
Share
Share