Trucos y trampitas para el estudio de medicina

Captura-de-pantalla-2016-06-20-a-las-10.57.53-1.png

Para los que somos de memoria fotográfica, lo mejor para estudiar medicina y aprender es lo visual: imágenes, colores, títulos… todo lo que llame nuestra atención se permanecerá mejor en nuestro recuerdo. Ahí van cinco trucos que os servirán para superar la prueba.

CÓDIGO DE COLORES

Utiliza los colores que asocies rápidamente a un ítem determinado. Por ejemplo, cuando estaba en el colegio, siempre que veía la tapa roja del cuaderno sabía que era el de Matemáticas, el azul al de Lengua y el verde a Conocimiento del Medio. ¿Te pasaba igual?

Pues de la misma forma, asocio colores en la carrera: para mí el naranja es para conceptos, verde para función, azul para localización, rojo para el diagnóstico, rosa para la patología y morado para el diagnóstico.

¿Has utilizado alguna vez esta técnica para estudiar? ¿Coincidimos en algún color?

DIBUJA. HAZ ESQUEMAS.

No hay nada igual como la destreza manual. Una destreza que con las nuevas tecnologías cada vez se pierde más. Nuestra mente asimila mejor los conocimientos cuando escribimos o dibujamos manualmente que cuando tecleamos.

Al hacer esquemas estás trabajando el contenido de varias formas: lo has tenido que leer y entender para poder resumirlo después y por ultimo esquematizarlo y volver a escribirlo.

Un buen repaso, ¿no crees?

AUTOEVALÚATE

Busca exámenes, ejercicios, casos clínicos o problemas de años anteriores. Tras haber entrado en materia, ponte a prueba e intenta responder a lo que plantean esos documentos. Así podrás comprobar si te fijaste en lo que el profesor cree que es más importante, si te asaltan dudas o si algún tema lo dominas peor.

APRENDE DE LOS ERRORES

Te equivocas como todo ser humano. Y de todos tus errores aprenderás, recordarás mejor por qué las cosas son de una forma y no de otra. Eres estudiante: ahora es cuando puedes equivocarte. Cuando termine esta etapa, los errores puede que los pagues bastante caros.

Por eso mismo: participa, comenta, debate, pregunta, equivócate y encuentra la solución a la cuestión. No se te olvidará.

EL DÍA A DÍA

Pero sin lugar a dudas la mejor forma de aprender es la práctica, el día a día. Ese momento donde pones en práctica lo que estás aprendiendo, donde le ves realmente utilidad, donde el efecto ensayo-error te hace sentir más presión.

Aprovecha al máximo las horas en el anatómico con las disecciones y en el laboratorio. Las mañanas, tardes e incluso noches en el hospital te harán ver que es la mejor forma de aprender. La realidad y la experiencia del día a día te hace entender, asimilar y recordar.

¿Has sido alumno interno? ¿Tus prácticas te exigen involucrarte al máximo y no ser un alumno-florero?

¿Qué trucos utilizas tú? ¿Te has sentido identificado o identificada con alguno de los mencionados?

También te puede interesar:
Vía parenteral: 4 formas de administración de inyectables 

sobre el virus de la Gripe¿Y si tu paciente te dijera que ya está muerto? 

7 tipos de sutura que todo estudiante de medicina debe conocer

#BacteriaCards Todo lo que necesitas saber sobre la Helicobacter Pylori

Manual de estilo para estudiantes de Medicina en redes sociales

6 claves para aprender a interpretar el electrocardiograma

Share
Tweet
Share
Share