¿Quieres dejar de ser un estudiante planta?

Estudiantes-de-planta.jpg

¿Cuántas historias del estudiante planta has escuchado? ¿Cuántas veces lo has experimentado en tus propias carnes? ¿Cuántas prácticas de laboratorio en las que has hecho menos que pipetear? ¿Cuántas prácticas de “exploración” en las que lo único que has explorado han sido cada una de las grietas que tiene el suelo del aula?

10:00h de la mañana. Salimos de una práctica de exploración física. ¿Queréis saber el tiempo que hemos estado practicando? NADA. Tras atender un monólogo de prácticamente 2 horas seguidas, el profesor indica que no queda tiempo para practicarlo y que utilicemos los apuntes para explorar a nuestros familiares. ¿Cómo? ¿Dónde quedó la adquisición de habilidades?

Seguramente estarás harto, como la mayoría, de quejarte a los profesores, coordinadores de asignaturas, jefes de departamento, asambleas de representantes, juntas de centro…

Pero.. ¿sabes qué? Hay una solución alternativa a nuestro problema.

Para todos aquellos que tengáis al menos la mitad de los créditos de vuestra titulación aprobados, seáis de Enfermería, Biotecnología, Fisioterapia… existen… ¡LAS PRÁCTICAS EXTRACURRICULARES!

Sí, en la mayoría de Universidades tenemos la suerte de poder contar con este tipo de prácticas, las cuales una vez realizadas quedan patentes y reconocidas en el expediente académico.

Pero… “¿Qué tienen de especial estas prácticas extra?” te preguntarás. Son prácticas que en la mayoría de los casos, o puedes elegir tú a las empresas dónde realizarlas o simplemente es un listado por el que se accede con la nota de expediente (vamos, como si fuera un destino Erasmus).

Pudiendo elegir dónde ir, ¿no elegirías aquel doctor que te explicó toda la anatomía en solo una consulta de traumatología o aquella enfermera que te dejó practicar de verdad?

¡Di adiós a acabar la carrera sin ninguna habilidad práctica!

Pero esperad… ¡que hay más!

Si te da pereza eso de buscar por tu cuenta las prácticas, en Medicina también tienes a tu disposición a la IFMSA, una asociación de estudiantes que actúa en local pero que tiene una red global por todo el mundo con la que puedes conseguir, a través de la consecución de puntos por participar en actividades o ayudar a su organización, intercambios clínicos o de investigación en cualquier país que te puedas imaginar.

Yo tuve la oportunidad de ir a Bulgaria y, aunque era un intercambio de investigación de un mes, pude estar dos semanas y media en varios servicios clínicos de un hospital de Sofía aprendiendo a hacer electros, ecografías abdominales, ecografías de tiroides, ecocardiogramas, tomando presiones arteriales, viendo biopsias… Y muchísimas más cosas que compañeros de cursos más avanzados comentan que no les acaban de enseñar nunca.

Si quieres dejar de ser un estudiante planta, mientras siga habiendo docentes sin vocación ni ganas, no desaproveches la oportunidad de probar alguna alternativa.

¡Valdrá la pena!

Porque, “el futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.”

Víctor Hugo.

Share
Tweet
Share
Share