Qué regalarle a una estudiante de medicina (versión low cost)

Low-cost-medicina.jpg

Las doctoras en proceso, esa especie femenina que habita universidades e hiberna en bibliotecas. Son inteligentes, trabajadoras, frecuentemente guapas y habitualmente con un humor cambiante. Nos enamoran, nos encandilan, nos hacen reír y admitámoslo, más de una vez nos entran ganas de darles con el Grey en la cara. Y entonces llega su cumpleaños o su santo o su aniversario o han aprobado un examen o es que estaban muy agobiadas…cualquier excusa es buena para que te pongan ojitos y a ti no te quede otra que regalarle algún detallito. ¿Pero qué narices le regalo yo ahora a este espécimen? ¿Y de dónde saco yo el dinero? Con lo especialita que es fijo que me tira el regalo a la cabeza….Que no cunda el pánico, señoras y señores aquí os dejo una ayudita para cuando esas cabecitas lindas vuestras se quedan más blancas que la piel de un vampiro.

  • Regalos ALTO STANDING: vamos a empezar con lo que a todas nos gustaría que nos regalasen si la economía fuese más pudiente. En el puesto número uno, libros; en el puesto número dos, libros y en el puesto número tres, más libros. Son uno de nuestros fetiches más caros y que más sufrimos para conseguir… porque los diamantes enamoran pero poder consultar rápidamente todo lo que nos trae por la calle de la amargura de nuestra carrera, eso no tiene precio.
  • Regalos para gente que además de profesar un AMOR INCONDICIONAL a una doctora tiene un fajo de billetes a mano: caprichos tenemos como todo el mundo, pero cuando se trata de caprichos frikis, nosotras nos llevamos la palma. Hasta la fecha no he visto ni una sola abogada suspirar por un colgante en forma de martillito, pero cuántas de vosotras no ha suspirado al ver el corazón en forma anatómica real, el fonendo o la neurona, los pendientes en forma de columna… nos hacen más ilusión que un anillo de compromiso. Y si encima esa personita nos graba alguna frasecita especial por detrás ya entramos en asistolia.
  • Regalos LOW COST (para todos los que ahorramos para fotocopiar los power points de los profesores y soñamos con el día en que podamos imprimir a color los apuntes).
  • PELUCHES: Sé lo que estáis pensando, un osito no es un regalo para una estudiante de medicina. Pero aquí nadie ha hablado de ositos. Os presento a la monada que todas querrán tener sobre sus camas, los peluches de virus, bacterias y órganos. ¿Cómo se os ha quedado el cuerpo? Vuestra chica es una fan de la oncología, pues tenéis un peluche de una célula tumoral con su leucocito y todo. Que la inmuno siempre ha sido su pasión, regaladle un anticuerpo suavecito. Si la microbiología trae de cabeza a vuestra futura doctora y la ha suspendido tantas veces que le ha cogido manía, qué mejor que un peluche del SAMR para reconciliarla con la materia.
  • GORROS: puede que este año le toquen prácticas en quirófano y obviamente tenga que vestirse con ese traje verde que tan sexy le queda. Problema, el gorro de quirófano estándar. Una se levanta temprano esa mañana para lavarse el pelo y dejárselo con unas ondas perfectas o con un liso que sería la envidia de cualquier geisha, para luego llegar a las prácticas y tener que pasar horas con ese invento del demonio en la cabeza. Ahora en serio, no sé de qué material los hacen, pero me haga lo que me haga al final acaba en desastre. Está en vuestras manos solucionarlo regalándoles un gorrito adorable de tela normal que no nos destroce el peinado y además nos haga sentirnos aún más guapas y especiales. Pensadlo bien, pasamos muchas horas con él puesto ¿no os gustaría que llevaran un cachito de vosotros en sus cabezas?
  • ACCESORIOS PARA LA BATA: chorraditas varias que nos gusta llevar colgadas de nuestros bolsillos (a menudo llenos a reventar de notas). Si encima os lo curráis y nos los hacéis vosotros mismos ya se nos cae el alma. En google tenéis miles de tutoriales de cómo hacer paso a paso un montón de estos accesorios. Además podéis customizarlos al gusto para que sean todavía más personales. Si vuestra capacidad artística se reduce a no amputaros un dedo mientras recortáis, también podéis comprar cositas adorables en tiendas artesanales o como última opción, online.
  • LENCERÍA DE PRÁCTICAS: no corazones, no vamos con el push-up de Victoria Secret a pasar planta y mucho menos a las quirúrgicas, mis disculpas si se os ha roto la fantasía.No siempre vamos depiladas (en serio, no tenemos tiempo), no siempre llevamos encaje y rara vez el sujetador combina con la braga/tanga/culotte. Asique un regalo original y que os garantizo vamos a darle uso, es ropa original para las prácticas. Os explico: calcetines por ejemplo, usamos un millón, encima tienen que ser más o menos bonitos y que cubran hasta determinada altura (no vaya a ser que nos sentemos, vayamos sin depilar, el pantaloncito de hospital se nos suba ¡y horror!); regaladnos unos cuantos calcetines de esos que tienen un estampado tan friki o tan original. Y lo mismo ocurre con la ropa interior, si vuestra doctora es una fan del comic regaladle algo para que se sienta una superheronía debajo del pijama.
  • ALIMENTACIÓN: No se vosotras, pero yo soy de esa clase de personas que confunde estrés con hambre, aburrimiento con hambre, cansancio con hambre…y claro en época de exámenes mi estómago y mis vaqueros se resienten. La base de mi alimentación es café (comprarnos un termo chachi también es una buena idea) y comida basura (golosinas en su mayor parte). Regaladnos una merienda o desayuno especial es algo que se agradece. Imaginaros, nosotras todo estresadas y con el pelo sucio y vosotros cocinándonos unas tortitas con nata para que ese momento de descanso sea especial…el postre va a gusto del consumidor
  • ARTÍCULOS DE PAPELERÍA: a las farmacéuticas ahora les han prohibido regalarnos bolígrafos, los cuadernos los tenemos de apuntes hasta la bandera y los archivadores los tenemos destrozados por las esquinas de morderlos por el estrés. Es vuestra oportunidad. ¿Cuánto tiempo pasamos con nuestras carpetas y apuntes? Exacto, hasta en el baño. Si las fundas de plástico hablaran…. Comprad cualquier artículo que veáis que necesitamos y personalizadlo para que sea algo que nos recuerde a vosotros. Os voy a dar una idea que me hicieron a mí (así for free): yo me paso el día rodeada de post-its para recordar ideas clave y mi pareja de ese momento de vez en cuando me dejaba, sin que yo lo supiera, entre todos mis post-it algún que otro post-it especial y conseguía sacarme una sonrisa en ese momento de estrés (“Que le den a las Cefalosporinas, tú eres la cura de todos mis males”, “Sonríe que ya te queda poco”, “Me encantas con ese moño despeinado con el que apuesto a que estás repasándote esto” ).

En resumen chicos y chicas, no os quedéis con que para regalarle algo a una futura doctora necesitáis un alto presupuesto, cualquier cosa puede ser especial si os lo proponéis. Pensad que aunque solemos estar muy ocupadas con mil cosas por hacer, tenemos nuestro corazoncito como cualquier otra chica y siempre tendremos un huequecito para las personas a las que queremos.

Sois nuestro cloruro de potasio, sois los que realmente paráis nuestros corazones.

Share
Tweet
Share
Share