Problemas de estudiar medicina

Problema-estudiar-Medicina.jpg

Los últimos días tras presentar mi trabajo de fin de grado se han visto bien cubiertos por nuevas preocupaciones ante las “buenas nuevas” que nos llegan cada día. Primero fue la espera de seis facultades y, posteriormente me han llegado noticias sobre la posible futura facultad de medicina de la Universitat de Vic. Cuando leí las primeras seis comencé nuevamente (no es nada nuevo) a reflexionar sobre si tenemos la cabeza para algo más que para ponerse el sombrero (frase por cierto, que seguro que mi padre se ha hartado de decirme a lo largo de mi vida) en este país. Más tarde, cuando llegó la última noticia, lo confirmé, y que conste que me considero claro beneficiado del primer incremento de facultades, hay que ir con la verdad por delante siempre.superavit médico

Parémonos a replantearnos la situación y extraigamos alguna conclusión razonablemente sensata. Actualmente nuestro panorama consta de 40 facultades (para 17 comunidades autónomas), que han llegado a este número tras una gran ampliación  del número de las mismas durante los últimos años desde las 28 llamémoslas “clásicas”. El acuerdo que se firmó hace años entre los diferentes decanos determinaba un aumento de numerus clausus anualmente de un 4% para cubrir unos teóricos vacíos (y digo teóricos porque la reclamación de un análisis demográfico médico en profundidad no es baladí). Por lo tanto pasamos de 28 a casi 48 en escasamente 8 años (periodo 2007-2015 si se confirma toda la trama). Por lo tanto nos situaremos por encima del ratio recomendado de médico/habitante (actualmente ya lo sobrepasamos) y, si actualmente somos los terceros a nivel mundial en facultades por densidad de población nos situaremos en cabeza si seguimos así (y no es precisamente para sacar pecho).

Futuribles facultades:

–          Universidad Mare Nostrum.

–          Universidad Católica San Antonio.

–          Universidad de las Islas Baleares.

–          Universidad de Jaén.

–          Universidad de Huelva.

–          Universidad de Almería.

–          Universidad de Vic.

Otro dato relevante es el hecho de que las nuevas facultades sean en su mayoría privadas, y, no es por ser injusto con la vía privada; pero el hecho de que a posteriori se incorporen a la red pública para su especialización hace que esa excusa de “como lo pago yo” no me valga. Parece que actualmente abogar por el libre comercio y la competitividad económica es una justificación suficiente como para aprobar cualquier proyecto, pero no lo es. Es un activo seguro en ese sentido sin ninguna duda, si tenemos en cuenta que cada año de media supone entre 8.500€ y 17.000€ de ingreso (y en teoría la formación de un médico durante toda su carrera en el sistema público va de 60.000 a 70.000 euros de inversión) y que, por otra parte se van a cubrir las plazas en su totalidad (no seamos tontos, abrir cien plazas de medicina y llenarlas tiene más probabilidad de cubrirse completamente que acertar a decir de qué color es el caballo blanco de Santiago).superavit médico

Otro punto conflictivo es que los números MIR de especialización cada año se reducen (de 7.000 plazas pasamos a 6.000, sino al tiempo) y no es de recibo que ofertes cada vez más plazas, y mucho menos atribuidas a la vía privada si finalmente todos hemos de pasar por el aro de la vía pública (y la clave del estado del bienestar, más allá de cobrar más o menos, esta es la clave) para especializarnos. Se plantea entonces que se formará uno de cada siete médicos que se quedará sin plaza de especialización (y sus consiguientes 70.000 euros de inversión, no lo olvidemos) sin contar el gran número que per sé presuponemos que emigrará hacia mejores oportunidades a cualquier país extranjero (y al tanto, que esto pasará pre-especialización y post-especialización).

Visto lo visto y tras esta breve reflexión que cada uno saque sus conclusiones pero me parece que cada vez es más urgente cambiar las cosas y de nuevo me reitero en que lo que más urge es que empecemos a usar la cabeza para algo más que para ponerse el sombrero (esta última sí que sí se la dedico a mi padre) y dediquemos la inversión a aquello en lo que se necesita. Un saludo a todos.

Share
Tweet
Share
Share