6 consejos para vencer al insomnio y dormir como un bebé

Insomnio.jpg

Llegan las vacaciones, ya no tienes ninguna preocupación y piensas, voy a dormir todo lo que pueda, pero cuando tu cabeza toca la almohada, tus ojos se abren como platos. El insomnio es un problema veraniego habitual y el hecho de dormir mejor o peor repercute en nuestra salud más de lo que creemos, por eso dormir bien es fundamental. De hecho, a nivel físico no descansar provoca cansancio, disminución de la atención y concentración, lentitud de pensamiento e irritabilidad, pero a nivel psicológico puede desembocar en problemas más graves como el desarrollo de depresión y ansiedad ante la imposibilidad de dormir. Vamos a repasar algunos trucos para poder, no solo conciliar el sueño, sino dormir bien y estar llenos de energía durante este verano.

Mantener un horario continuo

Uno de los principales problemas es ir a dormir cada vez a una hora. Es importante mantener un horario continuo, pues si tu cuerpo se acostumbra a dormir a una determinada hora, llegado el momento descansarás. La clave de llevar un horario es la melatonina, una hormona que participa en una gran variedad de procesos neurológicos como el control del sueño y cuyo déficit puede provocar insomnio y depresión.

Desconectar

El hecho de desconectar mentalmente de lo sucedido a lo largo del día es también importante. Muchas veces nuestra cabeza se centra en los problemas, en las cosas que nos quedan por hacer, o el estrés causado por exámenes. Para poder aislarse de estas inquietudes, podemos recurrir a una ducha relajante, a una cena ligera, apagar el móvil o simplemente a leer un poco antes de acostarse.

Respira lentamente

El pequeño hecho de respirar lentamente y concentrarte en el aire inspirado y expirado puede ser de gran ayuda. Técnicas como el 4-7-8 (inhalar cuatro segundos, mantener el aire siete y expirar ocho segundos) nos ayudarán a pausar nuestro ritmo cardíaco y eliminar la ansiedad.

Adiós cafeína

El hecho de no tomar ni café ni bebidas estimulantes horas antes del sueño es recomendable y airear bien la habitación ayudará al proceso de relajación.

Fuera medicamentos

Una práctica muy extendida es la de tomar medicamentos para lograr un buen descanso. Esto es peligroso, pues muchas veces es un problema que se puede solucionar sin recurrir a fármacos los cuales se necesitan de mayores dosis a lo largo de su consumo para conseguir los mismos efectos.

La infusiones de aliadas

Se puede recurrir al uso de plantas medicinales como la manzanilla, la valeriana, o infusiones mixtas destinadas a ayudar a conciliar el sueño. Hay plantas menos conocidas como la pasionaria, la melisa, la tila o la menta que pueden ser tomadas como infusiones o, si se prefiere, puede acudir a su farmacéutico. En las farmacias hay productos fitoterapéuticos con las cantidades estandarizadas de estas hierbas para asegurar un mejor rendimiento y una acción más duradera.

Estos son pequeños consejos que se pueden realizar fácilmente y nos permitirán evitar las largas noches de insomnio, ya sean por los calores del verano, por las preocupaciones del día a día o por la ansiedad de los exámenes.

Autora: María Cholvi

Share
Tweet
Share
Share