Mi pasión por el funcionamiento y el fundamento de nuestro ser

fisiologia.jpg

Aunque se escuche un poco extraño, mi primer libro Elsevier fue Fisiología Medica de Guyton, y el segundo Atlas de Anatomía de Netter dos años después, cuando debió haber sido al revés. Mi viaje entre las páginas de nuestro querido Guyton fueron días y noches interminables descifrando gráficas, investigando vídeos y leyendo con sumo cuidado cada párrafo en él.

Desde la célula como unidad de vida, liquido interno y externo, concentraciones, homeostasia, fisiologiadifusión, osmosis, tipos de transporte, potenciales de acción, el sistema circulatorio, las derivaciones, el triángulo de Ethioven, las presiones, el corazón como bomba hasta el sistema renal, SRAA, los millones de experimentos que menciona y que aún no han sido comprobados, pero mientras ya los leíste con cautela, entre otros temas.

Y el precioso libro de nuestro querido Netter, en donde pude encontrar refugio cuando Quiroz me describía mil cosas en mi primera clase de anatomía y no sabía una tratando de encontrar tal o cual arteria, vena o nervio, músculos, huesos, fascias, aponeurosis, y demás. Imprimió de una forma tan exacta cada sombra, cada detalle de nuestra anatomía, que me impresiono en sobremanera y tuve que hacerme de esa colección de trazos a color en cuanto me fue posible. Teniendo actualmente en mis manos la 25ª edición de esta belleza. Es impresionante como a pesar de avanzar en nuestra carrera, este par de libros son INDISPENSABLES para nuestra formación académica continua, puesto que nunca lográremos dominar la Anatomía a la perfección, a menos que sea a lo único que nos dediquemos. Tal y como ocurre con la fisiología de cada sistema. Son complejos y minúsculos detalles que debemos tomar en cuenta para su dominio total y parcial nosotros como estudiantes. Claro que, con el paso del tiempo y estudio, debemos tener conquistada esa raíz de nuestra columna colegial. La información extra de quien se dio el tiempo de editar tablas para mejorar y facilitar el entendimiento de algunos órganos y sistemas.

Sin estos textos de tal alto contenido, nuestra constitución profesional se vería deteriorada, o al menos con mayor dificultad de aprendizaje, memorización y análisis, ya que la claridad de los textos, la facilidad de transporte y el material del que están hechos dejan un buen gusto en quien adquiere estas obras tan solicitadas entre el gremio.

Sarai Espinoza Muñoz
Programa de Médico Cirujano, 6º Año
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, Instituto de Ciencias Biomédicas UACJ-ICB

Share
Tweet
Share
Share