¿Médicos o Doctores?

medico-o-doctor.jpg

En cualquier conversación rutinaria, puede surgir el dilema sobre la denominación que recibirán los estudiantes de Medicina una vez finalizados sus estudios.

Está claro que todos seremos graduados en Medicina (Grado de Bolonia) y que, gracias a los esfuerzos del colectivo estudiantil, también tendremos un título de Máster. Está claro que existe un programa de doctorado al que podemos acceder para obtener una titulación superior. Hasta aquí, todo claro.

¿De dónde viene entonces la denominación generalizada de “doctor”, a todos los que hemos terminado Medicina? ¿Por qué es tan típico usar de forma indiscriminada esta denominación y otorgar un rango, que quizás no nos corresponde?

Según la Real Academia Española (en una de sus muchas acepciones) el doctor es: “el médico, aunque no tenga el grado académico de doctor”. Debemos tener en cuenta que la RAE, evoluciona a la par que la sociedad a la hora de definir los conceptos, palabras, expresiones, etc… Por tanto, estas palabras o expresiones pueden estar mejor o peor, pero son aceptadas. De ahí que el argumento: “somos médicos porque lo dice la RAE no sea del todo válido. La propia definición de la palabra lo explica.

Podría adquirir sentido la denominación, teniendo en cuenta que, el título de Medicina obtenido en tu país, en otros países puede ser considerado como un título de doctor. Sólo tienes que pensar en cómo se dice médico en inglés: “medicine doctor” o simplemente “doctor”, tenga dicha persona o no su doctorado. ¿Mundo anglosajón ò hispanohablante?

En Latinoamérica sólo se reconoce como doctores a aquellas personas que se han graduado en un doctorado. A los médicos se los llama: médicos. El debate en el mundo es bastante polémico y trae cola.

Apelando a la sociedad de nuevo: el concepto de “doctor” para referirnos al médico, es un coloquialismo popular. Mentalmente se asocia al contexto de: ¿las típicas consultas de medicina de familia en los pueblos? Es algo que surgió en su momento, y que se ha quedado como tal en nuestros días. La conocida frase de: ¡doctor, me duele tal!

Incluso tendemos erróneamente a denominar a nuestros profesores o colegas como “doctores” a la hora de interaccionar con ellos. Tengan o no un doctorado. Podríamos apelar al sentido dedemostrar respeto hacia. Sin embargo, esa persona debería sentirse ofendida de que le llamasen doctor, cuando no tiene un doctorado, por coherencia y sentido común ¿no?

La denominación de doctor tenía más sentido hace varias décadas, cuando los estudios postgraduados o pos licenciatura eran algo más…distintos de lo habitual. Cuando no todo estaba tan regulado y legislado como ahora. La conceptualización era menos relevante que en la actualidad y las titulaciones tenían otras formas de entregarse.

Por último, y para relanzar el dilema hay que especificar lo que significa verdaderamente ser doctor. El Doctor es: un grado académico, que se puede obtener una vez finalizada una carrera universitaria y haber cursado un máster.

Para obtener dicho grado se requiere elaborar una tesis doctoral, donde se realice un estudio sobre un apartado concreto del saber. Éste estudio deberá ser único y de valor/calidad siendo este valorado por un tribunal. Hacer este estudio, suele llevar un par de años. Todo ello, difiere bastante de limitarse exclusivamente a la titulación de Medicina.

Por tanto y, apelando a las evidencias: lo mejor es tener claro que al terminar medicina seremos graduados en medicina o simplemente médicos, no doctores. Aunque a todos os ilusione el típico cartel de “Dr/Dra” tal o cual, o que vuestros pacientes os llamen así, en el fondo (y hasta que no tengáis el doctorado), tendréis que vivir sabiendo que para ser doctor, hay que estudiar un poco más.

Un saludo.

Share
Tweet
Share
Share