Guyton y Hall

Tratado de Fisiología médica’, hay un amigo en ti

guyton-y-hall-tratado-de-fisiologia-medica-13aedicion-elsevier.jpg

El conocimiento fisiológico será el que te lleve al razonamiento clínico. La fisiología constituye un pilar fundamental de la Medicina, un pilar con el que te encuentras precozmente  en tu etapa formativa y que te acompañará a lo largo de toda ella.

La fisiología no para de dar respuestas pero tampoco de brindar dudas. Su estudio es una amistad que se forja pronto durante los primeros años de formación y que requiere de un buen acompañante para el largo viaje que aguarda. “Dime con quién andas y te diré quién eres”. Yo lo tuve muy claro desde el principio y anduve con el Guyton y Hall: Tratado de Fisiología médica. La mejor manera de saber si puedes confiar en alguien es confiando (Ernest Hemingway), y este libro jamás me ha fallado.

El nombre de “Guyton” acaba convirtiéndose en un habitual de las conversaciones con tus compañeros de carrera desde el inicio de la misma y acaba por no faltar en ningún trabajo de grupo, en ninguna tarde de estudio ni en ninguna mesa de biblioteca. Te das cuenta que las cosas no eran lo que parecían. El corazón deja de ser un emoticono para convertirse en un entramado de curvas de presiones y volúmenes, las bombas abandonan la connotación bélica para adquirir un papel homeostático fundamental en la regulación iónica y resulta que el buceo  puede ocupar un capítulo de fisiología médica.

La patología aparece cuando se altera la fisiología. Es por ello que este libro no deja de estar presente en el estudio de las nuevas asignaturas que vas teniendo. Entender cómo funciona un fármaco, el porqué de un determinado síntoma o el efecto perjudicial o beneficioso de una actuación terapéutica según el trasfondo patogénico, todo ello radica en el “Guyton”.

Hablando desde mi experiencia como estudiante de Medicina, este tratado de fisiología ha constituido una guía referente de estudio y una de las herramientas fundamentales para mi razonamiento de las diferentes enfermedades. Ha conseguido que el estudio de asignaturas como cardiología, respiratorio o nefrología no sean montones de datos a recordar, sino características que deducir, incluso la farmacología puede dejar de ser una lista interminable de efectos si se entiende el mecanismo de acción.

El estudio de la Medicina puede ser exhausto. La inmensidad de información que te rodea es abrumadora, haciendo que inviertas más tiempo en buscar y seleccionar aquello que deseas que contestando tus preguntas. Por este motivo, un buen libro de referencia es imprescindible para embarcarte en esta aventura. Como dijo Friedrich Nietzsche, “desde que me cansé de buscar he aprendido a hallar”, y con el Guyton y Hall: Tratado de Fisiología médica, he dejado de perder el tiempo.

Autor: Alberto Carrión. Estudiante de 4º de Medicina en la Universidad de Valencia (España)

Share
Tweet
Share
Share