Guía para sobrevivir en un piso de estudiantes

Piso-estudiantes.jpg

Es ilusionante ese momento en el que entras por primera vez en el piso que vas a habitar como mínimo un año académico, y quién sabe si tu hogar durante toda la carrera. Es emocionante conocer a tus nuevos compañeros, gente encantadora (en principio) que te sonríe a cada instante (en principio) y que te propone hacer cosas muy entretenidas (en principio).

Pero como se suele decir, “cada uno somos de nuestro padre y de nuestra madre” es decir, cada cual tiene su propia personalidad, sus propias manías y evidentemente nadie es perfecto. Por eso es necesario tener en cuenta algunos aspectos que pueden ayudarte a sobrevivir en un piso de estudiantes. Si eres un novato estos “consejos” pueden serte de gran ayuda, si ya eres todo un veterano de la supervivencia en un hábitat universitario posiblemente te sientas muy identificado:

  • Cuando busques piso intenta encontrar compañeros más o menos que casen con tus preferencias y tus hábitos de vida. Por ejemplo, si no eres muy fiester@ no te vayas a vivir con los más juerguistas de la ciudad. No te será agradable estar durmiendo y que tus compañeros de piso lleguen a las siete de la mañana más bebidos de la cuenta y cantando “Paquito el Chocolatero”. Otro ejemplo sería el de compañeros que fuman. Si tú fumas lo mejor es que ell@s también, y si no fumas lo mejor será que busques un lugar con menos humo. Si viven en un mismo sitio fumadores y no fumadores, los fumadores se sentirán mal porque no pueden fumar cuando tú estás, mientras que los no fumadores se sentirán molestos si alguien enciende un cigarro.
  • Una vez que ya has elegido piso estableced unas normas que todos cumpláis a rajatabla. Un ejemplo es la limpieza. Siempre está el típico compañero que se deja la montaña de platos y cacerolas amontonadas. Estipulad un “castigo” para aquellos que no cumplan dichas reglas, por ejemplo, si alguien deja los platos sin fregar al día siguiente deberá limpiar los platos del resto de compañeros.
  • No cojas cosas de tu compañer@ sin permiso. Es posible que después de unos meses tengas bastante confianza, pero a nadie le agrada que los demás cojan sus cosas sin permiso. Si no está en casa mándale un mensaje para coger prestado unos macarrones o un poco de tomate. La próxima vez que tu compañero necesite algo seguro que te avisa también y todo irá estupendamente.
  • No agregues al piso un miembro más, sea persona, animal o cosa. Cuando entrasteis aceptasteis convivir con un número de personas, ni más ni menos. Si te llevas todos los días a tu novi@, a tus amig@s o decides adquirir una mascota puede que no sea del agrado de tus compañeros. Además el piso es el hogar de todos y hay que respetar un mínimo de privacidad.

En fin, intenta aplicar estas medidas cuando compartas pisos con otros estudiantes, puede que todo salga bien o puede que tengas que cambiar de piso al año siguiente, pero por lo menos tendrás el consuelo de haber hecho lo correcto.

Share
Tweet
Share
Share