¿Qué alternativas hay al MIR?

Opciones-MIR.jpg

MARTA ROCA

El duelo que nos proponen en esta ocasión atañe a las alterativas al MIR. Bajo mi punto de vista, las alternativas al MIR deben de ser eso mismo, otras opciones a elegir entre las diferentes salidas que tiene esta profesión.

La elección de la especialidad MIR puede verse influenciada por muchas circunstancias pero una de las que toma peso, sobre todo para descartarlas, son las experiencias que hemos vivido a lo largo de nuestra vida y más concreto, en la carrera.

La asignatura fea, la rollo, aquella que se atragantó, aquellas de las que tienes el peor recuerdo en prácticas… y al contrario: en la que más se implicó el profesor de prácticas, la que el profesor supo hacer llegar a los alumnos, la que sorprendió por la idea previa que teníamos de ella…

Pues lo mismo pasa con las alternativas al MIR. Tengo compañeros que tras haber estado de erasmus, sólo quieren terminar la carrera para volver a ese país que los acogió durante unos meses de la carrera. También influyen los comentarios de amigos que ya están trabajando en el extranjero y que están contentos.

Sin embargo, si una vez terminada la carrera quieres dedicarte única y exclusivamente a vivir de la investigación sin moverte de España: el plan tiene lagunas. Para obtener resultados se requiere mucho tiempo, instalaciones, estar rodeado de un buen equipo… y eso es difícil. Aunque no imposible.

Si antes comentaba que la elección de estas otras vías estaba influenciada, una de las opciones más afectadas es la Sanidad Militar. En unos años estarán las primeras promociones de doble carrera: militar y sanitaria. Pero mientras que salen y no se puede acceder. Sólo hace falta cumplir una serie de requisitos y pasar unas pruebas.

Cuando estás en bachillerato y tu sueño es entrar en medicina, seguramente no te lo plantees, pero los controles sanitarios. También pueden hacerlo los médicos. Y en lo que concierne a los visitadores médicos, no necesariamente hay que estudiar medicina, pero es otra salida. Más bien, la esencia radica en ser buen comercial. Para ello también hay que saber.

Quizá la alternativa que más se asemeje a una especialidad MIR sea el Cuerpo Nacional de Medicina Forense (CNMF). En la carrera nos enseñan las diferencias que radican con los especialistas Forenses vía MIR. Cada una puede tener sus pros y sus contras según las circunstancias o los planes de futuro que cada uno plantee. Las primeras irán por oposición pero las últimas van por escuela y tras un mínimo de seis años de carrera, tener que seguir formándote y pagando por esa formación especializada, lo veo muy duro si tus planes de vida van más allá de lo académico.

Otro ejercicio profesional es la colaboración con ONGs. Formar parte de Médicos Sin Fronteras o Médicos Mundi. Pero no es fácil ni ir al terreno a ejercer ni mantener determinados planes de vida. Ellos mismos explican a los estudiantes en Congresos de Educación Médica, que para ejercer en el terreno, hay que pasar una serie de evaluaciones y test por las situaciones que se viven. Suelen ser contratos por obras y servicios por lo que no hay mucha seguridad laboral. Eso sí, un trabajo admirable.

Además de todas las experiencias que hayamos vivido, también influye mucho el proyecto de vida que tengamos. Independizarse, formar una familia, llevar un ritmo de vida u otro… todos esos son factores a tener en cuenta y que luego nos acaban limitando y determinando nuestras elecciones.

El hecho de que haya alternativas al sistema de formación nacional de salud no lo veo como algo trágico ni tampoco creo que haya que pasar por el MIR por obligación. Existen salidas. Sólo tenemos que luchar y disfrutar del camino que nos lleva a alcanzar nuestra meta. Lo importante es ser feliz con el camino que elijamos sea MIR o no-MIR y no plantearnos qué habría pasado si…

VÍCTOR EXPÓSITO

Solo unas pocas personas valientes se atreven a salir de la cinta transportadora que suponen los estudios en medicina. A muchas nos dicen por la calle que la carrera son 6 largos años mientras pensamos por dentro que, en la práctica, son más de 10… si todo va bien. La carrera, el examen, la especialidad, los contratos de 3 meses, un año, tener dos trabajos, llegar a médico adjunto, jefe de servicio, profesor asociado…  muchos años centrados en el ser humano pero sin despegar mucho la mirada del papel/Tablet.

Lo primero que tenemos que preguntarnos es si “alternativas al MIR” significa dedicarse a presentar un programa de entretenimiento y cambiarse el nombre por algo grandilocuente como el Gran Wyoming o dedicarse a la política como Gaspar Llamazares. La realidad es que nos han dejado pocas opciones y que, con el paso del tiempo, éstas seguirán reduciéndose. La medicina de escuela es actualmente casi testimonial, la sanidad penitenciaria no parece atraer demasiado, los médicos militares también se especializan aunque en un sistema diferente, es difícil dedicarse a la investigación médica sin acceso a universidades y hospitales, las empresas reclaman especialistas en medicina del trabajo y la sanidad privada es raro que contrate médicos generales. Y al fin y al cabo, nos formamos porque queremos ser médicos. ¡Dónde sea!, así que ¿por qué no nos vamos al extranjero? Hay que decidir entre trabajar en ayuda humanitaria o emigrar; si has decidido lo primero ten en cuenta que la mayoría de ONGs necesitan gente con experiencia práctica y algunas solo especialistas y si eliges la segunda puede ser que acabes estudiando otro MIR en otro país.

Yo animo a todo el mundo a escoger su camino de manera activa, no dejarse llevar por la cascada de gente que te lleva solo en una dirección. Sin embargo, es cierto que una de las razones de que haya pocas alternativas al MIR es que en el MIR hay mucha alternativa. Actualmente a través del sistema de residencia se puede acceder a campos muy diversos y nos permite ejercer la profesión desde perspectivas muy distintas. El problema de la cinta transportadora es que nos deja poco margen para decidir nuestra vida. Quizá tuviste que irte lejos para estudiar medicina “donde te cogieron” y ves un nuevo cambio en tu vida con la elección de plaza. Con la troncalidad esto empeorará puesto que tras dos años podrás acabar de nuevo en cualquier hospital de la España europea o africana. ¿Querías tener hijos antes de los 30? con el #SuperAvitMédico nada te garantiza un trabajo en España.

Es cierto que existen alternativas al MIR pero éstas son escasas y en su mayoría no se plantean como una opción viable y atractiva durante la carrera. La inmensa mayoría de egresados acaban sentados durante horas en ese examen en el que vuelcan sus mayores esperanzas. En la actualidad se ven estos años como un paso clave en el continuum formativo del médico y por lo tanto se debe defender que todo el que quiera pueda formarse como especialista tan arduamente como debemos defender que el médico no especialista también es médico.

Sea lo que sea lo que decidas, eres una valiente y te deseo suerte. Aquí puedes encontrar algo de ayuda para la ardua tarea de marcar tu camino lejos del MIR: http://agora.ceem.org.es/comisiones/residencia-y-profesion/alternativasmir/

Y vosotros, ¿conocéis más alternativas para ejercer? ¿Tenéis conocidos o familiares que hayan decidido no hacer el MIR? ¿Cómo ha sido la experiencia?

Share
Tweet
Share
Share