Claves científicas para afrontar la ‘operación bikini’ con éxito

42112425_xxl.jpg

Período previo al verano  muchas personas deciden perder peso y practicar más deporte con el único fin de lucir el  bañador o traje de baño sin problema y poder presumir una buena figura. En muchos casos, este deseo de ponerse en forma conlleva búsquedas de dietas poco saludables para perder peso de una manera rápida; para conseguir este objetivo te proporciono ‘operación bikini’.

¿En qué consiste la ‘operación bikini’?

La ‘operación bikini’ consiste en mejorar nuestro aspecto físico respetando nuestro cuerpo con sus defectos y virtudes, proporcionándonos una dieta saludable en la que nos enseña a consumir la cantidad necesaria de alimentos para mantener nuestro peso adecuado y una rutina de ejercicios para poder conseguir nuestro objetivo.

¿Cuándo empieza?

La operación bikini empieza en enero, justo después de Navidad. Con la llegada del nuevo año, es momento de cambiar algunos hábitos alimenticios y empezar a seguir una vida activa, centrada en el ejercicio físico, el descanso y una dieta equilibrada.

Antes de empezar con la ‘operación bikini’, es muy importante que acudas a tu médico de cabecera para contarle tus necesidades y definir tus objetivos de cara al verano. Dependiendo de tu edad, tu estado físico y tus hábitos (consumo de alcohol, tabaco, etc.), la intensidad de tu actividad deportiva seguirá un camino u otro, de manera que conviene tener en cuenta todos estos factores.

Consejos para empezar la ‘operación bikini’ correctamente

Expertos en nutrición y deporte dan las cinco claves para realizar de manera correcta la tan famosa “OPERACIÓN BIKINI”:

1.REALIZA EJERCICIO DE TIPO AERÓBICO

Tanto correr como nadar son dos fenomenales disciplinas deportivas que ayudan a mejorar tu condición física, debido a que ambas implican el movimiento de todas las zonas de tu cuerpo propensas a acumular grasa y contribuyen a tonificar los diversos grupos musculares. Lo más recomendable es empezar poco a poco, de forma gradual, Puedes comenzar ejercitándote durante un cuarto de hora y, según vayas adquiriendo una mayor capacidad aeróbica, aumentar progresivamente el tiempo de entrenamiento hasta llegar a una hora. Diversos estudios han demostrado que la grasa corporal comienza a quemarse a partir de 40 minutos de ejercicio. Si haces esto 3 veces por semana empezarás a notar los resultados al cabo de muy poco tiempo.

Por otra parte, también sería recomendable que si llevas mucho tiempo sin realizar deporte, acudieras a tu médico de cabecera para que te haga un completo chequeo y descartar posible problemas.

2. AMPLÍA EL NÚMERO DE COMIDAS QUE REALIZAS AL DÍA HASTA CINCO

Cualquier buena dieta debería incluir cinco comidas al día, siempre teniendo en cuenta el desgaste físico que realiza cada persona en una jornada.

3. REDUCE EL CONSUMO DE HIDRATOS DE CARBONO

Los expertos en nutrición recomiendan cada vez más ingerir un menor número de hidratos de carbono como arroces, pasta o bollería industrial, ya que se transforman en un tipo de grasas difíciles de eliminar del organismo y, a la vez, constituyen un importante obstáculo para tu objetivo consistente en reducir volumen y definir tu cuerpo. Acuérdate que los únicos hidratos que debes comer son los aportados única y exclusivamente por las verduras y las frutas.

4. MANTÉN LA INGESTA DE GRASAS Y PROTEÍNAS

Procura consumir, siempre dentro de lo razonable, ácidos grasos del tipo omega3, que contienen algunos pescados como el atún, las sardinas, las anchoas o el salmón, el marisco y también frutos secos como nueces o almendras. Respecto a las proteínas, podemos decir que son tu mejor aliado en esta famosa operación biquini, debido a que proporcionan energía a medio y largo plazo y, al mismo tiempo, ayudan a tonificar tus músculos.

5. PREOCÚPATE DEL VOLUMEN, NO DEL PESO

La finalidad de esta dieta consiste en definir tu figura mediante la reducción del volumen, junto con la transformación de la grasa en músculo. Así que no te preocupes si ves que los dos dígitos de la báscula no van a menos. Lo más probable es que se mantenga tu peso e incluso se incremente ligeramente. Los cambios los notarás a la hora de ponerte la ropa y el espejo te mostrará cómo tu silueta se va estilizando un poco más cada semana.

Pequeños trucos que te ayudaran a obtener un mejor resultado

  • En cuanto a las grasas, escoge fuentes saludables, pero no las destierres de tu alimentación:son necesarias para muchos procesos fisiológicos.
  • Los cereales como la pasta, el arroz o el pan, que sean siempre integrales.
  • Consume “alimentos” y no “productos”: compra más en el mercado que en el supermercado.
  • Mantente correctamente hidratada: a veces confundimos el hambre con la sed, es más habitual de lo que pensamos.
  • Corta con el alcohol: son calorías vacías que no te aportan nada.
  • La comida no es tu enemiga, no la veas así: los alimentos te proporcionan energía, vitaminas, minerales… para poder llevar a cabo las tareas de tu día a día. Una relación sana con la comida, comiendo de forma sana, ayudará a tu salud física y mental.

Estudios realizados por expertos de Harvard

  • El plato para comer saludable

Creado por expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard y los editores en Publicaciones de Salud de Harvard, es una guía para crear comidas saludables y balanceadas – ya sean servidas en un plato o empacadas para llevar en la merienda o almuerzo. Coloque una copia en su refrigerador/nevera para que recuerde a diario preparar comidas saludables y balanceadas.

Imagen|Harvard School of Public Health

  • Haga que la mayoría de sus comidas sean vegetales y frutas – ½ de su plato:

Intente incorporar color y variedad, y recuerde que las patatas (papas) no cuentan como un vegetal en El Plato para Comer Saludable por su efecto negativo en la azúcar en la sangre.

  • Escoja granos integrales – ¼ de su plato:

Granos integrales e intactos – trigo integral, cebada, granos de trigo, quínoa, avena, arroz integral, y las comidas preparadas con estos ingredientes como pasta de trigo integral – tienen un efecto más moderado en la azúcar en la sangre y la insulina que el pan blanco, arroz blanco, y otros granos refinados.

  • El valor de la proteína – ¼ de su plato:

Pescado, pollo, legumbres (habichuelas/leguminosas/frijoles), y nueces son fuentes de proteínas saludables y versátiles – pueden ser mezcladas en ensaladas, y combinan bien con vegetales en un plato. Limite las carnes rojas, y evite carnes procesadas como tocineta (“bacon”) y embuditos (salchichas).

  • Aceites de plantas saludables – en moderación:

Escoja aceites vegetales saludables como oliva, canola, soya, maíz, girasol, maní (cacahuate), u otros, y evite los aceites parcialmente hidrogenados, los cuales contienen las grasas trans no saludables. Recuerde que “bajo en grasa” no significa “saludable”.

  • Tome agua, café, o té:

Omita las bebidas azucaradas, limite la leche y productos lácteos a una o dos porciones al día, y limite el jugo (zumo) a un vaso pequeño al día.

  • Manténganse activo:

La figura roja corriendo sobre el mantel de El Plato para Comer Saludable es un recordatorio de que mantenerse activo también es importante en el control de peso.

FUENTE:

  • “Derechos de autor © 2011 Universidad de Harvard. Para más información sobre El Plato para Comer Saludable, por favor visite la Fuente de Nutrición, Departamento de Nutrición, Escuela de Salud Pública de Harvard,http://www.thenutritionsource.orgy Publicaciones de Salud de Harvard, health.harvard.edu.”

WEBGRAFÍA

Autor: Dayana Nicole Poveda Castillo. Oficial Local del Comité Permanente de Salud Sexual y Reproductiva incluyendo el VIH/SIDA 2017. AEMPPI ESPOCH

Share
Tweet
Share
Share