Las especialidades EIR y su situación actual

Especialidades-EIR-Enfermeria.jpg

Seguramente todos los estudiantes de enfermería de nuestro país han oído hablar en mayor o menor medida de las especialidades de enfermería y se han planteado la posibilidad de presentarse al examen de admisión de cara a alguna de las especialidades. Si bien esta es una salida tanto laboral como de formación, muy buena, ¿hasta qué punto se dice todo sobre la situación actual de las especialidades?

Conviene empezar por exponer cuáles son los campos en los que los recién graduados en enfermería pueden decidir especializarse, así pues el texto, publicado en el BOE de 6 de Mayo de 2005, actualiza el catálogo de Especialidades de Enfermería y establece que son siete: Obstétrico-ginecológica, Salud Mental, Trabajo, Geriátrica, Pediátrica, Familiar y Comunitaria y Médico-quirúrgica.Obviamente no hay un número ilimitado de plazas en cada una de las siete opciones, existen un total de 968 plazas divididas de la siguiente forma:

    • Enfermería en Salud Mental: 183
    • Enfermería del Trabajo: 14
    • Enfermería Familiar y Comunitaria: 278
    • Enfermería Geriátrica: 15
    • Enfermería Obstétrico-Ginecológica: 366
    • Enfermería Pediátrica: 112

Este precario número de plazas es el principal problema para los graduados (y licenciados) en enfermería ya que, por ejemplo, sólo del principado de Asturias salen casi 200 nuevos graduados en enfermería cada año lo que hace evidente que debe de darse más importancia a la especialidad enfermera y aumentar el número de plazas ya que no excluye al profesional del trabajo en enfermería general, simplemente, lo forma para trabajar ADEMÁS en servicios específicos.

Supongamos ahora el caso hipotético en el que yo, enfermero pediátrico, que ha terminado su ciclo de EIR, entro en una bolsa de trabajo: ¿mi especialidad me asegura que trabajaré en el servicio de pediatría? La respuesta es no. Puede ser que entre a trabajar en enfermería general. Hagamos ahora un nuevo supuesto: ¿Puede un enfermero sin una especialidad EIR trabajar en un servicio que a priori requiere una especialización? La respuesta es sí. Si la bolsa de trabajo en particular se quedara sin profesionales específicos, automáticamente se pasaría a llamar a enfermeros sin la especialidad. Vistos estos casos, podría decirse que las especialidades son algo innecesario y por ello no tienen tanta relevancia a nivel práctico, sin embargo, ese es el principal problema que tiene el EIR, el hecho de que no está suficientemente valorado.

Por otro lado, y a pesar de los problemas que sufre la especialización, es posible que muchos decidan presentarse y para ello deberán de seguir los pasos del RD. 1892/2015, de 10 de septiembre, en el cual se establecen los criterios bajo los cuales los profesionales deben presentarse al examen (que por cierto son descritos de forma un tanto ambigua no quedando claro los conocimientos teóricos y prácticos que se exigen).

La puntuación de la prueba EIR dependerá de un examen tipo test de elección múltiple con cuatro opciones (aunque es posible que para 2016 pasen a ser 5) con 225 preguntas más diez de reserva (cuya duración será de cinco horas) y en la valoración del expediente académico correspondiente a los estudios universitarios de grado/diplomatura de Enfermería y, en su caso, a un título de doctor.

Tras conocer estos datos que, seguramente, muchos estudiantes e incluso profesionales ignoraban, no es descabellado afirmar que las universidades tendrían que dar una información más completa a sus alumnos. No sólo para que puedan escoger su futuro profesional con conocimiento de causa, sino para poder luchar por la mejora de la situación de su futura profesión, de igual forma que hacen los estudiantes de medicina ante los próximos cambios en el sistema MIR.

Share
Tweet
Share
Share