La prescripción enfermera no es sólo de enfermería

La-Farmacologia-Contra-La-Leucemia.jpg

Desde hace pocas semanas y gracias al RD que modifica la Ley 29/2006 de garantías y uso racional de medicamentos y productos sanitarios, los enfermeros con cursos de formación continua por el Sistema Nacional de Salud, ya pueden prescribir medicamentos bajo la previa supervisión del médico, cuya responsabilidad última en el diagnóstico y tratamiento reside bajo su firma.

Se han llevado años de lucha por parte de los diferentes colegios y sociedades de enfermería para reconocer y valorar el trabajo que realizan, y tras la modificación del RD que pone punto y final a las competencias de cada profesión, un gran número de enfermeros se sienten defraudados, considerando que no son suficientemente valorados. Otros, en cambio, aplauden la decisión Del Ministro de Sanidad Alfonso Alonso, considerando justa su decisión y generando un debate que todavía hoy continua abierto, por el que, desde el marco legal, poco se puede hacer, pues el artículo 3 del RD del 30 de marzo/2015 lo deja bien claro:

Los enfermeros, en el ejercicio de su actividad profesional, podrán indicar y autorizar la dispensación de medicamentos sujetos a prescripción médica, mediante la correspondiente orden de dispensación.

Enfermería, una de las carreras mejor valoradas

A pesar de que en España se valora poco la carrera de enfermería por parte de las instituciones públicas, sus profesionales son unos de los más demandados de toda la Unión Europea gracias a que su formación es superior, no sólo a nivel teórico, sino, y sobre todo, a nivel práctico y el título que obtienen es el antiguo Diplomado Universitario en Enfermaría (DUE). Esto permite cubrir la gran mayoría de competencias en otros países cuya profesión de enfermería está orientada a auxiliar al médico más que a colaborar con él.

A pesar de la gran formación académica de un enfermero, sus competencias en materia farmacológica están bastante limitadas porque la enseñanza académica está orientada a cubrir las competencias de enfermería, no de medicina.

La formación médica y enfermera son diferentes

Uno de los grandes debates que ha generado polémica en las redes sociales ha sido la equiparación de los créditos de farmacología en enfermería y medicina, alegando que los enfermeros tienen la misma formación en créditos ECTS que los médicos, algo que, como profesor particular de medicina y enfermería, desmiento totalmente.

Haciendo una valoración objetiva, la ficha curricular de los créditos docentes de medicina y enfermería difiere no sólo en la profundidad del contenido, sino en la propia asignatura.

En medicina existen dos asignaturas: farmacología general y farmacología clínica. La primera se suele dar en los últimos años de la carrera. Añado además que, en medicina, en los últimos tres años de carrera se estudian las patologías por aparatos y sistemas y es en semiología donde se hacen diagnósticos y orientación al tratamiento farmacológico y no farmacológico. Esto condiciona notablemente a tener un conocimiento medianamente profundo en materia de farmacología que, poco a poco, se va desarrollando.

En enfermería existe sólo una: farmacología clínica, en la que se enseñan los principios generales de farmacología y el uso de los fármacos más comunes para las diferentes patologías asociadas.

Los cursos de formación continua orientados a enfermería para la prescripción de fármacos, profundizan notablemente en la materia, pero no en el diagnóstico ni seguimiento, ya que eso es competencia única del médico y farmacéutico, siendo éste último quien valida o no los fármacos que el médico prescribe. En base a esto, el nuevo RD expone que enfermería puede prescribir medicamentos bajo la autorización del médico.

Criterios bajo supervisión

La prescripción de medicamentos sin la supervisión de un médico, sin duda incrementaría el riesgo de errores farmacológicos , interacciones y efectos secundarios innecesarios además de un riesgo de morbi-mortalidad por errores de enfermería. De ahí, la necesaria supervisión médica para la aprobación o rechazo de medicamentos prescritos por enfermería.

Esta nueva situación que se refleja en el RD, a pesar de ser considerada ofensiva por muchas personas de la profesión enfermera, muestra, aún así, una valoración especial hacia esta profesión, pues en otros países la prescripción de enfermería no existe.

En España, los enfermeros no son auxiliares de los médicos, sino colaboradores de los mismos que ayudan en el seguimiento, orientación y tratamiento del paciente. Es la cara más visible de la sanidad y quien más está con el paciente. Sus funciones son muy importantes pero entre ellas no está la de prescribir fármacos bajo un criterio diagnóstico y farmacológico.   Cada profesional de la salud tiene su rol y su criterio dentro de sus competencias, salirse de ellas no es una conducta que beneficie a nadie, menos aún al paciente, razón por la que nuestra profesión cobra sentido.

Share
Tweet
Share
Share