“Serán los pacientes los que impulsarán el proceso de transformación digital del sistema de salud”

Inforsalud-2018.jpg

La salud y la informática están más ‘condenadas’ que nunca a entenderse. Esta relación arrancó con algunos titubeos por parte de todos los actores implicados (instituciones, profesionales, pacientes), pero hoy en día alimenta el presente y futuro del sector sanitario. Buena muestra de que el idilio se consolida lo subraya el hecho de que el Congreso Nacional de Informática de la Salud (Inforsalud) haya celebrado este mes de marzo (días 13-15) su vigésimo primera edición. Bajo el lema ‘Salud Digital: un proyecto colaborativo’, el Hotel NH Collection Eurobuilding de Madrid citó a profesionales de la Salud, tecnólogos, investigadores, gestores, industria, administraciones públicas y organizaciones sanitarias y sociales (públicas y privadas) para exponer y compartir sus demandas y necesidades. Dentro del programa destacó la ponencia firmada por DXC Technology, proveedor líder de servicios de TI: ‘Hacia la salud digital y la sanidad 3.0’, que repasó, entre otros programas y avances del sector, las bondades de la historia clínica electrónica (en concreto HCIS, aplicación desarrollada por la propia DXC). Aprovechamos este encuentro, que contó con la presencia de Elsevier como proveedor líder en contenido basado en la evidencia, para charlar con Marisa Felipe, Industry General Manager para Healthcare & Life Sciences en Europa del Sur.

-Conecta Elsevier (C.E.): Comencemos por el principio y una de las razones principales que nos ha traído a Inforsalud: ¿cómo definimos la sanidad 3.0?

-Marisa Felipe (M.F.): Es la transformación de los procesos sanitarios para pasar de estar orientados hacia dentro a estar orientados hacia el paciente. Esto implica la transformación que tienes que hacer en los sistemas de información sanitarios para que eso suceda.

– C.E.: ¿Estamos preparados –profesionales y pacientes- para este salto digital?

-M.F.: Los pacientes sí que están preparados. En cuanto a los profesionales, nos hemos dado cuenta de que el nivel de preparación varía mucho con la edad. Cuando desplegamos HCIS en un hospital la gente joven está muy contenta, muy involucrados, mientras que los profesionales más mayores les cuesta mucho más adaptarse.

– C.E.: ¿Y las instituciones, apoyan la transformación del sistema?

-M.F.: Hay dificultades, tanto en la pública como en la privada. Al final un cambio organizacional y de procesos como éste nunca es trivial. Éste está siendo el ralentizador. Serán los pacientes, exigiendo nuevos servicios, los que impulsarán el proceso de transformación digital del sistema sanitario. En esta industria, que va un poquito por detrás de las demás, el paciente ya no entiende que no pueda acceder a la información vía portal del paciente o de una institución o centro. Y éste está siendo el acelerador de todo el proceso.

Los tres grandes obstáculos con los que nos encontramos son: el tecnológico, el económico y la predisposición propia del profesional

– C.E.: A pesar de los ‘ralentizadores’, el salto digital ya está aquí. A la hora de implementarlo en un centro, sistema sanitario etc ¿cuál es el principal obstáculo que se encuentran como proveedores de servicios?

-M.F.: Hay tres grandes obstáculos: uno, el tecnológico, el centro dispone de unos sistemas base que es muy costoso migrar. Esto hace más lento el proceso de transformación porque nadie se plantea tirar lo que tiene. Los presupuestos son otro gran problema, por la inversión que supone este proceso. Y por último, la predisposición propia del profesional a estar abierto a nuevas aproximaciones de servicio. Se deben ir acompasando los cambios tecnológicos, que tienen sus propias dificultades, con los cambios en los procesos, que son los cambios reales, los digitales sólo los acompañan.

Inforsalud es ya cita de referencia para abordar, junto con profesionales de fuera del ámbito de la informática, el reto de la Salud Digital.

– C.E.: Hablemos ya de la historia clínica electrónica (HCE), que supuso otro hito en este proceso de transformación. ¿En qué ha mejorado el día a día del profesional de la Salud?

-M.F.: Cada vez más se consolida como la consola única de acceso a toda la información, incluso a los sistemas departamentales. Yo voy a algunos especialistas y su escritorio parece una discoteca, con varias pantallas abiertas. El hecho de disponer de un frontal que te permita acceder y gestionar el flujo de trabajo es una gran ayuda.

– C.E.: ¿Cuál es el grado de implantación de HCIS (la aplicación de HCE que desarrolla DXC Technology) en el Sistema Nacional de Salud?

-M.F.: Lo tenemos en Baleares, en algunos hospitales de Cataluña y los hospitales de mayor tamaño de Madrid.

– C.E.: ¿Qué valoración reciben por parte de profesionales y centros?

-M.F.: El nivel de satisfacción de los usuarios y de los propios proyectos de implantación es bueno.

– C.E.: Elsevier proveedor líder en contenido basado en la evidencia en Salud. ¿Qué plus aporta al HCE?

-M.F.: Vemos, cada vez más, hablando con los clientes, que quieren que las herramientas tengan un valor añadido en contenidos. Ellos quieren estandarizar procesos y el contenido tiene mucho valor para ellos, porque los ayuda a controlar los tratamientos o los procesos asistenciales y a optimizarlos. Vemos que es el siguiente paso de los clientes. Una vez implantadas herramientas como HCIS o XCIS, el siguiente paso es empezar a meterlas contenido y ayudar, de este modo, más a los profesionales.

Muchas veces buscamos una segunda opinión; pues bien, con HCIS y el contenido basado en la evidencia ya tienes esa segunda opinión embebida en la aplicación

– C.E.: Menciona a los ‘clientes’, pero hablemos del final de este sistema de salud, en concreto, el paciente. ¿Cómo mejora su tratamiento, control y diagnóstico?

-M.F.: Al paciente le da tranquilidad. El HCE, alimentado con contenidos basados en la evidencia, ofrece un tratamiento contrastado. Es verdad que herramientas como HCIS están muy enfocadas al profesional, pero el resultado final para el paciente es saber que está siendo tratado con una información contrastada, que no es un tratamiento que al médico que le trata se le acaba de ocurrir, sino que existe una base científica para diagnosticarle y aplicarle un determinado diagnóstico. Muchas veces buscamos una segunda opinión; pues bien, con HCIS y el contenido basado en la evidencia ya tienes esa segunda opinión embebida en la aplicación.