Regreso al hospital del futuro

Hospital-del-futuro.jpg

La nueva entrega del Cluster for Patient Empowerment ('El paciente y la práctica clínica en el hospital del futuro', 14 de junio, ImpactHub Madrid) solicitaba un esfuerzo imaginativo; uno que sirviera para dar una respuesta concreta a la pregunta: ¿Cómo será el hospital del futuro? Ángeles Barrios, directora de Marca, Comunicación y Digital de Philips Ibérica, y Juan Manuel Ramírez, director de la Unidad de Hospitales de Takeda, fueron los encargados de concretar en ideas, dibujar escenarios y marcar las guías en este instructivo y enriquecedor ejercicio de 'clarividencia' sanitaria.

Pequeños, dispersos y especializados

A Carolina Rubio, una vez más maestra de ceremonias de este encuentro pionero en debate sobre transformación digital en salud, lo primero que se le viene a la cabeza son robots: "Los veo en todos sitios: en la recepción, en las salas de espera, consultas. Incluso operando en un quirófano; donde el cirujano cada vez estará más lejos de su paciente". Otro de los componentes que ganará peso serán los datos: "Los informáticos se van a convertir en protagonistas dentro de los centros, con unidades mucho mayores; con la investigación que ganará importancia para prestar a los médicos las herramientas precisas y necesarias para ofrecer el mejor cuidado y atención al paciente". En cuanto a la pregunta que presidía la cita, Carolina Rubio los imagina "más pequeños, dispersos y especializados".

Más humanos

La irrupción de tecnologías digitales como el big data, la inteligencia artificial o el Internet de las cosas, va a revolucionar la práctica clínica del futuro y, en consecuencia, la concepción del hospital tal cual lo entendemos hoy. "Un teléfono móvil, un ordenador, el salón de nuestra casa serán el nuevo centro de salud, en el que disfrutaremos de procesos más cortos, rápidos y eficientes", dibujaba Ángeles Barrios, que, a pesar de reconocer el enorme protagonismo que tendrá la tecnología, ve una "tendencia imparable hacia la humanización".

Para dar forma a este futuro sanitario, Barrios destacaba tres áreas principales de oportunidad:

  • Personalización de la sanidad: convergencia entre la atención sanitaria y la salud del consumidor.
  • Industrialización de la sanidad: permitir a los proveedores sanitarios proporcionar una atención a menor coste con mejores resultados.
  • Atención inclusiva: acceso creciente a una atención asequible y más inclusiva.

Ángeles Barrios no tiene dudas de que la atención al paciente será otro de los aspectos que experimentará una evolución más positiva: "Disfrutaremos de una atención integral, sin fisuras, más amigable y a un menor coste. Una situación que mejorará la experiencia del paciente y la del profesional". Los actores que pretenden revolucionar el concepto hospital del presente se topan en muchos casos con centros saturados, que prestan más atención al resultado, y que ofrecen entornos fríos y poco amigables. "Esta situación aumenta el miedo y la ansiedad del paciente y el profesional, por ejemplo, al acudir a urgencias, trabajando en una UCI o al hacerse una resonancia magnética". Pero ya se están sentando las bases para diseñar hospitales y experiencias de paciente más 'friendly'. "Tenemos muchos ejemplos que ya se están aplicando con resultados excelentes: desde la monitarización sin cables para el parto respetado; biopsias de próstata guiadas por imagen que evitan que al paciente se le extraigan más tejidos de lo necesario; o aumentando el confort en el screening de mama, con diseños más ergonómicos, adaptados a distintos tamaños y sin tiempos de espera entre exposiciones".

Pero tan importante como la tecnología y la atención integral, será el ambiente que se genere en el propio centro hospitalario. Al hilo de esa “tendencia imparable hacia la humanización” que señalaba Ángeles Barrios al comienzo de su intervención, presentaba el ‘Ambient Experience’ (clic aquí para ver una demo sobre esta línea de investigación de Philips) como un abordaje holístico de la experiencia del paciente; integrando tecnología y diseño espacial. Un plus que deberán exhibir los hospitales del mañana si quieren "mejorar sus flujos de trabajo y crear un entorno más confortable y que contribuya a reducir el estrés del paciente y los profesionales" (“Imatgina”, un concepto avanzado de “humanización” en Radiología Pediátrica). Sus cuatro pilares son:

  • Confort: contribuir al bienestar del paciente
  • Contacto: maximizar la interacción entre los profesionales, los pacientes y la familia
  • Personalización: dar a los pacientes el sentimiento de control de su propia experiencia
  • Flujo de trabajo: promover la efectividad y eficiencia de los profesionales

Un paciente más crítico e informado

Las últimas tendencias sobre los hospitales del futuro nos anuncian un cambio radical. Se trata de instituciones que operarán en gran medida de forma digital a través de redes de datos, usando telemedicina y con infraestructuras físicas quizás más pequeñas y dispersas que las actuales. Y en este marco Juan Manuel Ramírez ve a un paciente “cada vez más informado y más crítico con su patología”. Desde su experiencia face to face con los hospitales, el experto de Takeda señalaba que “vivimos un momento de transformación social y del sistema sanitario que requiere un modelo de relación”. Hablamos de tener pacientes más conectados; que tengan acceso a más contenido y de mayor calidad; fomentar la cultura de prevención e incorporar el big data a esta ecuación y que dé como resultado “una mayor esperanza de vida; pero de mayor calidad”.

Para alcanzar este nivel de bienestar en el futuro, Ramírez señalaba cinco grandes retos a superar:

  • Recuperar los niveles de inversión
  • Proteger la innovación y las patentes
  • Marco legal estable
  • Decisiones basadas en la evidencia científica
  • Medir resultados en salud

En este cambio en el modo de relacionarnos, apuntaba como grandes aliados: Los excelentes científicos y sanitarios de los que disfrutamos; los nuevos descubrimientos; las innovaciones en el diagnóstico y el tratamiento y la innovación farmacológica”. El paciente jugará un papel protagonista, “con un rol más activo: del paciente experto al paciente formador”.

Para Juan Manuel Ramírez el hospital debe dejar de ser “un sitio en el que nadie quiere estar”. Para ello “la implicación de las familias y de los cuidadores en la atención sanitaria será fundamental”. En el tejado de las grandes compañías, Ramírez ponía la piedra de “no dejar de lado la faceta humana y ser capaces de poner la tecnología al servicio de una ciencia más personalizada y accesible”.

El ‘visual thinker’ Fernando Viejo-Fluiters transformó las ideas, propuestas y conclusiones nacidas de este encuentro en una pieza de arte.

Cluster for Patient Empowerment

Elsevier es colaborador del Cluster for Patient Empowerment, una iniciativa multi-actor puesta en marcha en 2016 por el ImpactHub Madrid. Este proyecto cuenta con la participación de diferentes organizaciones e instituciones interesadas en contribuir a la innovación y transformación del sistema sanitario. En esta alianza, que también cuenta con el apoyo de Philips y Takeda, Elsevier suma su experiencia y liderazgo en el debate sobre transformación digital (Diálogos Elsevier) y el conocimiento derivado del desarrollo de sus soluciones clínicas.

Citas anteriores

Cómo analizar y mejorar la experiencia del paciente

“El futuro de la psicología debe pasar por la tecnología y el empoderamiento del paciente”

Share
Tweet
Share
Share