El paciente del futuro es crónico (y su abordaje, cada vez más digital)

Blog_960x436_PacienteCronico_2.jpg

Cronicidad: término que se ha convertido en omnipresente en todo foro, congreso o reunión relacionada con la atención sanitaria, con el manejo de las patologías más prevalentes entre la población o con la transformación que debe experimentar el sistema de salud para adaptarse a los nuevos tiempos.

Y es que no hay más que hacer un repaso a las cifras y evidencias más recientes para encontrar la razón de este “protagonismo”: alrededor del 42% de la población española padece al menos un proceso crónico, porcentaje que se dispara si se tiene en cuenta el envejecimiento poblacional, alcanzando hasta el 70% de los mayores de 65 años, con una media de cuatro enfermedades crónicas por persona.

En base a esta tendencia de envejecimiento progresivo se calcula que en el año 2029 residirán en España 11,3 millones de personas mayores de 64 años, cifra que alcanzará los 15,8 millones en 2064, con el respectivo incremento porcentual en lo que respecta a la cronicidad.

Más datos: el 80% de las consultas en Atención Primaria está relacionadas con la cronicidad, al igual que el 60% de los ingresos hospitalarios y el 85% de los que se producen en el área de Medicina Interna. Por otro lado, la atención a la cronicidad supone el 75% del gasto sanitario total (siendo, por tanto, su primera causa).

Ante esta situación, que es similar en los países de nuestro entorno, la OMS ha establecido como objetivo reducir en 25% la mortalidad prematura por enfermedades crónicas en el año 2025 con el lema “25 x 25”.

Evolución constante hacia la pluripatología

A todo ello hay que unir la evolución del perfil de los enfermos crónicos a medida que aumenta la esperanza de vida, pasando de padecer solo una enfermedad cuando la esperanza de vida era más corta a situaciones como la actual, en la que confluyen varias patologías crónicas (pacientes pluripatológicos o con multimorbilidad), que van a ir aumentando en los próximos años. Este fue precisamente uno de los temas centrales que se debatieron en el XI Congreso Nacional de Atención al Paciente Crónico, celebrado el pasado mes de marzo y organizado conjuntamente por la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).

“Hemos alertado repetidamente, tanto desde medicina interna como desde medicina familiar y comunitaria, de que el actual escenario demográfico, sumado a la calidad de los hábitos de salud, nos conduce hacia una epidemia de enfermedades crónicas. Para hacer frente a esta situación, el sistema de salud debe gestionarse orientándolo a esta realidad que ya está presente”, afirmó el Dr. Salvador Tranche, presidente de la semFYC.

En este sentido, todos los actores del ámbito sanitario coinciden en la urgencia de realizar reajustes en la atención que se presta a estos pacientes, adaptando el sistema al panorama de futuro que dibujan las previsiones. Y también hay unanimidad respecto a que el contexto más adecuado para dar respuestas a las necesidades de este nuevo perfil es el de la digitalización y las herramientas que ésta ofrece.

Así, tal y como se recoge explícitamente en la “Declaración de Mérida” en la que se reflejan las conclusiones del Congreso de SEMI y semFYC, “el desarrollo de tecnologías de la información y comunicación representa una gran oportunidad para mejorar los resultados en salud de los pacientes crónicos, y debe ser una herramienta fundamental para controlar de forma precoz las reagudizaciones y evitar ingresos hospitalarios, así como para implicar al paciente en su autocuidado y en mejorar la adherencia terapéutica".

Esta conclusión está en línea con los datos presentados en la edición anterior del Congreso y que apuntaban además a que en los próximos años, los campos terapéuticos que más se pueden beneficiar de este enfoque de digitalización de la atención son la insuficiencia cardiaca, la diabetes, la obesidad, la depresión, la cardiopatía isquémica y la EPOC.

Tecnologías aliadas de la cronicidad presente… y venidera

En el XI Congreso Nacional de Atención Sanitaria al Paciente Crónico se actualizaron los contenidos referidos el papel de la eHealth en el abordaje de estos pacientes, que fue uno de temas centrales de la edición anterior, en la que se definió y se analizó el potencial presente y futuro de las principales herramientas digitales en el ámbito de la cronicidad:

-Telemedicina. Es la opción más valorada como herramienta de manejo de estos pacientes, especialmente por las posibilidades que ofrece respecto a la gestión remota de la cronicidad. “Las diferentes tecnologías aplicables a la telemedicina jugarán un papel clave para reforzar los modelos de atención a los pacientes crónicos, a medida que esta tecnología se abarate, se adapte a las necesidades reales de los pacientes y vaya desapareciendo la brecha digital existente en las personas de edad avanzada. Por ejemplo, en el campo de la diabetes, la monitorización continua de la glucosa con sistemas poco invasivos, hasta ahora limitada a casos seleccionados de diabetes tipo 1 y diabetes gestacional, será ampliamente utilizada en el futuro próximo en la diabetes tipo 2 y contribuirá a mejorar el control glucémico”, comentó el Dr. Ricardo Gómez, vicepresidente primero de la SEMI.

En la misma línea, el Dr. Domingo Orozco, coordinador científico del comité técnico de la Estrategia de Abordaje de la Cronicidad del Ministerio de Sanidad, declaró que “la continuidad asistencial que ofrece la telemedicina permite aumentar el autocuidado y la adherencia, al tiempo que reduce las descompensaciones, los ingresos hospitalarios y las complicaciones en los pacientes crónicos, y cada vez hay una mayor evidencia al respecto”.

-Apps. En poco tiempo se han posicionado como herramienta paradigmática del “bienestar conectado” y algunos las consideran como una nueva categoría de autocuidado.  Según comentó Inmaculada Plaza, investigadora del Departamento de Ingeniería Electrónica y Comunicaciones de la Escuela Universitaria Politécnica de Teruel, el principal grupo de los usuarios destinatarios de las apps de la eHealth (el 56%) son los pacientes con problemas crónicos. El uso de estas apps está además directamente vinculado al de los wereables y alertas. En este sentido, ya hay en marcha modelos que permiten, mediante pulseras wereables, monitorizar en tiempo real constantes como la presión arterial, al saturación de oxígeno, la frecuencia cardiaca o el registro electrocardiográfico de estos pacientes.

-Redes Sociales. Los expertos cada vez son más conscientes de las posibilidades que ofrecen estas plataformas para la gestión de la cronicidad: “Es previsible que puedan ayudar a estos pacientes en diferentes aspectos: llevar un mejor control de sus tratamientos, seguir las recomendaciones de los profesionales, conseguir mayor adherencia y un seguimiento personalizado de su enfermedad, conectarse con sus familiares y amigos, compartir experiencias con otros pacientes, etc.”, explicó José García Moros, catedrático de Ingeniería Telemática en la Universidad de Zaragoza, quien planteó la posibilidad de utilizar estas redes como plataformas que permitan integrar de forma transparente, segura y estandarizada la información relacionada con el seguimiento de estos pacientes, “con un diseño basado en pequeñas funciones sobre la red social o plataforma de mensajería que permitan agilizar tareas como toma de datos, recordatorios y alarmas a través del uso de asistentes virtuales o bots y de cuidadores informales o familiares, liberando el trabajo del profesional médico”.

-Big Data e Inteligencia Artificial (IA). El empleo de ambas tecnologías ha generado herramientas que permiten gestionar millones de datos para obtener sistemas predictivos de alta especificidad, que pueden apoyar la toma de decisión médica. Además, y en el caso concreto de la IA, se perfila como una de las estrategias más eficaces para conseguir algunos de los objetivos que se buscan en el manejo de la cronicidad: el “paciente experto” (empoderado y gestor de su enfermedad), un mejor seguimiento y un abordaje cada vez más tendente a la individualización.

Share
Tweet
Share
Share