La cuota de mujeres en el ámbito de la investigación crece y sus trabajos son tan valorados como los de los hombres

laboratory-2821207_960_720.jpg

Un estudio publicado por Elsevier proporciona un análisis de referencia sobre el género en el ámbito de la investigación

La cuota de mujeres investigadoras en los períodos 1996-2000 y 2011-2015 aumentó 4% y 11% respectivamente en doce países y sus artículos son tan citados y descargados como los del género opuesto. Dado que las mujeres publican de media menos artículos que los hombres, el dato resulta especialmente relevante y muestra un equilibrio en el impacto del género en la investigación. Estas son algunas de las principales conclusiones del estudio global que publica hoy Elsevier, la empresa de análisis de información especializada en ciencia y salud.

Basado en fuentes de datos de alta calidad, experiencia analítica, y una metodología de desambiguación de género única, el informe ‘Gender in the Global Research Landscape’ (‘El género en el ámbito global de la investigación’) mide el rendimiento de la investigación y la representación por géneros durante más de 20 años, en 12 países y en 27 disciplinas.

“Existe un progreso en términos del incremento de la participación de las mujeres en la investigación, aunque gradualmente y de manera desigual. Esto es señal de que los esfuerzos para alentar a las mujeres a participar en la investigación en los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y matemáticas (STEM) está ganando terreno”, afirmó el Dr. Holly Falk-Krzesinski, Vicepresidente de Relaciones estratégicas y relaciones académicas globales de Elsevier.

De los doce países analizados entre 1996 y 2000, sólo Portugal contaba con una tasa de investigadoras superior al 40%. En el período 2011-2015, Australia, Brasil, Canadá, Dinamarca, La Unión Europea, Francia, Portugal, Reino Unido y Estados Unidos ya habían superado ese porcentaje. Chile, México y Japón son los únicos tres países analizados que no alcanzan el 40%.

Las tendencias generales observadas en los países y regiones estudiados determinan que las mujeres:

  • Se desplazan menos. Según el estudio, ellas son menos propensas que los hombres a colaborar internacionalmente en proyectos de investigación;
  • Están más presentes en los campos de las Ciencias Naturales y de la Salud. En las ciencias físicas predomina el número de hombres.
  • Realizan menos colaboraciones de investigación en los sectores académico y empresarial.

Resultados específicos por países y regiones para el período 2011-2015:

  • Australia: la proporción de investigadoras era de 44%; 33% más que entre 1996 y 2000;
  • En Brasil, la cuota de mujeres entre los investigadores fue del 49%; lo que supuso un incremento de 38% respecto al intervalo 1996-2000;
  • Canadá: el 37% de las investigaciones académicas firmadas por mujeres resultaron de una colaboración internacional. El 45% habían sido firmadas por hombres;
  • En la Unión Europea, las mujeres colaboraron en artículos del sector académico y corporativo en un porcentaje ligeramente inferior al de los hombres (3% y 4% respectivamente);
  • Japón: durante este período, la quinta parte de los investigadores eran mujeres. Cada una de ellas publicó más artículos que la media de hombres.
  • Reino Unido: el 43% de la investigación académica resultante de una colaboración internacional fue encabezada por mujeres. Los hombres firmaron el 49% de este tipo de artículos.
  • EE. UU.: las investigaciones realizadas por mujeres tendían a ser descargadas y citadas en un porcentaje ligeramente superior a las de los hombres.

Según Falk-Krzesinski, “Muchos de los debates sobre disparidad de género provienen de la experiencia y la especulación. Aunque es un buen punto de arranque, hay una brecha de conocimiento que hace complicado avanzar hacia principios útiles. Con este informe, aportamos una percepción empírica a esos debates. Ahora, líderes de la investigación, organizaciones de financiación científica, Gobiernos y responsables políticos que trabajan en sectores críticos para la industria STEM pueden utilizar -y basarse- en estos datos”.

El informe se basa en los datos que Elsevier ha recopilado a través de SciVal y Scopus junto con datos en las redes sociales, onomástica aplicada, y Wikipedia. Los análisis fueron completados con aportaciones de organizaciones e individuos de todo el mundo, incluida la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Supone una actualización del primer documento publicado en 2015 por Elsevier, ‘Mapping Gender in the German Research Arena’ y refleja una de las iniciativas de género mediante la que Elsevier apoya el Quinto Objetivo de Desarrollo de la ONU (‘Lograr la igualdad de género y la autonomía de las mujeres y las niñas’), así como la ‘Declaración de principios y acciones por la igualdad y el estatus de las mujeres en la Investigación’ del Consejo Mundial de Investigación.

Para revisar el informe completo, visite el pagina web de Elsevier.

Share
Tweet
Share
Share