Entrevista con Margarita Alfonsel, secretaria general de FENIN

MargaritaAlfonsel_20141-1.jpg

El próximo domingo. 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer y en Conecta Elsevier queríamos contar con el testimonio de una mujer de peso y responsabilidad en el sector sanitario, como es Margarita Alfonsel, secretaria general de FENIN, la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria. En esta entrevista nos cuenta por qué se decantó por el mundo de la Ciencia y el papel de la mujer en el sector de la Salud, entre otros temas. ¡Os animamos a leerla!

– ¿Por qué se decantó por una carrera de Ciencias de la Salud?

Porque consideraba muy seriamente que mi vida profesional se orientaría al mundo investigador y dentro de este ámbito, las Ciencias de la Salud tenían un especial atractivo por su connotación social, y por el interés por investigar en un campo que tuviera una aplicación práctica en la mejora de la salud y la calidad de vida de las personas.

La realidad de mi trayectoria profesional es otra, ya que después de mi experiencia en un centro de investigación me decanté por la Industria y aquí es donde he desarrollado mi potencial, en un sector altamente dinámico e innovador, el sector de Tecnología Sanitaria y en concreto, en esta organización empresarial, FENIN, donde he asumido distintos cargos de responsabilidad y donde he podido unir ese afán por el conocimiento científico y técnico con la gestión.  En esta responsabilidad he encontrado un espacio para el diseño de estrategias y la definición de políticas, que es lo que en definitiva te permite cambiar las cosas.

Todo ello sin distanciarme de la realidad y dificultad del trabajo diario manteniendo siempre los “pies en el suelo.”

– ¿Qué es lo que más le atrae del mundo científico en el campo sanitario?

El mundo científico tiene que estar en sintonía con el mundo real donde se identifican áreas de investigación orientadas a resolver problemas hasta hoy sin respuesta. Este debe ser el reto, una comunicación fluida y una visión compartida entre el mundo científico, investigador, con la industria innovadora y el profesional que cada día ha de poner su conocimiento y experiencia al servicio del ciudadano/paciente.

Cuando empecé el mayor atractivo estaba en la capacidad de trasladar los resultados de la investigación, a dar respuesta en la práctica a las verdaderas necesidades. Este entorno es el que realmente es apasionante para mí: dirigir la investigación hacia las necesidades de una población con mayores posibilidades de cuidar su salud y resolver su enfermedad.

– Desde su punto de vista, ¿cómo ha revolucionado la tecnología la salud?

El sector de la tecnología sanitaria ha sido decisivo en nuestro sistema sanitario. La tecnología ha revolucionado la sanidad a través de su capacidad para desarrollar líneas de trabajo que responden a necesidades reales, en este caso, de los profesionales sanitarios que en el ejercicio de su actividad clínica y asistencial detectan áreas de mejora para la prevención, diagnóstico y tratamiento de determinadas patologías y son la fuente de inspiración para nuevos desarrollos tecnológicos.

De hecho, las especialidades médicas que más han evolucionado son aquellas donde ha existido mayor desarrollo tecnológico.

Las tecnologías están abriendo las puertas a una medicina altamente personalizada que está transformado enormemente la práctica clínica y facilitan la selección del  tratamiento más adecuado para los pacientes y  más coste-efectivas.

– ¿Hacia dónde evoluciona este sector?

En los últimos 30 años se ha desarrollado el sector de forma espectacular y hemos asistido a importantes avances tecnológicos en grandes áreas de la medicina como el diagnóstico por imagen, la cirugía robótica, la cirugía de mínima invasión, los implantes y, más recientemente, en la telemedicina y monitorización remota.

Asimismo, el desarrollo de las  TIC´s está transformando el sistema sanitario. España es uno de los pioneros de la sanidad digital en Europa, con la implantación de la receta electrónica y la historia clínica digital en el sistema nacional de salud.  La utilización de las TIC´s es imprescindible para afrontar los retos sanitarios como son la seguridad y gestión ágil de la asistencia, mejora de los procesos, transversalidad del proceso clínico, orientación real al paciente por encima de condicionantes organizativos, abordaje adecuado de las enfermedades crónicas, prevención y promoción eficaz de la salud, corresponsabilidad del paciente en su salud y sostenibilidad del sistema sanitario.

– Ocupa un puesto de relevancia en un sector en el que, como en la mayoría, muchos puestos están ocupados por hombres, ¿cuál es su experiencia en este sentido?

Mi experiencia es una gota de agua en el océano. A lo largo de mi trayectoria profesional he observado que todavía existen determinados sectores en los que es más difícil el acceso de la mujer y precisamente uno de ellos es el ámbito sanitario, pero en este entorno el porcentaje de mujeres más significativo está en mandos intermedios. El número de mujeres directivas está creciendo, pero todavía nos queda mucho camino por recorrer para impulsar ese ascenso de la mujer. Es cierto que son necesarias más políticas de conciliación familiar y laboral, una cultura organizacional menos orientada a los hombres y algo que puede parecer demagógico, pero es cierto: la mujer directiva debe mostrar valores como ambición y autoridad que al hombre se le da por hecho, sin olvidar que todavía la mujer es la que en una pareja, al menos durante unos años de su vida profesional que coincide con la maternidad y el cuidado de hijos pequeños, es la que cede el paso.

Mi experiencia personal es que la mujer aporta al mundo empresarial algunas cualidades como la practicidad, la ausencia de protagonismo personal en muchos casos, el trabajo en equipo, la capacidad de convencimiento, la sensibilidad, la creatividad, la constancia, la importancia de lo grande y de lo pequeño, etc. Pero mi percepción me dice que lo más enriquecedor es trabajar con mujeres y hombres porque se complementan las visiones con las cualidades que aportan ambos sexos.

– ¿Y cómo ha visto evolucionar el papel de la mujer en este sector desde sus comienzos?

La mujer líder debe tener una buena formación académica y complementaria, debe ser buena comunicadora que aporte al equipo confianza, motivación, ilusión, profesionalidad, credibilidad, saber estructurar el trabajo y ser una buena estratega.

En mi caso y a lo largo de más de 25 años en el sector de la tecnología sanitaria es una realidad que el varón ocupa en mayor número posiciones de liderazgo pero trabaja muy en sintonía con esos mandos intermedios femeninos que serán la alternativa en un futuro a medio plazo.

Personalmente, siempre he estado rodeada de un mayor número de hombres que de mujeres, he trabajado muy a gusto y he sido considerada y respetada, pero por casualidades de la vida mi equipo de trabajo interno tiene un porcentaje mayor de mujeres que de hombres, esto seguro puede tener una explicación, pero no es predilección personal hacia la mujer, me siento igual de cómoda, es probable que el que no se sienta tan cómodo sea el hombre…

El sector ha evolucionado hacia un mayor protagonismo de la mujer en cargos directivos pero desde luego tenemos que vencer algunas resistencias ya que el porcentaje de mujeres en puestos de alta dirección es poco frecuente, pero es una realidad que el número de mujeres que sale de las Universidades es mayor en un alto porcentaje de titulaciones y, sobre todo, los mejores expedientes son de mujeres, por tanto es cuestión de tiempo. Con una aproximación muy primaria en el sector de la tecnología sanitaria, hoy la máxima responsabilidad en empresas del sector en el caso de la mujer no llega al 10%. Es un dato bastante indicativo.

Share
Tweet
Share
Share