'Divinum opus sedare dolorem est'. Día Mundial de los Cuidados Paliativos

Cuidados-paliativos-2018.jpg

Divinum opus sedare dolorem est: Sedar el dolor es cosa de dioses. Este aforismo hipocrático resume perfectamente la labor principal del médico: quitar el dolor. Ya que la mayoría de los pacientes acuden por la aparición de una dolencia que imposibilita llevar su vida normal.

Si bien, generalmente el dolor cede con cierta facilidad en la mayoría de las enfermedades, existen patologías crónicas que van a requerir un tratamiento crónico y de mayor intensidad, ya sea éste debido al cáncer, la insuficiencia orgánica y/o enfermedades crónicas terminales.

Para este fin en el que la enfermedad base ya no va a remitir, el objetivo es que tengan una vida digna y sin dolor. Las estrategias a emplear se conocen como cuidados paliativos, cuyo origen etimológico viene del latín pallium, el cual significa manto o cubierta, que nos da el indicio de cobijar al paciente, es decir, hacerlo sentir confortable.

La OMS define los cuidados paliativos como "aquellos cuidados activos y totales que se brindan a los pacientes con enfermedad que no responde al tratamiento curativo, su objetivo es la de proporcionar calidad de vida, evitando el sufrimiento en el paciente y su familia".

Cicely Mary Saunders, la pionera

Una de las pioneras en esta área de la Medicina fue Cicely Mary Saunders, una enfermera británica, que destacó en este área al darse cuenta que en el hospicio en el que trabajaba, los pacientes con dolor crónico utilizaban opiáceos en promedio cada cuatro horas. Por lo que comienza a escucharlos y a tomar nota de sus necesidades, para poco después aplicar esto a los demás pacientes con dolor severo. Este método se fue aplicando en el Hospital St. Lukes´s, alrededor de 1972 y poco a poco se fue haciendo más popular estos cuidados.

Sin embargo, parece que el progreso de la Medicina no ha dado frutos en la rama de los cuidados paliativos puesto que, a pesar de la aparición de analgésicos más efectivos, no son utilizados debido al desconocimiento o al miedo de generar alguna adicción.

Acceso limitado

Se estima que solo el 14% de los pacientes recibe los cuidados paliativos, dejando así al 86% con dolor perenne y severo disminuyendo su calidad de vida para finalmente morir con sufrimiento. Datos de la OMS estiman que anualmente 40 millones de personas necesitan cuidados paliativos, y que el 78% de ellas viven en países de ingreso bajo e ingreso mediano.

Este acceso insuficiente a los cuidados paliativos se debe en gran parte a la poca capacitación de los médicos en la administración de opiáceos y en general en los cuidados paliativos. Actualmente existen clínicas del dolor con médicos especializados en anestesiología, sin embargo siguen siendo insuficientes debido al costo de los medicamentos y de la consulta.

Aprovechando el Día Mundial de los Cuidados Paliativos (13 de octubre), es conveniente recordar que, como médicos debemos mantenernos actualizados y bien capacitados para mejorar la calidad de vida de los pacientes con dolor crónico, citando a Hipócrates: “El paciente debe combatir la enfermedad junto con el médico”.

Referencias
Gabriela Adriana Montes de Oca Lomeli, HISTORIA DE LOS CUIDADOS PALIATIVOS, Revista Digital Universitaria 10 de abril 2006 * Volumen 7 Número 4 * ISSN: 1067-6079.
Cristina González, José Méndez, Juan I. Romero, Juan Bustamante, Rafael Castro, Miguel Jiménez., Palliative care in Mexico  Rev Med Hosp Gen Méx, Vol. 75, Núm. 3, 2012.
http://www.who.int/features/factfiles/palliative-care/es/
Share
Tweet
Share
Share