Demencia vascular: la segunda causa de demencia a nivel mundial, tras el alzhéimer

Demencia-vascular.jpg
Descarga ya tu Manual de supervivencia del estudiante de Medicina

A propósito del Día Mundial del Alzheimer (21 de septiembre), resulta necesario hablar acerca de la demencia vascular,  otro tipo de demencia que representa la segunda causa de deterioro cognitivo en adultos después de la enfermedad de Alzheimer. Desafortunadamente este tipo de demencia no es tan conocida. En los últimos años se ha visto un fenómeno denominado “alzheimerización”, que hace referencia a la homogeneización en el diagnóstico de deterioro cognitivo, señalando a toda demencia como alzhéimer.

Algunos de los criterios para decir que se trata de una demencia vascular son: infartos de amplio territorio arterial cerebral, lesiones de tamaño pequeño y/o mediano volumen pero ubicadas en áreas crucialmente funcionales, infartos lacunares, esclerosis,  lesiones en hipocampo, en sustancia blanca o daño isquémico incompleto.

Otros padecimientos favorecen la aparición de la demencia vascular destacando la hipertensión arterial, el colesterol alto y el tabaquismo, debido al  daño que ocasionan en el endotelio vascular reduciendo la circulación e impidiendo que el cerebro reciba el aporte de oxígeno y de nutrientes vitales.

La demencia vascular se subdivide a su vez en:

  • Demencia multi-infarto (demencia cortical vascular).
  • Demencia de pequeños vasos (demencia  subcortical vascular).
  • Demencia de infartos estratégicos. Es decir en áreas cruciales como el tálamo.
  • Demencia  debido a hipoperfusión.
  • Demencia secundaria a hemorragia.
  • Demencia  vascular hereditaria (CADASIL)
  • Enfermedad de Alzheimer con enfermedad cardiovascular.

Factores de riesgo

Un meta-análisis demostró que el trastorno depresivo tiene un rol importante en este padecimiento, siendo un factor de riesgo elevado para desarrollar demencia vascular, ya que han sido evidenciadas ciertas alteraciones vasculares y anatomo-patológicas en el cerebro mediante estudios de imagen.

En cuanto al diagnóstico, es complejo, esto debido a la carencia de una prueba específica o Gold estándar que confirme el diagnóstico de demencia vascular, por lo que es necesario integrar bien la historia clínica, los antecedentes de accidentes cerebrovasculares o de trastornos del corazón, así como de la salud de los vasos sanguíneos.

Se usan los estudios de imagen del cerebro, por ser los más acertados al integrar los criterios previamente mencionados, y así demostrar la presencia del suficiente daño  cerebrovascular, dependiendo de la magnitud de la lesión, la extensión o la localización de las lesiones cerebrales.

Demencia vascular

El estudio de imágenes del cerebro nos proporciona información suficiente para centrarse en las causas más probables de los síntomas y  así poder descartar otras patologías.

Los estudios más usados para diagnosticar la demencia vascular son: la exploración por tomografía computarizada (TC), la resonancia magnética (RM) y la ecografía carotídea, esta última para conocer la irrigación hacia el encéfalo.

La demencia vascular no puede revertirse, por lo que es de suma importancia minimizar los factores de riesgo manteniendo una presión arterial saludable, el colesterol bajo, una glicemia normal, dejar de fumar y hacer ejercicio regularmente.

En conclusión, tenemos que conocer los diferentes tipos de demencia o de lo contrario caeremos en el fenómeno de la ya mencionada “alzheimerización”, y por ende en un infructuoso tratamiento, debido a que el uso de Inhibidores de la colinesterasa y la memantina, no han demostrado mejoría en la demencia vascular.

En cuanto a investigación se refiere, queda mucho por hacer y las oportunidades en este campo son grandes, ya que no se han desarrollado biomarcadores para diagnosticar la demencia vascular. De igual forma es imperante la búsqueda de tratamientos efectivos y no solo contra los efectos secundarios como el insomnio y la ansiedad.

Referencias
John T O’Brien, Alan Thomas Vascular dementia Lancet 2015; 386: 1698–706 Vol 386 October 24, 2015

K.A. Jellinger. Avances en la fisiopatología de la demencia vascular, Institute of Clinical Neurobiology. Viena. Austria. Rev Esp Geriatr Gerontol 2004;39(1):41-9
Share
Tweet
Share
Share