Virus Zika: mapa de situación y abordaje. Todo lo que los enfermeros deben saber

Enfermeros-Zika.jpg

La Organización Mundial de la Salud (OMS) a finales de 2015 declaraba el brote de virus del Zika y sus complicaciones asociadas en América, el Caribe y el Pacífico como una Emergencia de Salud Pública de Ámbito Internacional. Si bien ese estado de emergencia ya ha pasado, miles de casos nuevos siguen apareciendo. Entre 2015 y 2017 en toda la región de las Américas los casos reportados de microcefalia y otras malformaciones congénitas asociadas superan los 2.700, y estos niños precisarán cuidados especializados toda la vida. La revista Nursing publica un completísimo mapa de situación y abordaje frente a un virus del que no existe certeza aún sobre el comportamiento que tendrá en los próximos años.

Uganda lo vio nacer

El virus del Zika fue identificado por primera vez en Uganda en 1947 en monos Rhesus y en 1952, en humanos. Este virus es un virus RNA de una cepa de la familia de los virus Flaviviridae. Los virus Flaviviridae se encuentran en vectores tales como mosquitos y pueden transmitirse a los humanos.

El rápido aumento y la ampliación del área de diseminación de enfermedades transmitidas por vectores se atribuye a diferentes factores. Los viajes y el comercio internacional contribuyen a la diseminación de la enfermedad. Los viajeros infectados con una enfermedad transmitida por un mosquito pueden volver a sus países de origen e infectar a otras personas. Además, los vectores como los mosquitos son capaces de sobrevivir en condiciones paupérrimas.

Los viajes y el comercio internacional contribuyen a la diseminación de la enfermedad. Los viajeros infectados con una enfermedad transmitida por un mosquito pueden volver a sus países de origen e infectar a otras personas.

Transmitido por mosquitos

El virus del Zika suele transmitirse por la picadura de un mosquito. Generalmente provoca una enfermedad menor; sin embargo, varios de los países con brote activo de virus del Zika notificaron un incremento significativo de trastornos neurológicos, tales como microcefalias y síndrome de Guillain-Barré.

Una vez el mosquito ha sido infectado por el virus del Zika, este se reproduce en el intestino del mosquito, lo que hace posible el contagio del virus a través de una picadura. El virus del Zika se transmite a los humanos esencialmente a través de picaduras de mosquitos Aedes infectados, que viven en todos los estados miembros de América excepto en Canadá y Chile continental.

Pruebas diagnósticas frente a un virus ‘indetectable’

Existen múltiples obstáculos al diagnóstico preciso y rápido de la infección por virus del Zika. Puesto que muchos de los pacientes infectados están asintomáticos, las recomendaciones sobre la indicación de pruebas están en desarrollo. A los pacientes con manifestaciones sugerentes de infección por virus del Zika que han viajado en las dos últimas semanas o viven en los países con virus del Zika circulante se les deben practicar pruebas diagnósticas para descartar el contagio.

Las pruebas diagnósticas para el virus del Zika no pueden detectar, de forma irrefutable, la presencia o ausencia del virus ni en la fase aguda ni en la convalecencia de la enfermedad.

Manifestaciones clínicas y tratamiento

El periodo de incubación del virus del Zika es desconocido, pero se estima que dura entre unos días y 2 semanas. Un 80% de los infectados se mantendrán asintomáticos. Los pacientes sintomáticos habitualmente presentan manifestaciones moderadas que incluyen fiebre de bajo grado, eritema maculopapular, conjuntivitis, mialgia, artralgia, fatiga y dolor de cabeza. Los síntomas suelen durar de 2 a 7 días. La presencia de signos y síntomas graves es poco frecuente y la mortalidad es baja. No existe una medicación antivírica o un tratamiento específico para la infección. Los cuidados de soporte incluyen el control de síntomas con líquidos, antipiréticos y analgésicos. Evite el uso de aspirina y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos hasta que se descarte una infección por virus del dengue, para prevenir complicaciones hemorrágicas.

Complicaciones

La microcefalia, el aborto, la mortalidad infantil y el síndrome de Guillain-Barré se han relacionado con la infección por virus del Zika; sin embargo, no existen de momento evidencias concluyentes que apoyen esta asociación.

Muchos pacientes se recuperan, pero algunos sufren discapacidades crónicas. La mortalidad se sitúa alrededor del 5%. Muchos pacientes presentan antecedentes de una infección desencadenante de la respuesta inmune.

Prevención

La OMS ha recomendado evitar los viajes y restringir el comercio en los países afectados por el virus del Zika. Los CDC alertan a los viajeros a estas zonas, con avisos que incluyen:

  1. Sea consciente de la situación del país.
  2. Protéjase de las picaduras de mosquitos.
  3. Use preservativos para reducir el riesgo de transmisión sexual.
  4. Siga las recomendaciones de pruebas diagnósticas después de viajar a alguna de las zonas afectadas.

Los CDC aún no han recomendado una prohibición de viajes a los países afectados; sin embargo, advierten que los grupos de riesgo, como las embarazadas, deben considerar retrasar su viaje a los países con virus del Zika circulante.

Consideraciones enfermeras

Los CDC han publicado una serie de recomendaciones detalladas para el cribado y el abordaje de los pacientes que pueden haber estado expuestos al virus del Zika. Estas recomendaciones se actualizan a medida que se genera nueva evidencia de cada uno de los brotes, y tienen un impacto directo en el cribado y el abordaje de los pacientes afectados. Las recomendaciones incluyen la prevención del contagio por vía sexual, el cuidado de la mujer embarazada y en edad reproductiva con posible exposición al virus del Zika y el cuidado de lactantes y niños con sospecha de infección por virus del Zika.

Un temor emergente

Queda mucho por saber sobre el virus del Zika, la última enfermedad infecciosa emergente transmitida por vectores. Los cuidados basados en la evidencia requieren la máxima atención a medida que se vaya disponiendo de más información. Las enfermeras son grandes defensoras de los derechos de los pacientes, por lo que tienen que mantenerse al día de los rápidamente cambiantes requerimientos de cuidados que se generan alrededor de la infección por virus del Zika, con el fin de proporcionar los mejores cuidados y la mejor educación posible.

Accede al artículo completo aquí

Si quiere que su artículo sobre enfermería esté disponible y que lo cite y lo utilice el público más amplio posible envíe su manuscrito a Elsevier. Cada año, aceptamos y publicamos más de 250.000 artículos de revistas. Publicar en una revista de Elsevier comienza con la elección del título adecuadao para su manuscrito. Acceda a más información para publicar sus artículos con Elsevier.

Share
Tweet
Share
Share