La vida en Elsevier:
Justin Mytton

ubicaciónRío de Janeiro, Brasil

“Lo que hacemos en cuanto a las personas que realizan la investigación marca una verdadera diferencia en la vida de muchas personas."

Justin Mytton

¿Cuál es tu papel a la hora de ayudar a la empresa a cumplir sus objetivos?

Soy ejecutivo de cuentas en Latinoamérica. Gestiono el 95 % de las cuentas académicas en Brasil, además de las de otros dos países, Bolivia y Paraguay, donde gestiono todas las cuentas: académicas, gubernamentales y corporativas.

¿De qué logro profesional de tu época en Elsevier te sientes especialmente orgulloso?

Vengo de un sector completamente diferente, vengo del mundo de la tecnología de la información. Estaba trabajando con grandes cuentas en el ámbito de las ventas, pero tuve que hacer un cambio completo para trabajar con un conjunto de productos totalmente nuevo y un sector completamente diferente. Pude salir ahí fuera y visitar tantas universidades diferentes por todo Brasil y comprender y realmente solidarizarme con los problemas a los que se enfrentan. Al mismo tiempo, identificamos soluciones que tenemos dentro de la empresa que podrían marcar realmente la diferencia. Ha sido un cambio muy satisfactorio y me hace sentir muy bien el hecho de haber podido adaptarme muy rápido y sentir que el mensaje no es un mensaje forzado. Es un mensaje que sientes que tiene valor. No eres solo un vendedor. Estás mostrando a tus clientes una forma de solucionar los problemas que tienen.

¿Cómo crees que trabajar en Elsevier te ayuda a marcar una diferencia en el mundo?

Lo que hacemos en cuanto a las personas que realizan la investigación marca una verdadera diferencia en la vida de muchas personas. Nos bombardean con tal cantidad de malas noticias que tiendes a pensar que se acerca el fin del mundo. Sin embargo, cuando entré en el mundo de la investigación, descubrí toda esta increíble investigación que se está haciendo a diario por todo el planeta. No es solo en EE. UU. o el Reino Unido. Busqué, por curiosidad, la investigación que se estaba llevando a cabo en Zimbabue. Zimbabue es un país pequeño, pobre y sometido a una dictadura desde hace 36 años que ni siquiera tiene su propia moneda y, sin embargo, hay miles de artículos de investigación publicados. Las personas, pese a sus propias limitaciones, siguen trabajando y llegan a increíbles conclusiones sobre pequeñas partes de la vida que afectan a mucha gente. Eso me dio mucha esperanza a nivel personal, y para nosotros, como seres humanos. Creo que la mayoría de las personas no ve eso porque nos limitamos a sentarnos delante de la televisión y a ver todo lo malo que está sucediendo en el mundo. Pero detrás de las cámaras, existe todo este increíble trabajo científico que está dando soluciones a problemas imposibles a diario.

¿Cómo te ha ayudado trabajar en Elsevier a lograr una conciliación entre la vida laboral y familiar positiva?

La conciliación entre la vida laboral y familiar es buena. Creo que cada región lo trata de una forma ligeramente diferente. Nosotros estamos en una región grande, así que acabamos viajando mucho para ver a nuestros clientes, que a menudo se encuentran a distancias de tres o cuatro horas de vuelo. Se requiere bastante planificación para organizar todos estos viajes y eso ejerce cierta presión en la vida familiar, pero, a su vez, nuestro director siempre se asegura de que esa presión solo exista durante las horas en las que se supone que estamos trabajando. Creo que eso permite combinar bien la vida laboral y personal.

¿Hay alguna cosa que te sorprendiera especialmente de la empresa cuando empezaste a trabajar aquí?

No sabía mucho sobre este sector cuando llegué a Elsevier, pero sí que leí mucho al respecto y, sobre todo, acerca de los problemas de la industria. Me sorprendió mucho la cantidad de trabajo que se estaba haciendo para transformar Elsevier. Basándome en lo que había visto antes, desde fuera, parecía una empresa muy grande y estática, pero desde dentro, descubrí que se estaba haciendo mucho trabajo para cambiar las cosas, para adaptarnos mejor a lo que sucederá en el futuro, para intentar predecir qué dirección tomará el mercado, cuáles son las grandes decisiones que es necesario tomar y cómo seguir avanzando. No es una gran multinacional que espera sin hacer nada a que las cosas dejen de funcionar; hay muchas personas trabajando muy duro para hacernos avanzar. Fue una agradable sorpresa.

Más empleados

Fotografía de Wael Mansour

Wael Mansour

ubicaciónDubái, Emiratos Árabes Unidos

Foto de Yoshiko Kakita

Yoshiko Kakita

ubicaciónTokio

Fotografía de Edith H. Aguilera

Edith H. Aguilera

ubicaciónCiudad de México, México