EPOC: factores de riesgo y alteraciones anatomopatológicas

Infografia_Enfermedad-Pulmonar-1.jpg

Obra también disponible en ClinicalKey Student, la plataforma de formación interactiva para profesores y estudiantes de Medicina. Saber más: https://bit.ly/CKS_Medicina

El Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) se celebra el tercer miércoles de noviembre, que en este año corresponde a este día 18. Es una fecha promovida por la OMS y la Iniciativa Mundial contra la EPOC. La OMS estima que la EPOC será la tercera o cuarta causa de mortalidad en el mundo en 2020, y que pasará de ser la 13.ª causa de incapacidad sociolaboral en el mundo en 2004 a la 5.ª en 2030. Conocer los factores de riesgo nos ayuda a prevenir; reconocer a simple vista las alteraciones anatomopatológicas, a diagnosticar y localizar. Volvemos a apoyarnos en la nueva edición de Farreras-Rozman. Medicina Interna, para cubrir estas dos necesidades en todo profesional sanitario a través de esta infografía.

Concepto

Comencemos por el principio: al hablar de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) debemos saber que lo hacemos de una patología heterogénea, compleja y dinámica. Tal y como indican los doctores A. Agustí García-Navarro y R. Rodríguez-Roisin, "es heterogénea porque está constituida por alteraciones que pueden afectar a las vías aéreas (bronquitis, bronquiolitis, bronquiectasias), los alvéolos (enfisema) y/o la circulación pulmonar (disfunción endotelial, hipertensión pulmonar) y que, además, con frecuencia se asocia a alteraciones extrapulmonares (multimorbilidad), incluyendo enfermedades cardiovasculares (enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca, arritmias), metabólicas (diabetes), osteomusculares (osteoporosis, disfunción muscular esquelética, caquexia), neurológicas (ansiedad, depresión) y oncológicas (cáncer de pulmón). No todas estas alteraciones están presentes en todos los pacientes con EPOC en cualquier momento de su evolución. Es compleja porque la relación entre estas alteraciones no es lineal, por lo que no se puede predecir una a partir de otra. Finalmente, es dinámica  porque todos estos elementos pueden cambiar a lo largo del tiempo, como resultado de la evolución natural de la enfermedad o de su tratamiento".

"Por todo ello, hoy en día la EPOC debe entenderse como un  síndrome  y no como una enfermedad única", puntualizan los doctores García-Navarro y Rodríguez-Roisin. Este síndrome es prevenible y tratable, puede afectar a ambos sexos, como todo síndrome reconoce orígenes diversos (no sólo el hábito tabáquico) y se caracteriza por síntomas respiratorios crónicos (disnea, tos y/o expectoración) debidos a la presencia de alteraciones estructurales de las vías aéreas (bronquitis, bronquiolitis, bronquiectasias) y/o alvéolos (enfi sema) que causan limitación al fl ujo aéreo de gravedad variable, en general poco reversible y a menudo progresiva. La circulación pulmonar también puede verse afecta en este síndrome y, con frecuencia la EPOC se asocia a diversas enfermedades extrapulmonares (multimorbilidad), incluyendo enfermedades cardiovasculares, osteomusculares, neurológicas y/o oncológicas.

Diagnóstico  

El diagnóstico de EPOC debe sospecharse en cualquier individuo que presente disnea, tos y/o expectoración, particularmente si es fumador o ha estado expuesto a alguno de los otros factores de riesgo (ver infografía). Esta sospecha diagnóstica clínica precisa, obligatoriamente, la práctica de una espirometría forzada para  confirmar el diagnóstico de EPOC mediante la objetivación de la existencia de una alteración obstructiva poco reversible (cociente FEV 1 /FVC  <  0,7 después de la prueba broncodilatadora).

Diagnóstico diferencial

El diagnóstico diferencial de la EPOC debe establecerse con otras enfermedades respiratorias que también puedan cursar con limitación al flujo aéreo, como el asma bronquial, la bronquiolitis obliterante y las bronquiectasias, ligadas o no a fibrosis quística. El asma bronquial puede iniciarse a cualquier edad, incluidos niños, y tiene un curso clínico oscilante con períodos en los que la espirometría puede ser normal, especialmente si el paciente recibe tratamiento adecuado; en la EPOC, la reversibilidad de la limitación del fl ujo aéreo es limitada y la espirometría nunca se normaliza totalmente. En ocasiones, el asma y la EPOC pueden coexistir (ACO: asthma-COPD overlap). La bronquiolitis obliterante puede presentarse a cualquier edad y está relacionada con un factor desencadenante específi co (trasplante de órganos, exposición a humos, infecciones víricas, artritis reumatoide). La fibrosis quística (o mucoviscidosis) es una enfermedad genética que se manifi esta ya en los primeros años de la vida y puede cursar también con limitación crónica al flujo aéreo. La disponibilidad actual de la TC de tórax ha mostrado que muchos pacientes con EPOC también presentan bronquiectasias, no siempre causadas por fi brosis quística.

Más información sobre la obra

Otros artículos de esta obra que te pueden interesar

Share
Tweet
Share
Share