10 formas prácticas de estudiar Anatomía

BannerWeb_10FormasPracticas_1400x336px.jpg

El abordaje de una asignatura clave como la Anatomía Humana no cuenta con una sola estrategia definida. De hecho, podríamos decir que hay tantas como estudiantes, profesores y profesionales de la salud. Por fortuna, lo que sí podemos afirmar es que entre esta ingente cantidad de fórmulas personales, hay varios elementos en común entre todas ellas. En Elsevier Connect decidimos poner en marcha una encuesta entre veteranos y novatos de primeros cursos de Ciencias de la Salud. El objetivo, detectar entre todas sus respuestas esos elementos comunes que dieran con la 'fórmula mágica'. A continuación, os compartimos el resultado: 10 formas prácticas de estudiar anatomía y superarla con éxito.

1. Sala de disecciones

El método ideal y más realista posible para conocer a tu futuro paciente. Imprescindible ser insensible a la irritación mucosa por formol y no tener un estómago débil. Unos buenos contactos con el departamento de Anatomía pueden ser claves para no perder oportunidad de ver una buena disección.

2. Maquetas

Otra gran opción solo al alcance de algunos privilegiados. Descubre si tu universidad tiene un aula de habilidades abierta o si el departamento de Anatomía te permite acceder a sus modelos anatómicos y poder manipularlos. Un método ideal para acercarte y estudiar las diferentes partes del cuerpo, ¡y más agradable para los sentidos que el punto 1!

3. Libros de texto

Son una gran alternativa para quien compagina la memoria visual y esquemática con una mayor comprensión a través de la lectura. Tenerlo todo en el mismo libro es interesante para estudiar directamente sin tener sobre la mesa cuarenta cosas abiertas. Títulos como el Atlas de anatomía humana de Netter, Gray. Anatomía para estudiantes, Sobotta. Tablas de músculos, articulaciones y nervios, o Weir y Abrahams. Atlas de anatomía humana por técnicas de imagenson obligatorios en tu biblioteca particular.

4. Esquemas

Nuestra mente asimila mejor los conocimientos cuando escribimos o dibujamos manualmente que cuando tecleamos. Al hacer esquemas estás trabajando el contenido de varias formas: lo has tenido que leer y entender para poder resumirlo después, y por último, esquematizarlo y volver a escribirlo. Te aprendes las clases del profesor y luego solo te queda recordar los nombres y la localización y crear tus propios mapas de estudio. No son suficientes para el tipo test, pero sí te convertirán en un gran anatomista.

5. Presentaciones en PowerPoint

Si tienes la suerte de tener un profesor ordenado, cuidadoso y cumplidor puede que te suba diapositivas con imágenes seleccionadas o con sus propios dibujos y quizás puedas echar mano de algo de material para ubicar un poco tanto músculo. También puedes ser uno de los afortunados que cuente en su universidad con ClinicalKey Student, la plataforma de estudio de Medicina de nueva generación con la que puedes apoyar tus clases y transformar la información en conocimiento, de forma eficaz y efectiva. En seis sencillos pasos podrás crear tu propia presentación en PowerPoint tomando como fuente miles de imágenes de los libros de referencia en anatomía de Elsevier (Gray, Sobotta, Netter). Clic aquí para saber más.

6. Multimedia

Toda ayuda es poca. La tecnología también se ha convertido en una gran aliada del estudiante de Ciencias de la Salud. Simuladores 3D, como el Netter´s 3D interactive, vídeos (accesibles a través de ClinicalKey Student) y contenidos extra y online, como ofrece con cada título StudentConsult, aportan una nueva y única visión de esta asignatura.

7. Dibujar o colorear

Ejercicios para colorear, leyendas, texto, listas de puntos clave y tablas ayudan a comprender la importancia anatómica y funcional de las distintas regiones del cuerpo humano. Si eres de los que te gusta pintar pero no te defiendes a mano alzada, te dejamos dos recomendaciones  geniales de Netter: Cuaderno de anatomía para colorear, y Cuaderno de neurociencia para colorear.  Ambos te ayudarán a afianzar conocimientos, a reforzar el autoaprendizaje, ya que al final de cada sección se incluye un apartado de revisión, y te darán acceso a material extra online a través de la plataforma StudentConsult, con la totalidad de las láminas correctamente coloreadas y un banco de preguntas de autoevaluación.

8. Reglas mnemotécnicas

Un recurso socorrido por profesores y estudiantes. Hay cientos de palabras difíciles de recordar, recurrir a una historieta puede ayudarnos notablemente. Otros, para recordar la información de listas o nombres de músculos más extensos prefieren poner al lado de cada frase un dibujito que represente de forma general esa palabra. Te dejamos un post reciente con las técnicas más habituales y efectivas: clic aquí.

9. Flashcards

Al hilo del anterior punto, ya sabemos que afrontar la enorme cantidad de terminología anatómica es una tarea titánica. Gran parte de tu éxito va a depender de tu capacidad de memorización. Debes aprovechar al máximo tus capacidades, y buscar aliados valiosos. Las fichas de memoria o las flashcards de Netter han demostrado ser un recurso de lo más útil para almacenar, repasar y autoevaluarte.

10. Grupos de estudio

Para acabar, recuerda apoyarte en tus compañeros de clase. Puedes crear un grupo de estudio para intercambiar apuntes, esquemas, etcétera. Una gran oportunidad para solicitar ayuda con conceptos que no entiendes y para apoyar a tus compañeros con los que se le resisten a ellos, lo que a su vez te permitirá repasar y reforzar la información que ya manejas.

Y hasta aquí el listado. ¿Tienes algún otro recurso mágico que te sea útil; la regla perfecta que todos tus compañeros deberían saber? Compártela con nosotros a través de nuestro perfil de Facebook o a través del propio post.

Share
Tweet
Share
Share