6 claves para aprender a interpretar el electrocardiograma

Captura-de-pantalla-2016-11-17-a-las-18.10.00-1.png

En general cuando un estudiante se enfrenta al aprendizaje del electrocardiograma, y comienza a ver los trazados electrocardiográficos la palabra que lo define es TEMOR O MIEDO, por creer que no va a ser capaz de entenderlo.

Cuando esta interpretación tiene delante a un paciente que espera un diagnóstico el término para el estudiante o el profesional sanitario novel se convierte en PÁNICO.

¿Por qué sucede esto?

Una de las causas más evidentes es porque se enseña de una manera fotográfica, no explicando el porqué del origen de cada una de las ondas que componen un ciclo cardíaco P-Q-R-S-T, ni de las anomalías que en las distintas enfermedades que afectan al trazado electrocardiográfico. Es decir, en las Facultades de Medicina y otras Ciencias de la Salud se exponen muy frecuentemente sin más imágenes modélicas de trazados electrocardiográficos, frecuentemente dibujos o esquemas, que difieren de la realidad de los trazados electrocardiográficos que los pacientes realmente presentan. El aprendizaje exclusivamente fotográfico del electrocardiograma (memorizando imágenes) de modelos ideales tiene el inconveniente de que frecuentemente el trazado del paciente no se ajusta a esos modelos, y entonces se tiene un problema de identificación del trazado. Por ello, hay que aprender sobre electrocardiogramas de casos clínicos reales si bien los modelos y esquemas son básicos para aprender a deducir cómo se originan los trazados. La electrocardiografía deductiva debe ser por tanto la forma de aprendizaje inicial y posteriormente la visión y lectura de electrocardiogramas reales nos permitirán comprobar la variabilidad visual de los modelos aprendidos. Con el hábito reconoceremos imágenes variadas pero que sabremos a qué se deben.

1. Afrontar el electrocardiograma mediante una lectura sistemática

Como todas las demás exploraciones complementarias en Medicina, el electrocardiograma requiere una lectura sistemática para detectar la existencia de una o varias anomalías. La simple visualización de lo que resulte más evidente o llamativa nos puede hacer perder otras alteraciones quizás más importantes. Por tanto, sigamos un orden. 

2. Saber diferencial lo normal de lo anormal en un trazado electrocardiográfico

El electrocardiograma no es más que una imagen fotográfica de la actividad eléctrica del corazón. Cada paciente tiene una imagen distinta, su propia imagen de normalidad. Por tanto, hay una amplia gama de trazados normales que siguen un determinado estereotipo, que es preciso reconocer. Solo reconociendo lo normal podremos diagnosticar lo patológico.

3. Interpretar al paciente, no solo a su electrocardiograma.

EL electrocardiograma es una exploración complementaria más y como tal debe interpretarse en el contexto clínico del paciente. Cuando un médico residente me pregunta ¿este electrocardiograma es normal? Siempre respondo, veamos al paciente. Un electrocardiograma normal no descarta que el paciente tenga una patología cardíaca. Muchos infartos agudos de miocardio cursan sin alteraciones electrocardiográficas. Por tanto, no diagnostiquemos el electrocardiograma sino al paciente.Electrocardiograma básico

4. Conocer el origen de cada onda y cada una de sus desviaciones patológicas

Es esencial conocer la morfología y demás características de las ondas, espacios y segmentos que configuran cada ciclo cardiaco (P-QRS-T) y por qué se altera cada una de estos elementos:

La onda P se altera por problemas en la aurícula. Puede estar crecida (aumento de voltaje y/o duración) o “loca” por fibrilación auricular, la arritmia más frecuente y la que más tendencia tiene a hacerse crónica.

El complejo QRS se altera por problemas en los ventrículos. Aumenta de voltaje en la hipertrofia (crecimiento), de duración en los bloqueos de rama y de morfología en el infarto de miocardio. Su alteración se ve reflejada en alteración de la onda T.

La onda T, siempre positiva excepto en aVR. Se altera siempre que está alterado el complejo QRS (hipertrofia ventricular, bloqueo de rama), en la isquemia coronaria, y en los trastornos del potasio.

Las alteraciones del segmento ST indican en general isquemia coronaria si son localizadas o patología pericárdica si son extensas.

5. Reconocer los grandes síndromes electrocardiográficos potencialmente vitales

Hay determinados trazados en el electrocardiograma que nos indican que el paciente aun estando asintomático en el momento de realizar el electrocardiograma puede tener un riesgo vital. El reconocimiento de estos síndromes requiere pensar en ellos. SI uno no sabe lo que debe buscar, difícilmente los encontrará. Por ello, es necesario siempre estar alerta ante ellos.

Los principales y comentados en la Obra son el síndrome de Brugada y el Síndrome de Wellens. En el primero el paciente tiene riesgo de presentar una taquiarritmia ventricular grave que conduzca a la parada cardíaca y en el segundo presenta una lesión coronaria grave que igualmente podría acabar con su vida.

6. Saber realizar un electrocardiograma.

Yo recomiendo a los estudiantes que al iniciar el aprendizaje del electrocardiograma realicen algunos trazados tutorizados por el personal de enfermería. Si nunca has hecho un electrocardiograma a un paciente y no has visto las modificaciones del trazado con la diferente colocación de los electrodos, no sabrás interpretar éstas como consecuencia de una inadecuada colocación de los electrodos (especial atención a V1-V2). Hablar con los pacientes, decirles lo que vas a hacer, para qué sirve la prueba, tranquilizarlos, aplicar los electrodos en el tórax y en extremidades, manejar el electrocardiógrafo, ver correr el papel con el trazado dibujándose es una experiencia que ayuda a entender el origen del trazado y la importancia de la técnica de realizarlo.

ORIGEN DE LA OBRA

Tutorial electrocardiogramaAprender a Interpretar el electrocardiograma es el resultado de años de docencia del autor como profesor asociado en su Facultad de Medicina de Córdoba. Con un feedback constante con el alumnado, que evaluó positivamente su labor durante repetidos años, es un compendio de material docente repetidamente modificado y actualizado para ser lo más asequible posible. Los repetidos encuentros del autor con sus alumnos, ya convertidos en médicos, quienes le comentaron que aún conservaban los apuntes tomados en clase y que los seguían utilizando como guía de consulta para interpretar el electrocardiograma, le animó a publicar la Obra.

LA UTILIDAD DE LA OBRA PARA LOS PROFESIONALES DE ENFERMERÍA

Los profesionales de enfermería en España, salvo excepciones, se han limitado a realizar el electrocardiograma sin realizar a tiempo real una interpretación inicial del mismo. Parece que es cosa de médicos al ser una exploración diagnóstica exclusiva del médico. Personalmente considero que la interpretación básica del enfermero/a que realiza un electrocardiograma a tiempo real es una garantía de calidad para realizar un diagnóstico precoz y certero de determinadas patologías. Es una competencia que debe empezar a considerarse dentro del ámbito enfermero. Ello redundará en un diagnóstico aún más precoz de patologías vitales.

Por ello esta Obra es recomendada para los profesionales de enfermería y otras Ciencias de la Salud.

Dr. F. Javier Montero Pérez

También te puede interesar:

7 tipos de sutura que todo estudiante de medicina debe conocer

Vía parenteral: 4 formas de administración de inyectables

Share
Tweet
Share
Share