Palpación de los puntos arteriales y anomalías del pulso

Infografia_Palpacion-puntos-arteriales.jpg

La exploración física y las directrices sobre el modo en el que ha de desarrollarse con los pacientes es una técnica que, tanto estudiantes de Enfermería como de Medicina y profesionales de disciplinas sanitarias, deben dominar y conocer a la perfección. Varias son las obras disponibles para abordar este campo, y año tras año la Guía Seidel de exploración física, ya luciendo su 9ª edición, se sitúa siempre en el top de preferencias de docentes y alumnos en este listado.

Las claves de su gran acogida se deben a su fácil manejo y las breves descripciones que ofrece de todas y cada una de las técnicas de exploración y las directrices en el que han de desarrollarse. Estos contenidos cuentan con numerosas ilustraciones intercaladas en el texto que facilitan la comprensión; además, los capítulos incluyen el apartado "Ayudas al diagnóstico diferencial", con datos objetivos y subjetivos diferenciados para cada anomalía, y aportan una "Muestra de documentación" centrada en un problema de un paciente específico. Cada técnica aporta una perspectiva general de la exploración completa en adultos; lactantes, niños y adolescentes; adultos mayores, y mujeres sanas.

Vasos sanguíneos

Hoy os compartimos un ejemplo centrado en la exploración física, y más concretamente en la palpación de los vasos arteriales. En la infografía (arriba) podemos observar la ubicación de cada una de las arterias que debemos palpar utilizando las yemas de los dedos índice y corazón, y la frecuencia, ritmo, contorno y amplitud esperados e inesperados. Por ejemplo, debemos comparar las características bilateralmente y entre las extremidades superiores e inferiores; en este proceso debemos esperar que el pulso femoral sea tan fuerte o más que el pulso radial. Algo que no debería estar ocurriendo es que el pulso femoral sea más débil que el pulso radial o ausente; pulso alternante  (pulsus alternans),  pulso  bisferiens,  pulso bigémino  (pulsus bigeminus),  pulso saltón, pulso lábil, pulso paradójico  (pulsus paradoxus),  pulso diferente, taquicardia, pulso trigémino o pulso en martillo de agua (pulso de Corrigan).

Anomalías del pulso

Tal y como comentábamos, a la hora de realizar esta exploración podemos percibir ciertas anomalías en el pulso. Todas y cada una de ellas tienen una posible causa:

Anomalías del pulso-Pulso alternante (pulsus alternans): el pulso alternante se caracteriza por la alternancia de una pulsación de pequeña amplitud con otra de gran amplitud, con ritmo regular. Posible causa: insuficiencia ventricular izquierda (más significativa si el pulso es lento.

-Pulso bisferiens: el pulso bisferiens se detecta mejor por palpación de la arteria carótida. Esta pulsación se caracteriza por dos picos principales. El primero se denomina onda de percusión, y el segundo, onda circulante. Aunque no está claro el mecanismo, se considera que el primer pico es la presión de pulso, y el segundo, la reverberación desde la periferia. Posible causa: estenosis aórtica combinada con insuficiencia aórtica.

-Pulso bigémino: las pulsaciones bigéminas son el resultado de una pulsación normal seguida de una contracción prematura. La amplitud de la pulsación de la contracción prematura es menor que la de la pulsación normal. Posible causa: trastorno del ritmo.

-Pulso grande y saltón: el pulso grande y saltón (también llamado hipercinético o fuerte) es fácilmente palpable. No «se apaga» y no se oblitera con facilidad con los dedos en la exploración. Este pulso se registra como 3+. Posible causa: son variadas, desde el ejercicio, la ansiedad, fiebre, hipertiroidismo, rigidez aórtica o ateroesclerosis.

-Pulso paradójico (pulsus paradoxus): el pulso paradójico se caracteriza por una exagerada disminución (> 10 mmHg) de la amplitud de la onda pulsátil durante la inspiración y un aumento de la amplitud durante la espiración. Posible causa: varía desde la extrasístole, la obstrucción traqueobronquial, asma bronquial, enfisema, derrame pericárdico o pericarditis constrictiva.

-Pulso en martillo de agua (pulso de Corrigan): el pulso en martillo de agua (también conocido como colapsante) tiene una amplitud mayor de la esperada, un rápido aumento en una onda estrecha y un descenso súbito. Posible causa: conducto arterioso permeable y regurgitación aórtica.

También te puede interesar

Más información sobre la obra

Share
Tweet
Share
Share