Inserción de la mascarilla laríngea de intubación Fastrach (MLF)

Mascara-Flastach.jpg

Seguimos con la serie de infografías de Elsevier Connect. En esta nueva entrega nos detenemos en uno de los más importantes episodios de procedimiento y monitorización en el enfermo crítico y emergencia: la inserción de la mascarilla laríngea de intubación Fastrach.

La mascarilla laríngea de intubación Fastrach (MLF) nace en 1997 de la mano del Dr. A. Brain como solución a la dificultad encontrada al intentar insertar un tubo endotraqueal (TET) a ciegas, a través de la mascarilla laríngea clásica. Está diseñada para utilizarse en el manejo de la vía aérea difícil en anestesia y en vía aérea difícil de emergencia. Debido a su diseño la MLF puede insertarse a ciegas, con una sola mano y desde cualquier posición donde se pueda acceder a la boca del paciente sin tener que mover la cabeza o el cuello, es una valiosa alternativa que permite salvar la vida a los accidentados.

  • Controlar la vía aérea de manera fácil y segura
  • Intubar la tráquea manteniendo el control de la oxigenación y la ventilación

La MLS conserva algunas características generales de la máscara laríngea clásica, pero tiene un tubo rígido a través del cual se puede insertar un tubo de silicona anillado y con cuff que permite asegurar la vía aérea del paciente. Una vez instalada frente a la glotis y conseguida la ventilación del paciente se introduce el tubo endotraqueal. Luego se retira la máscara manteniendo el tubo en posición, con un estilete diseñado especialmente para eso, de modo de que al sacar la máscara el tubo se mantenga en la tráquea. La intubación se realiza a ciegas y se verifica la posición correcta del tubo mediante la observación de los movimientos torácicos y la medición de CO2 espirado. Existe en versiones reusable y desechable.

Paso a paso

  1. Lo primero que debemos hacer es colocar la cabeza de nuestro paciente en posición neutra para facilitar la inserción.
  2. Se abre la boca del enfermo y se introduce la mascarilla lubricada deslizándola por el paladar mediante un giro sagital.
  3. Al notar resistencia, se hincha la mascarilla y se comprueba que la ventilación sea correcta.
  4. Posteriormente se introduce el tubo endotraqueal, el cual está reforzado para evitar que se acode y presenta una línea transversal que indica el momento en que el extremo distal del tubo sale de la mascarilla para introducirse en la tráquea.
  5. Si la intubación es correcta (auscultación y capnografía), se deshincha la mascarilla y se retira, utilizando el alargador que se adjunta con el tubo endotraqueal.

Fuentes:

-Enfermo crítico y emergencias (Editorial Elsevier)

-Manejo avanzado de la vía aérea. Revista Médica http://www.elsevier.es/pt-revista-revista-medica-clinica-las-condes-202-articulo-manejo-avanzado-via-aerea-S0716864011704266

Share
Tweet
Share
Share