Las principales funciones ejercidas por la migración del leucocito desde la sangre a los tejidos

Migracion-leucocito-principal.jpg

La nueva entrega de Inmunología celular y molecular, confirma el porqué es el texto de la especialidad más recomendado en todo el mundo. Esta novena edición mantiene el enfoque práctico y centrado en la clínica de las anteriores, y ofrece una vez más, contenidos plenamente revisados y actualizados a fin de garantizar un texto de fácil comprensión asequible para todos aquellos estudiantes que tienen un primer contacto con la asignatura. Incluye numerosas ilustraciones en color, completamente actualizadas, que describen de modo exhaustivo y gráfico los procesos inmunológicos y moleculares clave. Hoy nos detenemos en uno de ellos, concretamente, en la migración del leucocito de la sangre a los tejidos y la funciones ejercidas por esta acción.

El proceso básico de migración del leucocito a los tejidos es el mismo para diferentes tipos de ellos (neutrófilos, monocitos y linfocitos vírgenes y efectores) que se alojan en diferentes tipos de tejidos (órganos linfáticos secundarios, tejidos infectados), aunque las quimiocinas y moléculas de adhesión específicas varían de manera que dan lugar a diferentes lugares de migración para diferentes tipos de células.

Migración linfocito

Reclutamiento de leucocitos

La capacidad de los linfocitos de alojarse de forma repetida en los órganos linfáticos secundarios, residir allí de forma transitoria y volver a la sangre se denomina recirculación. El reclutamiento de leucocitos y proteínas plasmáticas desde la sangre a los lugares de infección y lesión tisular es una parte importante del proceso de la inflamación. Ésta la desencadena el reconocimiento de microbios y tejidos muertos o dañados en las respuestas inmunitarias innatas, y se refina y prolonga durante las respuestas inmunitarias adaptativas. La respuesta inflamatoria lleva células y moléculas de defensa del hospedador a las zonas donde es necesario combatir elementos ofensivos. El mismo proceso es responsable de la lesión tisular y subyace a muchas enfermedades importantes.

El alojamiento y el reclutamiento del leucocito a diferentes tejidos están gobernados por algunos principios generales:

  • Los linfocitos vírgenes migran continuamente sobre todo entre los tejidos linfáticos secundarios, mientras que los linfocitos que han sido ya activados antes por el antígeno (p. ej., linfocitos efectores), así como los leucocitos mielocíticos, se alojan preferentemente en los tejidos donde hay infección o lesión tisular. Los linfocitos memoria migran a los órganos linfáticos, los tejidos mucosos, la piel y otros tejidos.
  • El alojamiento y reclutamiento del linfocito requiere la adhesión de los leucocitos al recubrimiento endotelial de las venas poscapilares, un proceso que implica a moléculas situadas en las superficies de los leucocitos (moléculas de adhesión y receptores de quimiocinas) y las células endoteliales (moléculas de adhesión y quimiocinas).
  • Las células endoteliales de los lugares de infección y lesión tisular se activan mediante citocinas secretadas por células centinela (incluidas células dendríticas [DC, del inglés  dendritic cells ], macrófagos y mastocitos), lo que da como resultado una mayor expresión de moléculas de adhesión y quimiocinas. La consecuencia es un aumento de la adhesividad de las células endoteliales a los leucocitos mielocíticos circulantes y a los linfocitos activados previamente.
  • Como los microbios y los tejidos necrosados inducen la expresión de moléculas que median la adhesión entre el leucocito y el endotelio, los leucocitos efectores migran a través del endotelio sobre todo cuando son necesarias.

Migración endotelio

Interacciones entre el leucocito y el endotelio en múltiples pasos que median el reclutamiento de los leucocitos en los tejidos