Anestesia epidural vs. anestesia raquídea: ¿Qué debes conocer?

Anestesia-principal.jpg

La anestesia es un procedimiento médico que tiene como objetivo bloquear temporalmente la capacidad del cerebro de reconocer un estímulo doloroso. Gracias a la anestesia, los médicos son capaces de realizar cirugías y otros procedimientos invasivos sin que el paciente sienta dolor.

Los tipos más comunes de anestesia en la práctica médica, incluyen:

  • Anestesia general
  • Anestesia epidural
  • Anestesia raquídea
  • Anestesia local

Para entender de mejor manera, es necesario recordar la anatomía de la columna. De una manera sencilla, decimos que la columna es un tubo formado por varias vertebras que forman un canal central. Por este canal recorre la médula espinal y las raíces nerviosas que nacen de ésta. La médula espinal está recubierta por algunas capas, la más gruesa y superficial se llama duramadre (dural). Entonces tenemos dos espacios, uno dentro de la duramadre, donde va la médula espinal bañada de líquido cefalorraquídeo, y otro por fuera de la duramadre (epidural).

Anestesia raquídea

Es la administración de un anestésico local en el espacio subaracnoideo o intradural, con el fin de bloquear el estímulo nervioso (sensitivo, autonómico y motor).

Con esta anestesia se consigue un bloqueo secuencial, comenzando por las fibras nerviosas más delgadas (autonómicas y termoalgésicas) y terminando por las más gruesas (tacto, presión y motricidad).

Para realizar la anestesia raquídea, se introduce una aguja de pequeño calibre en la espalda para alcanzar el espacio subaracnoideo, dentro de la columna vertebral. En seguida, se inyecta un anestésico en el líquido cefalorraquídeo, produciendo relajación muscular y adormecimiento temporal.

Anestesia epidural

Es la administración de anestésico local y/o derivados opioides en el espacio epidural, con el beneficio de la posibilidad de colocar un catéter en dicho espacio para la posterior infusión de fármacos, prolongando el efecto de los mismos en el tiempo.

Permite graduar la profundidad del bloqueo (estímulo vegetativo, sensitivo y motor).

La anestesia epidural es muy similar a la raquídea, sin embargo hay que destacar las diferencias:

  • En la anestesia epidural se inyecta el analgésico en la región epidural, que se encuentra alrededor del canal espinal y no precisamente dentro, como en el caso de la anestesia raquídea.
  • En la anestesia epidural, se inyecta el analgésico por un catéter, que se implanta en el espacio epidural. Mientras que en la anestesia raquídea el anestésico es administrado por una aguja una sola vez; en la epidural se administra el anestésico continuamente a través del catéter.
  • La anestesia epidural puede todavía ser administrada en el postoperatorio para controlar el dolor en las primeras horas después de la cirugía. Basta mantener la infusión de analgesia por el catéter.
  • La cantidad de anestésicos administrados es mucho menor en la anestesia raquídea.

Complicaciones

Ambos tipos de anestesia regional pueden traer complicaciones. Entre las principales, podemos mencionar:

  • Punción hemática: salida de sangre a través de la aguja.
  • Parestesias: sensación desagradable asociada a la punción (hormigueo, calambres…)
  • Hipotensión arterial: debida a la vasodilatación provocada por el bloqueo simpático.
  • Náuseas y vómitos: secundarios generalmente a la hipotensión.
  • Retención urinaria: por bloqueo del músculo detrusor vesical.
  • Lumbalgia: sobre todo tras intentos repetidos con agujas de gran calibre.
  • Cefalea post-punción: por la continua pérdida de LCR a través del orificio dural.

Autor: Henry Paúl Chasi, presidente AEMPPI UNIANDES

Fuentes

Share
Tweet
Share
Share