Dolor: escalas, fisiología y clasificación según su localización

FundamentosEnfermerIa-Dolor.jpg

A través de la 9ª edición de Fundamentos de enfermería el estudiante comprenderá todos los conceptos y actividades enfermeras fundamentales y a fomentar el pensamiento crítico y la toma de decisiones. Esta nueva entrega, totalmente actualizada, centra un capítulo entero a una de las grandes demandas de los sistemas sanitarios a nivel mundial: el abodarje del dolor.

Definición del dolor

El dolor (ver infografía: escalas, clasifciación) es una experiencia universal, pero individual, y un trastorno que los profesionales de enfermería encuentran en los pacientes en todos los contextos. Es la razón más frecuente por la que las personas buscan atención sanitaria; todavía suele reconocerse poco, entenderse mal y tratarse inadecuadamente. Una persona con dolor a menudo siente angustia o sufrimiento y busca alivio. Uno de los principales desafíos del dolor es que el profesional de enfermería no puede ver ni sentir el dolor del paciente. Es puramente subjetivo. Ni dos personas experimentan el dolor de la misma manera ni dos episodios de dolor producen respuestas o sentimientos idénticos en la misma persona.

La International Association for the Study of Pain (IASP) lo define como "una experiencia subjetiva sensorial y emocional desagradable asociada con una lesión tisular real o potencial, o que se describe en términos de dicha lesión" (IASP, 2014b). Recientemente se ha hecho un llamamiento a incrementar los esfuerzos en la investigación relacionada con el dolor. El Congreso de EE.UU. declaró de 2000 a 2010 como la 'Década del Control y la Investigación del Dolor'; y, aunque existe un aumento de la evidencia, este continúa siendo un problema fundamental de salud pública. La Patient Protection and Affordable Care Act de 2010 requirió al Department of Health and Human Services la realización de un examen extenso del dolor como problema de salud pública con el apoyo del Institute of Medicine (IOM).

Los resultados del estudio del IOM se emitieron en el informe de 2011, Relieving Pain in America: a Blueprint for Transforming Prevention, Care, Education, and Research.  Este informe reconoce una trágica epidemia de dolor en EE. UU. y demanda un gran esfuerzo coordinado para desarrollar estrategias seguras y eficaces de prevención y tratamiento (IOM, 2011) . En la Declaración de Montreal, el IASP expuso que el acceso al tratamiento del dolor es un derecho humano fundamental (IASP, 2015). Los profesionales de enfermería son legal y éticamente responsables del tratamiento del dolor y del alivio del sufrimiento.

El abordaje del dolor

El abordaje del dolor debe centrarse en el paciente, y los profesionales de enfermería han de practicar el apoyo, el fortalecimiento, la compasión y el respeto. El cuidado de los pacientes con dolor requiere reconocer que este puede y debe ser aliviado. Para lograr un abordaje adecuado del dolor es esencial la comunicación eficaz entre el paciente, la familia y los cuidadores profesionales. El reconocimiento de la naturaleza subjetiva del dolor y el respeto por el paciente que lo padece se demuestran cuando el profesional de enfermería acepta la definición clásica de McCaffery: "Es dolor todo aquello que la persona que lo experimenta dice que lo es, existiendo siempre que diga que existe" (Pasero y McCaffery, 2011).

El abordaje eficaz del dolor mejora la calidad de vida; reduce el malestar físico; permite una movilización y un retorno a los niveles de actividad funcional basal más precoces; origina menos citas e ingresos clínicos, y reduce la duración de la estancia hospitalaria, lo que produce un menor costo sanitario.

Saber más sobre 'Fundamentos de enfermería'

Share
Tweet
Share
Share