Código azul (llamada al equipo de respuesta rápida) ¿Enfermeros, sabéis qué hacer?

Codigo-azul.jpg

Miles de vidas se salvan cada año gracias al llamado ‘código azul’. La prestigiosa revista de enfermería Nursing ha centrado uno de sus reportajes de investigación en este sistema de alarma.

En muchos centros sanitarios se han implementado equipos de respuesta rápida tras la campaña ‘100.000 vidas’ del Institute for Healthcare Improvement. Al abordar el deterioro del estado clínico del paciente antes de que llegue a desatarse una crisis, el equipo de respuesta rápida puede reducir los paros cardiorrespiratorios, denominados ‘código azul’. En consecuencia, aunque en los hospitales se requiere a las enfermeras que tengan formación en soporte vital básico, tal vez hayan tenido pocas ocasiones para practicar dichas habilidades antes de enfrentarse a un paciente en crisis. Esta falta de práctica dificulta el mantenimiento de la competencia. Se ha calculado que el equipo tarda de 3 a 5 minutos en llegar a la cama del paciente desde el momento en que se llama por código azul. Como la supervivencia del paciente es cuestión de minutos, incluso las enfermeras que no trabajan en cuidados intensivos deben saber perfectamente cómo actuar en caso de código azul y cómo utilizar el equipo de reanimación.

En el artículo suscrito para Nursing por Janet E. JacksonAmy S. Grugan, profesoras adjuntas de enfermería en la Bradley University en Peoria, (Estados Unidos), se abordan las acciones e intervenciones adecuadas que deben realizar los profesionales sanitarios, concretamente las enfermeras, ante un código azul en adultos. También se discute la importancia de la formación continuada y con enfoque práctico que incluya la participación en simulacros de códigos para que las enfermeras estén bien entrenadas.

Inicio del ‘código azul’

Según destacan en su trabajo Jackson y Grugan, la llamada de código azul en adultos debe realizarse inmediatamente para cualquier paciente que no reaccione, que esté apneico y/o sin pulso. Tal y como recoge la American Heart Association (AHA) se debe pedir ayuda a la vez que se inicia la reanimación cardiopulmonar (RCP). Los protocolos para llamar a un equipo de código pueden variar según la política del centro; todo el personal debería estar familiarizado con el proceso de llamada de código azul en su centro.

Las claves para llevar a cabo un código azul eficazmente son la calidad y la puntualidad de las intervenciones. Una RCP de alta calidad a tiempo y una desfibrilación rápida, en caso indicado, antes de las intervenciones de soporte vital avanzado (SVA) son dos principios esenciales al iniciar la fase de reanimación. A pesar del hecho de que los profesionales sanitarios con formación avanzada conocen la fisiopatología implicada en el paro cardiorrespiratorio, en plena emergencia a menudo se olvidan de que el primer paso esencial es restablecer la perfusión mediante compresiones torácicas eficaces. La AHA ha presentado el eslogan ”empuja fuerte y rápido” en su programa de RCP para transeúntes.

Repaso de habilidades para simulacro de código
  • Iniciar el código azul siguiendo las normas del centro.
  • Iniciar la RCP (rescate con una y dos personas).
  • Instalar el dispositivo de bolsa y mascarilla y conectarlo al oxígeno.
  • Colocar la tabla.
  • Llevar el carro de emergencias a la habitación.
  • Reorganizar la habitación para facilitar el acceso del paciente y del carro de emergencias.
  • Localizar material y equipamiento en el carro de emergencias.
  • Conectar derivaciones de ECG.
  • Fijar los parches del desfibrilador.
  • Cargar el desfibrilador y desfibrilar.
  • Administrar fármacos.
  • Preparar el equipo de intubación (tubo endotraqueal, estilete, laringoscopio, aspiración).
  • Instalar la capnografía de forma de onda continua.
  • Asumir las diferentes funciones.
  • Coordinar el código.
  • Colaborar con otros miembros del equipo sanitario (terapeuta respiratorio, médico, anestesista, farmacéutico, técnicos de cuidados auxiliares de enfermería).

Un código eficaz

Reconociendo que se estará al cuidado de pacientes que sufran paros cardiopulmonares, es importante conocer las funciones y responsabilidades previstas durante un código azul. Las enfermeras deben entender los aspectos polifacéticos de brindar atención durante y después de un código azul, así como la importancia de conservar sus habilidades de reanimación para ofrecer a los pacientes más probabilidades de sobrevivir.

Share
Tweet
Share
Share