Todo lo que siempre quiso saber sobre las vacunas contra la COVID, por John McConnell

Entrevista al editor jefe de 'The Lancet Infectious Diseases'

ELS-Hub-Update-FB-1.jpg

Como editor jefe de The Lancet Infectious Diseases sumado a una dilatada experiencia científica, John McConnell pasa por ser uno de los mayores expertos mundiales en enfermedades infecciosas. En el último año ha sido una fuente de referencia informativa, tanto por sus  artículos sobre la enfermedad, como por su profundo análisis sobre el abordaje informativo de la pandemia (Covid-19: Reality and Misinformation”, leer informe completo aquí ). Hoy, a través de una entrevista publicada en el Healthcare Hub de Elsevier*, da respuesta a todas las dudas y preguntas generadas en torno a las vacunas contra la COVID: desde su funcionamiento; cómo nos ayudarán a volver a la normalidad; cómo se han podido desarrollar tan rápido; y ya, con la vista puesta en el futuro, si estamos preparados para evitar que esto suceda otra vez o si la COVID ha llegado para quedarse.

Ver entrevista completa

Una carrera contrarreloj hacia la normalidad

"Nuestra esperanza es que la vacunación contra el COVID proteja a quienes reciben la vacuna de enfermarse, y que en los próximos meses, todos se vacunarán y estarán protegidos", con estas palabras arranca su entrevista John McConnell. Un mensaje positivo que se basa en un argumento científico: "La clave para todas estas vacunas es que están enseñando a nuestros sistemas inmunitarios cómo protegernos contra el virus en el futuro".

Sin duda alguna, una de las grandes preguntas que han surgido entorno a las vacunas es si son realmente efectivas. La celeridad con la que han tenido que ser desarrolladas, muy lejos de los tiempos habituales, ha generado cierta inquietud y recelo hacia ellas. "Estas vacunas han sido estudiadas en muchos miles de voluntarios. Se ha comprobado que las vacunas son muy eficaces para evitar que las personas se enfermen o mueran de COVID. Todos los receptores de vacunas también son monitoreados cuidadosamente para el desarrollo de efectos secundarios, que generalmente son similares a los de otras vacunas, y por lo general desaparecen en pocos días", explica John McConnell. En este sentido, el editor jefe de The Lancet Infectious Diseases entiende perfectamente las preocupaciones de la población: "Es totalmente entendible. Históricamente, se necesitan años para desarrollar nuevas vacunas, por lo que no es de extrañar que la gente se pregunte cómo estas vacunas están llegando al mercado tan rápidamente y si se recortaron tiempos o procesos para que esto sucediera". Para ello, destaca que han habido muchos factores que han contribuido a que esto sea posible: "Debido a la urgente necesidad, científicos, empresas y gobiernos de todo el mundo colaboraron y compartieron información como nunca antes. Se puso a du disposición financiación de los gobiernos y del sector privado para que no hubiera retrasos en la investigación, el desarrollo o las pruebas, y algunos procesos que normalmente se llevan a cabo de manera secuencial, se les permitió llevarse a cabo en paralelo, reduciendo enormemente los plazos". Además, puntualiza que los científicos no tuvieron que empezar de cero aquí: "se están basando en una base de conocimiento sobre vacunas y coronavirus previa".

Efectos secundarios

Junto a las dudas sobre su efectividad, el otro gran frente abierto para la plena aceptación de las vacunas ha sido los efectos secundarios. Por el momento, está constatado que los síntomas son los comunes a los que sientes cuando tu sistema inmunitario "está trabajando muy duro". John McConnell corrobora que "no son inesperados", para puntualizar a continuación que tenemos que entender que "nuestro cuerpo está construyendo una defensa contra el virus y algunas personas sienten esa respuesta más que otras. Se espera un poco de dolor en el brazo al igual que después de cualquier pinchazo, y algunas personas reportan sentirse cansadas, tener algunos dolores articulares o musculares, y tal vez incluso fiebre. Por lo general, desaparecen en pocos días y para aquellas vacunas que requieren una segunda dosis, los síntomas pueden ser un poco más fuertes después de esa segunda ronda".

Vuelta a la normalidad

¿Y una vez la mayoría de la población esté vacunada volveremos a la normalidad? Este pregunta replica como un eco en todas y cada una de las entrevistas formuladas a los expertos sanitarios. John McConnell tiene claro que, de momento, debemos seguir siendo muy cautos con el virus y no bajar la guardia: "Estas vacunas son muy eficaces para evitar que las personas se enfermen o mueran de COVID. Desafortunadamente, no necesariamente previenen una infección leve o asintomática que podría propagarse a otra persona. Por lo tanto, hasta que no todos estemos vacunados y protegidos de contraer COVID grave, tendremos que tomar precauciones".

Ver entrevista completa

*Visite el Healthcare Hub de Elsevier. Aquí encontrará recursos clínicos enfocados en las últimas prácticas basadas en evidencia para nuevos coronavirus que cubren el manejo de los síntomas, el diagnóstico, el tratamiento y el bienestar continuo. Clic aquí o visite nuestro Toolkit de vacunas COVID
Share
Tweet
Share
Share