Seguimiento del paciente post-COVID: complicaciones pulmonares y extrapulmonares agudas

ffd59061706efae70e829d773f6eac3657bf9476.png

A lo largo de las últimas semanas hemos ido abordando diferentes aspectos de la COVID-19: sus efectos a largo plazo o sus complicaciones neurológicas agudas y post agudas. Esta revisión la hemos basado en el nuevo manual Fisiopatología de la COVID-19 en diferentes órganos y sistemasun de estudio imprescindible para los profesionales interesados en aprender más sobre esta enfermedad.  Hoy ofrecemos el último capítulo de la serie a través de dos visuales sobre las complicaciones agudas de la COVID-19: pulmonares y extrapulmonares.

Desde el comienzo de la pandemia debida a la enfermedad por el SARS-CoV-2 (COVID-19) ha quedado patente la gran morbilidad y mortalidad que se produce durante la fase aguda de la enfermedad. Ello ha motivado un gran esfuerzo por parte de la comunidad científica orientado a prevenir tanto la infección como las hospitalizaciones y los fallecimientos asociados a la misma. No obstante, el aumento progresivo del número de supervivientes ha evidenciado que una notable proporción de estos pacientes presentan síntomas persistentes a corto y largo plazo, debidos a la afectación de multitud de sistemas del organismo1 (ver infografías). Destacan, por ejemplo:

  • Sistema inmunitario: síndrome de Guillain-Barré, artritis reumatoide o síndromes inflamatorios multisistémicos pediátricos, como la enfermedad de Kawasaki.
  • Sistema hematológico: afectación de la hemostasia vascular y/o la coagulación sanguínea.
  • Sistema respiratorio: insuficiencia respiratoria crónica, tromboembolismo pulmonar o fibrosis pulmonar.
  • Sistema cardiovascular: hipertrofia miocárdica, arritmias o infarto de miocardio.
  • Sistema musculoesquelético: sarcopenia o artromialgias.
  • Enfermedades cutáneas inmunomediadas: psoriasis o lupus.
  • Sistema nervioso: anosmia, ageusia, cefalea o accidente cerebrovascular.
  • Salud mental: estrés, depresión y ansiedad.

Complicaciones agudas COVID 19

Diagnóstico e identificación de los órganos y sistemas afectos

Es necesario conocer en profundidad las secuelas de la COVID-19 y establecer pautas para llevar su adecuado seguimiento. Una vez superada la infección aguda, la evaluación del paciente durante una primera visita post-COVID debe tener como objetivo una adecuada comprensión del curso natural de la enfermedad y la identificación precoz de nuevas anomalías.

Durante los primeros 12 meses de seguimiento, la visita clínica podría ir acompañada de algunas evaluaciones adicionales, como pruebas de infectividad del SARS-CoV-2, pruebas de función respiratoria, pruebas de esfuerzo, valoración de la calidad de vida y determinaciones analíticas generales. El tipo de seguimiento que se deberá llevar a cabo dependerá de la secuela predominante.

También te puede interesar

Consigue esta obra a través de nuestras librerías especializadas.

También la tienes disponible en ClinicalKey

*Textos e imágenes originales tomadas de la obra Fisiopatología de la COVID-19 en diferentes órganos y sistemas Capítulo 12. Seguimiento del paciente pots-COVID Copyright © Todos los derechos reservados
Share
Tweet
Share
Share