Síndrome de depleción del ADN mitocondrial: 16 bebés afectados en todo el mundo

ADN-mitocondrial.png

Tras la muerte el pasado mes de julio del pequeño Charlie Gard, de tan solo 11 meses, ya solo quedan 16 casos registrados en el mundo del síndrome de depleción del ADN mitocondrial.  ¿Qué sabemos a día de hoy de esta extraña enfermedad? Kattya Criollo Montalvo, miembro de AEMPPI Ecuador, se encarga de arrojar luz a este desorden extremadamente dramático ya que la progresión de un bebé sano hacia su muerte ocurre de forma muy rápida.

El síndrome de depleción del ADN mitocondrial se asocia a un grupo de enfermedades mitocondriales que presentan como característica común la producción de ATP en forma defectuosa, pero además es frecuente que existan trastornos en el sistema de fosforilación oxidativa debido a que en el pasado únicamente se había encontrado mutaciones en el ADN mitocondrial en este sistema. La herencia genética del sistema mitocondrial permite a la mitocondria tener caracteres genéticos que los diferencian del ADN nuclear.

En cuanto a su epidemiologia este síndrome es muy poco común, entre <1 / 1 000 000 y se han reportado tan solo 16 casos en el mundo, su herencia es de carácter mitocondrial por lo cual se asocia a los síndromes mitocondriales, su inicio se da principalmente en la infancia es una causa importante de trastornos metabólicos hereditarios, especialmente en niños, pero también en adultos. Las manifestaciones varían desde la depleción de mDNA específica de un tejido a trastornos ampliamente multisistémicos.

El ADNm tiene una tasa de mutación espontanea de hasta 10 veces superior a la del ADN nuclear. Este fenómeno puede estar asociado a los cambios en la mitocondria con la producción de radicales de oxígeno, estos radicales se producen como consecuencia de la oxidación de los compuestos carbonados, estos radicales de oxígeno pueden dañar a un AND que no se encuentra protegido por proteínas. Se ha llegado a proponer que la disminución en la capacidad respiratoria de los tejidos que tiene lugar en el envejecimiento pueda ser debida a una acumulación de este daño mitocondrial.

Las enfermedades originadas por daños en el genoma mitocondrial tienen en común el estar producidas por una deficiencia en la biosíntesis de ATP, ya que toda la información que contiene este DNA está dirigida a la síntesis de proteínas componentes del sistema fosforilación oxidativa. Las manifestaciones de estas enfermedades son muy variadas y pueden afectar a todos los órganos y tejidos, ya que la síntesis de ATP se produce en todos ellos y a cualquier edad. Estas pueden presentar una serie de aspectos clínicos, morfológicos y bioquímicos muy concretos que dan lugar a síndromes bien caracterizados pero, en la mayor parte de los casos, principalmente en edad pediátrica, los síntomas son muy poco informativos y es sólo la presencia de anormalidades neurológicas, a veces acompañadas de aumento de ácido láctico y de otros síntomas clínicos secundarios que afectan a diversos órganos, lo que da alguna orientación en el diagnóstico de una enfermedad mitocondrial.

Manifestaciones clínicas

El tercer tipo de daños en el genoma mitocondrial que puede causar enfermedades no se debe a mutaciones propiamente dichas sino a una disminución de los niveles del mtDNA. El espectro clínico que produce la depleción es muy variado. Los casos descritos hasta ahora afectan fundamentalmente a niños con combinaciones variables de miopatía, nefropatía o hepatopatía, miopatía infantil fatal por fallo respiratorio y algún otro con implicación multisistémica. La depleción puede estar producida por mutaciones en genes nucleares que controlan el número de copias del mtDNA. Es, por tanto, un trastorno de herencia mendeliana que afecta a la coordinación núcleo-mitocondria, y que parece ser autosómico recesivo.

Autor: Kattya Criollo Montalvo, POL AEMPPI-ESPOCH, miembro de AEMPPI Ecuador

Referencias

Beltrán B. Análisis molecular de enfermedades del DNA mitocondrial: aplicación al diagnóstico. Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 1995.
Loeffen J, Smeitink A, Triepels R, Smeets R, Schuelke M, Sengers R et al. La primera mutación compleja I codificada nuclearmente en un paciente con síndrome de Leigh. Am J Hum Genet 1998; 63: 1598-1608.
Bourgerom T, Rustin P, Chretien D, Birch-Machin M, Bourgeois M, Viegas-Pequignot E et al. La mutación de un gen de succinato deshidrogenasa nuclear da como resultado una deficiencia de la cadena respiratoria mitocondrial. Nat Genet 1995; 11: 144-149.
Tiranti V, Hoertnagel K, Carrozzo R, Galimberti C, Munaro M, Granatiero M et al. Mutaciones de SURF-1 en la enfermedad de Leigh asociadas con la deficiencia de citocromo c oxidasa. Am J Hum Genet 1998; 63: 1609-1621.
Zhu ZQ, Yao JB, Johns T, Fu K, DeBie I, MacMillan C y col. SURF 1, que codifica un factor involucrado en la biogénesis de la citocromo c oxidasa, está mutado en el síndrome de Leigh. Nat Genet 1998; 20: 337-343.