Salud mental: los expertos hablan de riesgo real de salud pública incontrolado

Salud-mental.jpg

“La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”

Hoy, 10 de octubre, se celebra el Día mundial de la Salud Mental designado por la Organización Mundial de Salud (OMS). Esta conmemoración tiene como objetivo desarrollar mayor conocimiento en la población, generar conciencia de que todas las personas que hayan tenido una crisis emocional recientemente requieren de atención especializada en su problema sin importar condición social, etnia, etc. Se busca también eliminar los falsos conceptos acerca de este tema tan controversial de interés público (1).

Aunque no se tiene un concepto exacto definido de salud mental, la OMS la define como “[…] un estado de bienestar en el cual el individuo se da cuenta de sus propias aptitudes, puede afrontar las presiones normales de la vida, puede trabajar productiva y fructíferamente y es capaz de hacer una contribución a la comunidad” (OMS,  2001, p.1).

La salud mental genera actualmente un serio problema de salud pública no controlado y que va en aumento. Frente a la imperiosa necesidad de tomar medidas ante el crecimiento del índice de pacientes que padecen problemas de salud mental a nivel mundial, los estados miembros de la OMS, a partir de la última Asamblea Mundial de la Salud en mayo del 2012 crean un plan integral de salud mental que abarque los servicios, políticas, leyes, planes, estrategias y programas. Este plan de acción es integral y multisectorial para cubrir todas las necesidades antes mencionadas y desarrollados mediante consultas entre los estados miembros (2)(3).

En este plan de acción, la expresión «trastornos mentales» se utiliza para referirse a una serie de trastornos mentales y conductuales que aparecen en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos, décima revisión (CIE-10) (3). Además, este plan de acción incluye también la prevención del suicidio.  La expresión «grupos vulnerables» es utilizada en el plan de acción para referirse a individuos o grupos de individuos que son vulnerables a las situaciones y ambientes a los que están expuestos (4).

Lo cierto es que fundamentalmente estamos ante un problema de salud pública que va en aumento. La realidad a nivel mundial es que existe en promedio 450 millones de personas afectadas por algún tipo de trastorno mental, y casi un millón de personas se suicidan en el mundo cada año. Proyecciones en escala mundial estiman que para el año 2020 la depresión constituirá la segunda causa de AVAD (expresa el tiempo vivido con una discapacidad y los años de vida perdidos debido a una muerte prematura) (6). La OMS calcula que en todo el mundo, cerca de dos mil millones de personas consumen alcohol, y cerca de 76.3 millones podrían ser diagnosticados de trastornos por consumos de alcohol (5).

Se espera que este panorama mejore poniendo en práctica las recomendaciones de la última Asamblea Mundial que busca cumplir con las expectativas de la misma, llegar a todos los países para que formen parte de una manera activa del “Plan de acción integral sobre Salud Mental 2013 – 2020” (3),  y no solo quede en una reunión y un papel, al contrario tomar acciones para detener este problema de salud publica que afecta a la población mundial y ha ido en aumento los últimos años.

Autor: Daniel Lara P., miembro de AEMPPI-Ecuador.

Referencias