Hepatitis: ¿La podemos erradicar?

Hepatitis-3-septiembre-2018.jpg

La hepatitis es la inflamación del tejido hepático. Existen personas que no presentan síntomas, mientras que otras desarrollan decoloración amarilla de la piel y la esclerótica de los ojos, vómitos, falta de apetito, cansancio, dolor abdominal o diarrea. La hepatitis puede ser temporal (aguda) o prolongada (crónica) dependiendo de si dura menos o más de seis meses. La hepatitis aguda a veces puede curarse con el tiempo por sí misma, progresar a hepatitis crónica o rara vez dar como resultado insuficiencia hepática aguda. Con el tiempo, la forma crónica puede progresar a cicatrización del hígado, insuficiencia hepática o cáncer hepático.

Globalmente, la causa más común de hepatitis son los virus. Otras causas incluyen consumo excesivo de alcohol, ciertos medicamentos, toxinas, otras infecciones, enfermedades autoinmunes, y esteatohepatitis no alcohólica (EHNA). Hay cinco tipos principales de hepatitis viral: A, B, C, D y E.

  • La hepatitis A y E se propagan principalmente por alimentos y agua contaminados.
  • La hepatitis B se transmite principalmente por vía sexual, pero también puede pasar de la madre al bebé durante el embarazo o el parto. Tanto la hepatitis B como la C ('Cómo se contagia la hepatitis C') se diseminan comúnmente a través de la sangre infectada, tal como puede ocurrir durante el intercambio de agujas entre usuarios de drogas intravenosas.
  • La hepatitis D solo puede infectar a personas que ya están infectadas con hepatitis B.

La hepatitis A, B y D se pueden prevenir con la inmunización, y pueden usarse medicamentos para tratar casos crónicos de hepatitis viral. La hepatitis autoinmune se puede tratar con medicamentos para suprimir el sistema inmunitario. El trasplante de hígado también puede ser una opción en ciertos casos.

La concientización sobre esta enfermedad es fundamental y necesaria para los sistemas de salud a nivel global. En el mundo hay 325 millones de personas con infecciones crónicas por los virus de hepatitis B y hepatitis C. Más del 90% de los nuevos casos de infección por el virus de la hepatitis B se producen por la transmisión materno-infantil y durante la primera infancia, pero hay otros grupos de alto riesgo de contagio, como los consumidores de drogas parenterales, los hombres con relaciones homosexuales, las personas tatuadas o tratadas con acupuntura, las parejas de personas con hepatitis B y los profesionales sanitarios. Lamentablemente, más del 60% de los casos de cáncer hepático se deben a un diagnóstico y tratamientos tardíos de las infecciones por los virus de la hepatitis B y C.

¿La podremos erradicar?

La hepatitis viral fue la séptima causa de muerte en todo el mundo en 2013, aumentando desde la décima causa principal en 2010. En respuesta a este creciente desafío de salud pública, la OMS recientemente publicó objetivos para la eliminación del VHB y el VHC para 2030. La eliminación se define tradicionalmente como una reducción a cero en la incidencia de la enfermedad en una población o ubicación geográfica específica, con esfuerzos continuos de prevención necesarios para evitar el restablecimiento de la transmisión. Dado que esta definición estricta de eliminación requeriría recursos económicos y políticos sustanciales y podría ser inalcanzable en la mayoría de los entornos, el objetivo de la "eliminación" suele definirse con flexibilidad. Los recientes objetivos de la eliminación de la OMS como "amenaza para la salud pública" comprenden una reducción relativa del 90% en nuevas infecciones y una reducción relativa del 65% en la mortalidad relacionada con hepatitis para 2030. Por lo tanto, para alcanzar los objetivos de eliminación de incidencia de la OMS, los esfuerzos deben enfocarse tanto en la prevención de enfermedades como en la prevención de la transmisión.

El advenimiento de la terapia antiviral de acción directa (AAD) altamente efectiva del VHC, con respuesta viral sostenida superior al 90% tanto en las poblaciones coinfectadas con VHC como en las coinfectadas con VIH/VHC ha renovado el optimismo de que la reducción o eliminación sustancial de la etapa final la enfermedad hepática y la mortalidad relacionada con el VHC son una posibilidad. El uso generalizado del tratamiento antirretroviral contra el VIH para la prevención también ha llevado a la especulación de que el tratamiento contra el VHC también podría utilizarse para la prevención. Además, entre las personas que se inyectan drogas, un grupo de riesgo clave para el VHC, las intervenciones de reducción de daños como la terapia de sustitución de opiáceos y los programas de jeringas y agujas han sido la columna vertebral tradicional de la prevención del VHC. Con las múltiples nuevas herramientas tecnológicas para investigación científica y difusión de la información, y gracias a los constantes esfuerzos alrededor del mundo, el panorama de reducción y eliminación de la hepatitis son alentadores. Por el momento, pon tu granito de arena por la causa divulgando esta información y comparte este artículo con tu familia, amigos y conocidos a través de tus redes sociales y aplicaciones de mensajería.

Autor: Juan Pablo Carrión, Asistente Nacional de Capacitaciones 2018, Miembro de AEMPPI Ecuador.

Referencias

-Echeverría, N., Moratorio, G., Cristina, J., Moreno, P. (2015). Hepatitis C virus genetic variability and evolution. World J Hepatol; 7(6): pp 831–45.
-European Association for the Study of the Liver (2017). Clinical Practice Guidelines on the management of hepatitis B virus infection. J Hepatol; 67(2): pp 370–98.
-Grebely, J., Robaeys, G., Bruggmann, P., Aghemo, A., Backmund, M., Bruneau, J. (2015). Recommendations for the management of hepatitis C virus infection among people who inject drugs. Intl J Drug Policy; 26(10): pp 1028–1038.
-Nayagam, S., Thursz, M., Sicuri, E., Conteh, L., Wiktor, S., Low-Beer, D. (2016). Requirements for global elimination of hepatitis B: a modelling study. Lancet Infect Dis; 16(12): pp 1399–408.
-Organización Mundial de la Salud [OMS]. (2017). Informe Global de Hepatitis, 2017. Recuperado el 23 de julio del 2018 desde: http://www.who.int/hepatitis/publications/global-hepatitis-report2017/en/
-Organización Mundial de la Salud [OMS]. (2017). Pautas para la prevención, cuidado y tratamiento de personas con infección crónica por hepatitis B. Recuperado el 23 de julio del 2018 desde http://www.who.int/hepatitis/publications/hepatitis-b guidelines/en/
-Organización Mundial de la Salud [OMS]. (2018). Día Mundial contra la hepatitis 2018: Hacerse pruebas. Tratarse. Curarse. Recuperado el 23 de julio del 2018 desde http://www.who.int/es/campaigns/world-hepatitis-day/2018
-Stanaway, J., Flaxman, A., Naghavi, M., Fitzmaurice, C., Vos, T., Abubakar, I. (2013). The global burden of viral hepatitis from 1990 to 2013: findings from the Global Burden of Disease Study 2013. Lancet; 388(10049): pp 1081–1088.