10 Formas prácticas de estudiar anatomía

Banner_Anatomia-1.png

Huesos, pares craneales, corazón, músculos, tractos espinosos, arterias, nervios, hígado, pulmones… la Anatomía Humana es el primer aterrizaje al mundo de la medicina. Normalmente nos encontramos con esta asignatura en primero y llenos de ilusión y de miedo nos embarcamos en la ardua tarea de estudiarla. Imagino que habrás hablado con familiares o amigos de cursos superiores o quizás fuiste tan valiente como para plantarte frente a la clase de segundo o tercero para preguntar cómo habían afrontado la asignatura o a lo mejor estuviste el primer día de clase escuchando en segunda fila a ver que recomendaban los profesores. Aquí queremos mostrar 10 formas de estudiar anatomía pero, ¿está aquí la tuya? ¿Tienes alguna más para compartir con nosotros? Cuéntanos tu experiencia.

  • 1 Sala de disecciones

Este método es genial si quieres repasar de forma lo más realista posible la realidad de tu futuro paciente y estás pensando en dedicarte a la cirugía. Debes presentar insensibilidad a la irritación mucosa por formol y no ser de los que vomitaron el primer día de prácticas. Si te sientes identificado ¡Este puede ser tu método! Necesitas buenos contactos con el departamento de anatomía y acampar en la facultad esperando la oportunidad de ponerte corriendo la bata a cada oportunidad.

  • 2 Libros de texto

Si te los has comprado o eres de las que arrasa en la biblioteca y sale con los ojitos por encima de un montón de libros de los gordos puede que te guste leer minuciosamente el recorrido de las arterias y nervios y tener al lado dibujos y esquemas. Esta es una gran alternativa para quien compagina la memoria visual y esquemática con una mayor comprensión a través de la lectura. Tenerlo todo en el mismo libro es interesante para estudiar directamente sin tener sobre la mesa cuarenta cosas abiertas. Si estudias en una de esas bibliotecas con mesas minúsculas este es tu método.

  • 3 Atlas

Lo mío es la memoria visual. Te aprendes las clases del profesor y luego solo te queda recordar los nombres y la localización. Puede que no te sea suficiente para aprobar el tipo test pero si guardas en el córtex occipital todo y tienes imaginación tridimensional seguro que llegas a ser un gran anatomista.

  • 4 Apuntes a color o en ByN.

¿Eres de los que no les importa gastarse una millonada en imprimir apuntes a color que luego no se ven bien o de los que encontró un lugar donde “gorronear” impresora? Esta es una opción viable aunque acabarás teniendo un tocho considerable de apuntes que más te vale encuadernar para no perder. No olvides que no te librarás del libro de consulta (o de wikipedia) porque los apuntes pueden estar plagados de errores. Una buena opción para mi es imprimir los apuntes en ByN y estudiar con la tablet y ordenador para tener buenas imágenes ampliables de un libro electrónico o de alguna app.

  • 5 Power point

Si tienes la suerte de tener un profesor ordenado, cuidadoso y cumplidor puede que te suba diapositivas con imágenes seleccionadas o con sus propios dibujos y quizás puedas echar mano de algo de material para ubicar un poco tanto músculo. Si tu profesor va más de tizas de colores, siéntate en primera fila y pídele sacar fotos con tu móvil, no olvides compartirlas con la clase, seguro que tus compañeros te lo agradecen.

  • 6 Simuladores 3D

Esta opción es perfecta para quien entró en la facultad con la era tablet. Los simuladores 3D están a la orden del día y los hay de todos los precios. Hablaremos ampliamente de este método de estudio para anatomía y otras asignaturas en un futuro,¡no te lo pierdas!

  • 7 “Belorcio”

Pintar, recortar y pegar. Estos libros son mucho más que una vuelta a preescolar. La actividad manual práctica ayuda a la fijación de conocimientos y aprenderás muy bien las capas y las profundidades. Ten cuidado de no acabar pintando un nervio de rojo y piensa bien el código de colores de arterias y venas. Si te gusta la idea pero llevas una vida ajetreada puedes comprarlo en el mercado de segunda mano ya hecho pero ahorrarte el “pinta y colorea” te saldrá caro.

  • 8 Maquetas

Esta es una opción genial a la mano de unos pocos privilegiados. Si tu universidad tiene un aula de habilidades abierta o el departamento de anatomía es altamente comprensivo puede que te dejen manipular estas maquetas de diferentes partes del cuerpo. Un método ideal para tener una visión muy cercana a la realidad sin que te piquen los ojos y la garganta.

  • 9 Dibujar o pintar

Son muchas personas las que pintorrean en los apuntes, en el blog o incluso en su propia piel o de quienes le rodean para memorizar mejor músculos y tractos nerviosos. Si te cansas de lavarte 10 veces al día los brazos para poder repasar los extensores cómprate un blog de dibujo pero no pintes las mesas de la biblioteca. Si te encanta pintar pero lo tuyo no es la mano alzada hay unos cuadernos geniales de Netter que ayudan a afianzar conocimientos y te vienen dibujadas las diferentes partes del cuerpo.

  • 10 Reglas nemotécnicas

Para acabar, están las reglas nemotécnicas. Un recurso socorrido por profesores y estudiantes. Las hay para todos los públicos y van desde cuentos complejos y enormes que bien podrían estar en las mil y una noches hasta marcas de coches para aprenderse los meniscos. ¿Tienes la regla perfecta que todos deberíamos saber? Compártela con nosotros.

Resumiendo, podemos afrontar esta asignatura de muchas formas diferentes pero querido lector, siempre habrá que estudiar y en eso no te puedo ayudar más que tus propios codos. ¿Cuál es tu manera de estudiar?