Una mirada hacia el futuro de las enfermedades tropicales parasitarias, una amenaza creciente

mosquito-542156_1280.jpg

El 5 y 6 de julio se celebraron en Alginet, un pequeño municipio de Valencia (España), las II Jornadas de Ciencia y Salud que organiza el Museo Valenciano de Historia Natural (MVHN). Las ponencias de estas jornadas trataron sobre el Cambio global, cambio climático y parásitos tropicales.

Participaron expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y la Federación Mundial de Medicina Tropical, como el presidente electo de la federación, el profesor (Doctor Honoris Causa), Santiago Mas-Coma, que además es el director del centro colaborador de la OMS. También destaca la presencia de la presidenta de la Sociedad Española de Medicina Tropical y Salud Internacional (SEMTSI), la Dra. Maria Dolores Bargues, la directora de la Unidad de Fenotipaje e Inmunopatología de Parásitos (Universidad de Valencia), la Dra. Maria Adela Valero o Magdalena Garcia, médica en el Centro de Atención y Consejo al Viajero del Hospital General de Valencia. Destacar la presencia también de miembros y profesores del departamento de Parasitología de la Universidad de Valencia como el director del MVHN, el Dr. Alberto Martínez-Ortí, toda una eminencia en malacología y zoología y organizador de las jornadas junto con el Dr. Patricio Artigas, la Dra. Verónica H. Agramunt o el Dr. David Osca. En el segundo dia de las jornadas, un equipo de inversigadores de alto nivel procedentes del hospital de la Vall d’Hebron de Barcelona siguieron con las ponencias (Dr. Israel Molina, Dra. Eva Gil, Dra. Cristina Bocanegra, Dra. Mercé Claret, Dra. Cristina Bocanegra y la Dra. Elena Sulleiro) además de la experta parasitóloga Hermisenda Cortés Darás, con años de experiencia en el campo de las enfermedades parasitarias.

Como bien dice el título de las jornadas, todas ellas se centran en el cambio global que trae la inmigración, la presencia del hombre en terrenos nuevos o el turismo masivo entre otros factores, en el cambio climático, que cada vez más altera los climas de la Tierra, expandiendo vectores y, en consecuencia, parásitos tropicales a áreas que nunca se habían registrado.

Enfermedades tropicales 5

El Dr. Mas Coma realizó una introducción de dichos factores, puesto las enfermedades emergentes y re-emergenes son poco conocidas y no menos importantes y estas están estrechamente relacionadas con los cambios que está sufriendo el planeta. El cambio global provoca que, por ejemplo, los tiempos de incubación de las enfermedades se realicen, en caso de los turistas, en las ciudades de las que son origen. Es decir, anteriormente contraer una enfermedad tropical en viajeros de países alejados implicaba que este pasara la enfermedad durante el trayecto, ya que estos eran largos y costosos, mientras que ahora, con menos de 24 horas se puede estar en cualquier parte del mundo y en consecuencia, incubar la enfermedad en su país de origen.

Enlazando con dicha ponencia la Dra. Magdalena García relató cómo llega esta globalización a su consulta. Esta destaca un factor que no consideramos importante pero que verdaderamente lo es, que es la concienciación de los viajeros que van a realizar viajes donde hay determinadas enfermedades endémicas que pueden resultar seriamente peligrosas. La doctora describe casos de gente que viaja a zonas tropicales y no se informa acerca de las vacunas necesarias, contrayendo en consecuencia enfermedades como la malaria. Además, relata el día a día en la consulta del hospital destacando como ciertos protocolos de enfermedades no se están cumpliendo y se encuentran cada vez más olvidados.

La Dra. Maria Dolores Bargues, presidenta de la SEMTSI presentó un caso que no era esperado pero que el Dr. Mas Coma intuía que pasaría pronto, el caso del contagio autóctono de Schistosomiasis en Europa, en la isla de Córcega. La presencia de Bulinus truncatus en el lago, hospedador intermediario del Schistosoma haematobium, ha provocado un aumento de Schistosomiasis urinaria en la isla. Esta enfermedad que antes no registraba caso alguno pero la importación desde Senegal ha provocado que la enfermedad actualmente sea un grave problema al haber establecido el parásito un ciclo vital. Es un ejemplo del impacto que causa la importación de especies de otros países que resultan ser vectores de enfermedades.

El Niño

El Niño es un fenómeno metereológico que provoca, cuando llega a su fin, un aumento importante del número de vectores de muchas enfermedades parasitarias.

La Dra. Valero explicó otra enfermedad parasitaria, la fascioliasis, una compleja patología o helmintiasis causada por Fasciola hepatica o Fasciola gigantica. Esta helmitiasis causa graves pérdidas económicas en el ganado (es una enfermedad zoonótica) y es considerada una enfermedad humana emergente, ya que la OMS ha estimado que afecta a 2,4 millones de personas y que otros 180 millones tiene riesgo de infección.​El cambio climático parece tener un papel relevante en esta expansión.

Enfermedad tropical 2

Galba truncatula, el hospedador intermediario de F. hepatica en Europa.

El Dr. Martínez-Ortí realizó una ponencia sobre la importancia de la caracterización morfológica de los vectores para poder identificar el reservorio del parásito. Esta explicación sobre la identificación de las especies complementa los datos clínicos sobre los parásitos y sus hospedadores. Además, el Dr. David Osca enriqueció los estudios taxonómicos con la secuenciación de DNA realizada a las especies para la identificación de los vectores o parásitos. Ambos se ponen de acuerdo en el poco estudio que hay sobre los vectores de patologías infecciosas que aparecen en la lista de la OMS de enfermedades emergentes, estudios verdaderamente importantes para conocer la causa de una enfermedad. El Dr. Artigas pondría la “guinda del pastel” con la explicación de los fenómenos meteorológicos y de teledetección para la detección de vectores, desarrollando el caso del Fértil Creciente, con cada vez más incidencia de enfermedades infecciosas, y nombrando también la asociación de las crisis de emigración por los conflictos orientales con la introducción de nuevas especies.

La Dra. Hermisenta Cortés complementó las jornadas con sus experiencias y estudios realizados sobre la malaria en tierras altas de África, destacando repetidamente le problema que supone la poca investigación que hay actualmente en el lugar y que podría ayudar a prevenir las epidemias de paludismo actuales.

Los expertos de Barcelona, procedentes del Hospital de la Vall d’Hebron, describieron su experiencia con estas enfermedades mencionadas. Empezó el director de PROSICS, Dr. Israel Molina, un programa que tiene como misión trabajar en el ámbito de la medicina tropical y mejorar la accesibilidad a una sanidad con calidad en los países en vías de desarrollo o del tercer mundo. Este introdujo las ponencias de sus compañeros del hospital, mencionando el cambio global y como anteriormente se ha dicho, el acortamiento de los trayectos en cuestión de los períodos de incubación. Destaca el impacto de enfermedades como el Chagas, una enfermedad emergente realmente peligrosa debido a que es frecuente que sus síntomas pasen desapercibidos hasta que

no se llega a la fase crónica. Cabe destacar el concepto del GAP 10/90: un 90% de inversión en las zonas que la enfermedad la sufre un 10% de la población. Este concepto busca resaltar como enfermedades que no causan impacto en el mundo desarrollado no son investigadas.

Mercé Claret explicó el proyecto del GLI, promovido desde la Fundación Probitas, donde se aclimatan instalaciones y se forma al personal para lograr su autosuficiencia en centros de diagnóstico de enfermedades, puesto que en muchos países del tercer mundo no hay un correcto diagnóstico de las patologías que sufre la población. Le siguen otros ponentes como la Dra. Eva Gil, el Dr. Fernando Salvador o la Dra. Elena Sulleiro con más casos de diagnóstico inmunológico y datos clínicos de diferentes enfermedades y por último la experiencia de la Dra. Cristina Bocanegra en Cubal. En esta última ponencia, con los datos aportados por la Dra. Bocanegra se vió la importancia de educar a la población, puesto que se observó un notable descenso de Schistosomiasis urinaria en colegios de Cubal en los niños que pusieron en práctica las medidas higiénicas que les enseñaron y que además tomaron la medicación.

Como conclusión de las jornadas, destacaría personalmente, la enorme falta de investigación y de recursos con los que profesionales de este mundo se enfrentan día a día. Ya ha habido casos de contagios autóctonos de enfermedades tropicales en Europa y los equipos médicos no tienen conocimientos suficientes para afrontar dichas patologías y tampoco hay suficiente información sobre los organismos vectores de las enfermedades. El campo de la medicina tropical se encuentra aún muy inexplorado, y parece ser que en un futuro no muy lejano, la medicina deberá de afrontar nuevas enfermedades anteriormente desconocidas.

Los estudiantes del Máster de Enfermedades Tropicales Parasitarias de la Universidad de Valencia también participan con las exposiciones de sus trabajos de fin de máster.