Adenopatía: definición- localización- orígenes y causas de esta inflamación

Adenopatia-tipos.jpg

El significado correcto de adenopatía se usa para hacer referencia a un estado patológico de inflamación en los ganglios linfáticos, aunque hoy en día la palabra se usa en referencia a una hinchazón o tumefacción de estos. Cuando hay una inflamación de los ganglios se denomina linfadenitis y, siendo más concretos, la inflamación de los canales linfáticos se denomina linfangitis.

Los ganglios, nódulos o nodos linfáticos son estructuras encapsuladas del sistema linfático cuya función es la de filtrar y drenar la linfa en determinadas partes del cuerpo. Se conectan por vasos linfáticos y su tamaño es variable, encontrándose más abundantemente en las ingles, axilas y cuello. Los ganglios tienen una función inmunológica, debido a que se produce en estos un contacto entre antígenos provenientes de bacterias o demás microorganismos con los linfocitos B y T, desarrollando una respuesta inmunitaria. La continua circulación de la linfa va a permitir la diseminación de la respuesta inmunitaria producida a todo el cuerpo.

La adenopatía puede ser localizada, según el lugar, cosa que implica que se inflamen los ganglios más cercanos al punto de infección o una adenopatía generalizada, debido a una infección o enfermedad. Pasa a llamarse adenopatía generalizada persistente si persiste durante mucho tiempo.

Los orígenes del trastorno son muchos, pero la hipertrofia de los ganglios se produce principalmente por tres razones:

  1. La proliferación de linfocitos que reaccionan a una estimulación antigénica local o general. La estimulación local puede ser por una causa infecciosa o tumoral y la general por una causa infecciosa o autoinmune.
  2. La proliferación tumoral de tejido linfoide. Esto es el linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer que surge en los linfocitos. En un lenguaje más específico, un linfoma es una neoplasia hematológica desarrollada en el sistema linfático.
  3. La acumulación de células patológicas de la linfa filtradas en los nódulos.

La inflamación suele ser un síntoma de patologías infecciosas o graves como las siguientes:

  1. Reactiva: la causa es una infección aguda o crónica. Se puede observar en casos de mononucleosis, ántrax cutáneo, sarampión o toxoplasmosis.
  2. Tumoral: primaria si se trata de linfoma no Hodgkin, provocando adenopatías en pocos ganglios o en todos o secundaria, que sería un caso de metástasis.
  3. Etiología autoinmune: son enfermedades como la artritis que producen una hinchazón general
  4. Etiología inmunocomprometida: este es el caso del sida, ya que una adenopatía generalizada en una señal de la primera fase sintomática del virus

La sintomatología de una adenopatía se caracteriza por la hinchazón del ganglio, caracterizados por ser dolorosos de forma espontánea o durante su palpación. El paciente suele sufrir también de fatiga, malestar general, fiebre o hinchazón de los tejidos de alrededor del ganglio.

En conclusión, las adenopatías aparecen con frecuencia en gente sana. Su aparición genera con frecuencia miedo por la posibilidad de un proceso maligno, aunque la causa más frecuente es, con mucho, de origen viral o bacteriano, y se resuelven espontáneamente o con tratamiento antimicrobiano.